La Policía lo fue a buscar al telo

Un preso faltó al trabajo por una cita y perdió sus beneficios.

Un cipoleño que cumple condena por varios robos se tentó, abandonó el trabajo que le permitía salir de prisión y perdió el beneficio. La falta no fue un nuevo delito: se escapó a un hotel alojamiento y cuando terminó el turno lo esperaba la Policía. Los oficiales se enteraron porque el preso usaba una tobillera con GPS durante sus salidas laborales y el telo estaba fuera del radio permitido.

Según indicaron fuentes allegadas a la causa, la tobillera electrónica lo delató. Los efectivos siguieron su rastro por calle Naciones Unidas hasta que llegaron a un albergue transitorio, donde estuvo dos horas exactas. Al salir, se llevó la sorpresa de que los estaban esperando para detenerlo.

El joven cumple condena por varios delitos contra la propiedad, pero había accedido al programa de reinserción laboral y por esto estaba bajo un régimen de semilibertad.

Podía ir a trabajar y tenía otras salidas, pero siempre tenía que utilizar la tobillera electrónica que marca su ubicación exacta. En esos casos, las salidas no son libres y los beneficiados tienen que respetar los lugares y horarios habilitados por la Justicia. La consecuencia de cualquier irregularidad es el fin de los permisos.

Cuando la tobillera se activó, la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico dio aviso inmediato a la fiscalía de ejecución, que inmediatamente solicitó la suspensión del beneficio. En una audiencia desarrollada la semana pasada, el juez de Ejecución Penal, Lucas Lizzi, resolvió revocar el beneficio de forma definitiva por lo que el desliz amoroso tuvo alto costo para el preso.

El uso de tobilleras está en crecimiento en la provincia porque libera las cárceles y, fundamentalmente, otorga mejores posibilidades de reinserción a los presos que están por cumplir sus condenas. Sin embargo, las infracciones son recurrentes y además del joven que escapó del trabajo al telo otro ladrón terminó en el calabozo.

Según explicaron desde el Poder Judicial, tenía arresto domiciliario pero salió en reiteradas oportunidades de su casa y a pesar de los intentos por justificar sus movimientos, acabó con la paciencia de los magistrados y le revocaron el beneficio.

Polémica

Desde la Fiscalía local habían puesto en duda el funcionamiento del sistema, denunciando que un preso salió de su radio para ir a una audiencia en tribunales y el sistema no se accionó. Sin embargo, desde Provincia lo desmintieron, aseguraron que las alertas fueron recibidas y el portador de la tobillera fue ubicado siguiendo el protocolo de acción.

2 horas esperaron en el telo los policías

Según fuentes allegadas a la causa, los agentes fueron advertidos rápidamente del desliz, pero no quisieron entrar al albergue transitorio. Se quedaron en la puerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario