Cutral Co abrió las puertas del Coloso a los hinchas

Con Arsenal, la fiesta terminó siendo completa en las tribunas, por eso las autoridades neuquinas volvieron a apostar por Cipo en la Copa, pero el final fue violento.

El 19 de agosto en Cutral Co se puso en marcha el ciclo del segundo entrenador principal que iba a tener Cipolletti en el 2018.

Cierto es que, tras la salida de Duilio Botella, quien tomó el mando fue Germán Alecha, pero Víctor Zwenger fue el elegido por la subcomisión para barajar y volver a repartir las cartas.

Te puede interesar...

La pésima planificación desde AFA, llevó a que el club enfrente el partido más importante del Siglo con dos semanas de trabajo, pero nada justificó el accionar de los hinchas ante la superioridad de Almagro.

Perdiendo 2 a 0, la popular de los patagónicos explotó y los violentos jugaron su papel. Al ver fuego en la cabecera, los bomberos acudieron para extinguirlo y en ese momento le arrebataron al uniformado un matafuego de las manos.

El contundente elemento fue arrojado al campo de juego, mientras otros trepaban y rompían el alambrado perimetral de un estadio que decidió expulsarlos para siempre.

La escena vivida a los 39 minutos del complemento se vio en todo el país y terminó confirmando la eliminación de Cipo en la competencia.

Sólo una sanción económica

El castigo por los incidentes ante Almagro terminó siendo económico por parte de la organización, pero el hecho de haber boicoteado una plaza tan cerca de casa dejará con las ganas a miles de albinegros que quieran acompañar al equipo en un futuro cercano. Exactamente dos meses después, en Viedma, la era Zwenger quedó concluida tras la derrota ante Sol de Mayo que dejó al equipo en el fondo de las posiciones de la zona 1.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario