La ruta fue el escenario de los reclamos sociales

Gremios, agrupaciones vecinales y chacareros cortaron el tránsito.

La jornada de lucha y paro nacional “contra el ajuste” se vivió bajo un clima de tensión en toda la ciudad. Con múltiples protestas, ollas populares y cortes en los puentes carreteros, organizaciones sociales y gremios rionegrinos expresaron su rechazo por los despidos de empleados del área pública y privada, las reformas educativa, previsional y laboral. Además, exigieron paritarias sin techo en busca de un aumento salarial para este 2018.

Las manifestaciones comenzaron en diferentes puntos de la ciudad a partir de las 10 de la mañana. Por un lado, integrantes del Frente Popular Darío Santillán marcharon desde las calles Pacheco y Mengelle hasta la caminera sobre la Ruta 22 donde bloquearon la circulación del puente nuevo que conecta a Cipolletti con Neuquén. Si bien el carril contrario se habilitó como doble mano, el tránsito fue lento y la quejas de los automovilistas no tardaron en llegar.

Te puede interesar...

Al mismo tiempo pero en otro plano, los productores del Alto Valle se instalaron en la rotonda para regalar más de 50 toneladas de manzanas y peras del 2017 que estaban entorpeciendo la comercialización de la fruta de la nueva temporada. La medida se realizó con el objetivo de visibilizar la crisis frutícola que afecta a la región desde hace años y que generó una grieta entre los chacareros y Nación.

La fruta fue lanzada sobre la calzada para que la gente la juntara y se la llevara, generando un segundo bloqueo a pocos metros del cruce de las Rutas 22 y 151. Además, construyeron torres de bins de madera que, minutos más tarde, se vieron envueltas por lenguas de fuego que usaron para representar su enojo e indignación ante la compleja situación que viven en la actualidad. Los vecinos, por su parte, aprovecharon para llenar sus bolsas con fruta a pesar del conflicto. Ambas partes levantaron los cortes minutos después de las 12.

En la Muni

En el centro cipoleño el panorama fue un poco más pacífico. Desde la seccional cipoleña de ATE y la agrupación social La Dignidad realizaron una olla popular en la plaza San Martín donde decenas de ciudadanos se hicieron presentes. Sin embargo, sobre el mediodía los chacareros que primero se habían apostado en la rotonda llegaron hasta la calle Yrigoyen para volver a tirar fruta, esta vez frente al edificio de la Municipalidad. De esta manera, el tránsito volvió a complicarse pero esta vez en la zona urbana.

Usaron el tercer puente

Los colectivos esquivaron el piquete

A diferencia de otras jornadas conflictivas, un gran número de unidades del servicio interurbano optó por sortear los cortes sobre la Ruta 22 y emprender camino hacia Neuquén por el tercer puente. La típica postal de años anteriores era la de los pasajeros cruzando el puente a pie bajo el sol y el calor sofocante para poder realizar -en el mejor de los casos- un trasbordo y continuar con el recorrido habitual.

Esta vez, los más afortunados pudieron evitar la odisea y llegar a la localidad vecina sin tener que caminar varios metros envueltos en humo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario