El clima en Cipolletti

icon
28° Temp
18% Hum
LMCipolletti

Atención por la crecida de los ríos

Empezó ayer y se acentuará hoy y mañana la subida del caudal del Limay y del Negro. Los mayores niveles pondrán en alerta a la AIC y a la comuna.

En Cipolletti, la balsa puede salir de servicio y se verían afectadas algunas viviendas.
 
A raíz de las mayores erogaciones de la presa de Arroyito, se espera para mañana que el río Limay alcance los 1.200 metros cúbicos por segundo, con lo que el río Negro, que se forma también con el aporte del Neuquén, llegue a su máximo permitido de 1.620 m3/s.
La Municipalidad, con el trabajo de Protección Civil, mantiene una permanente vigilancia de la zona ribereña para prevenir cualquier inconveniente que se pudiera producir. Para ello, además de seguir en el lugar el comportamiento de las aguas, se está atento a los partes e informaciones que emite la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas.
En estos días, los cursos fluviales de la región vienen experimentando un crecimiento de sus caudales a raíz de las lluvias invernales en la zona cordillerana. Los embalses de las presas ubicadas aguas arriba tienen todos cotas próximas a sus niveles máximos normales.
El actual ingreso de un frente de mal tiempo en las montañas que marcan el límite con Chile, aportarán más agua a ríos, lagos y embalses, ya que se prevé un aporte de lluvias y nevadas significativo.
A todo esto, el aumento de las erogaciones en el sistema de presas de la región está también relacionado con requerimientos de mayor energía eléctrica por parte del Sistema Interconectado Nacional. El invierno se hace sentir en todo el país y, en particular, en Buenos Aires, que absorbe gran parte de la producción hidroeléctrica.
Así las cosas, la crecida programada del Limay y del Negro se hará sentir a partir de hoy con mayor intensidad, estimándose alcanzar el máximo mañana.
 
La balsa de la Isla
En Cipolletti, la subida del Negro pondrá fuera de servicio, con mucha seguridad, a la balsa de la Isla Jordán, que no puede funcionar cuando los caudales son muy grandes. El riesgo de que la embarcación sufra algún percance hace que se tomen las precauciones del caso.
En cuanto a pobladores de la ribera, en especial preocupa, como en otras crecidas, la situación de la familia Retamal, cuya propiedad suele quedar rodeada por las aguas que desbordan y, además, producen anegamientos. También provoca inquietud la situación de una familia radicada en un sector tomado cerca del puente en construcción que unirá con la Margen Sur, porque también podría verse afectada por el fenómeno hídrico.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario