El clima en Cipolletti

icon
33° Temp
4% Hum
LMCipolletti gasoducto

La familia Lisanti, los pioneros que llegaron por un gasoducto

Se arraigaron en la Norpatagonia en la segunda mitad del Siglo XX. Su arribo se debió a la construcción del gasoducto Comodoro Rivadavia-Buenos Aires: un hito importante en la historia regional.

Don Miguel Lisanti nació en Buenos Aires el 19 de junio 1927. Era hijo de Antonio Lisanti, descendiente de italianos de Salerno, y de Delia Geninazza. Su esposa, Miranda Cervi, era hija de Fortunato Cervi y Juana Ballestrini, que habían llegado en barco desde Treviso, cercana a Venecia, huyendo de la Primera Guerra Mundial. Se asentaron en Cipolletti. De Italia vinieron la hermana mayor de Miranda, y en la Argentina nacieron dos hijas más.

Miguel y Miranda se conocieron en la plaza de Cipolletti, su unión fue sellada en 1952: tuvieron dos hijos, Miguel Ángel y Juan Carlos. En 1957 construyeron su casa en la calle Tucumán –de Neuquén- cuando sus caminos eran de tierra.

Te puede interesar...

De espíritu inquieto, no solo fue un honesto y recto trabajador del Estado sino que también incursionó en resolver problemas cotidianos: en un pequeño taller metalúrgico inventó una maquina armadora de cajones para el aserradero de Calanni, vecino de la misma manzana donde vivió; desarrolló puntales metálicos telescópicos para agilizar la construcción de viviendas o edificios; produjo protectores para los amortiguares de las camionetas petroleras, que en esa época transitaban por caminos de ripio.

Le encantaban la mecánica, las motos y arreglar su propio auto. Participó en la comisión de speedway que tenía la pista donde hoy actualmente se encuentra el concesionario Mercedes Benz, sobre canal 5 y Ruta 22, en Neuquén.

Participó, además, en una fábrica de ladrillos cerámicos donde se encontraba el galpón de Sagllietti sobre Ruta 22 cerca al puente carretero. Fue docente de dibujo en la ex Enet N° 1, de Neuquén. Después de jubilarse no pudo quedarse tranquilo: emprendió una papelera alentado por su cuñado.

Listanti tenía como hobby la música: tocaba la guitarra y sobre todo el bandoneón, amenizando las reuniones familiares. Según contaba había aprendido a tocar el bandoneón desde muy corta edad y acompañaba a los mayores a dar serenatas en su ciudad natal.

Miguel falleció en 1996. Miranda aún continúa guardando sus sueños en el lugar en donde se afincó en esta capital.

lisanti.jpg
El gasoducto del río Neuquén.

El gasoducto del río Neuquén.

Gas del Estado y don Lisanti

Los antecedentes del Gas del Estado hay que rastrearlos al 1 de agosto de 1929, cuando el ingeniero Enrique Mosconi –director de Yacimientos Petrolíferos Fiscales-, dispuso la toma del mercado de combustibles líquidos y anunció que a partir de ese momento sus precios serían determinados por el Estado nacional.

En marzo de 1945 se decretó la nacionalización del gas: asistió al acto el vicepresidente Juan Domingo Perón a la toma de posesión de las instalaciones. El ingeniero Julio Canessa —nombrado por YPF— comenzó a instalar redes de captación de gas en sus servicios de Comodoro Rivadavia. En enero de 1947 Perón y Canessa soldaron el primer caño de un gasoducto que iría de Lavallol, en el conurbano bonaerente, a Comodoro Rivadavia.

El largo gasoducto, 1605 kilómetros, uno de los más largos del mundo en su momento, fue inaugurado el 29 de diciembre de 1949. Luego la cañería sería extendida hasta Cañadón Seco, sumando otros 100 kilómetros. El incremento fue notable, la Argentina se colocaba entre los países más avanzados en el aprovechamiento del gas natural.

De esta manera se fueron construyendo los gasoductos a lo largo del país: en 1960 se habilitó el segundo gasoducto troncal, el del norte, entre campo Durán (Salta) y Buenos Aires, 1767 kilómetros. En 1965 se construyó otro gasoducto troncal desde Cañadón Seco a Buenos Aires. En 1970 el de Neuquén—Bahía Blanca, y de Medanito a Allen; al año siguiente se hizo el gasoducto Plaza Huincul—Zapala (Neuquén). Hubo también un gasoducto internacional de América Latina entre Santa Cruz de la Sierra y Yacuiba, Bolivia. También el gasoducto Pico Truncado—Cerro Redondo (Santa Cruz). El último en construirse, en 1985, fue el NEUBA II, de Loma de la Lata a Gutiérrez.

Recordemos, también, que se habían finalizado las obras del gasoducto entre Sierra Barrosa en Neuquén y General Cerri en Bahía Blanca; que se construyeron, en la década siguiente, la planta de tratamiento del mineral en Loma de la Lata y el gasoducto Centro Oeste, como mencionamos anteriormente.

Hasta la década del ’80 estuvo presente la actividad estatal a través de YPF y Gas del estado en esta explotación. Pero igualmente, habían comenzado a operar compañías privadas extranjeras. Ante esto, la provincia del Neuquén sancionó una Ley 1.611 de 1985 que reivindicaba la propiedad neuquina del subsuelo y sus yacimientos de hidrocarburos. También reclamó la participación en las empresas del Estado Nacional que intervinieran en la exploración y explotación de ellos. Así manifestaba su preocupación respecto de la dependencia provincial de la exportación de recursos energéticos no renovables como petróleo y gas.

Historias de precursores que en la década del ’30 del siglo XX seguían viniendo a hacer lo que no estaba hecho y se terminaban enamorando de nuestra región. Historias familiares de trabajo, esfuerzo y amor por la tierra que los amparó.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

10% Me interesa
80% Me gusta
0% Me da igual
10% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario