El clima en Cipolletti

icon
18° Temp
34% Hum
LMCipolletti Héroe

Quiso salvar a su familia y se quemó el 50% del cuerpo

Creyó que estaban atrapados y se metió a una vivienda en llamas. No había nadie.

Cuando la casa de su hermano se prendió fuego, Lucas Aninao tuvo el coraje de encarar la puerta y abrirse paso entre el fuego para salvar a su familia. Y aunque por fortuna en ese momento la vivienda se encontraba deshabitada, el valiente vecino sufrió quemaduras importantes en sus piernas y brazos: tiene lesiones en el 50% del cuerpo.

El desgraciado siniestro tuvo lugar sobre la medianoche del lunes. El pedido de auxilio ingresó a la Central de Emergencias del 109 a las 23:46, donde el personal municipal dio aviso a la Policía, a los Bomberos Voluntarios y al hospital. Se estaba quemando la casa 12 del Barrio Obrero B, en circunstancias que aún se desconocen, ya que el cuartel de bomberos espera recibir el oficio de la Comisaría 45 para realizar los peritajes de rigor.

Te puede interesar...

María, la suegra de la víctima, contó a LM Cipolletti que Lucas corrió hasta la casa de su hermano al tomar conocimiento de que se estaba prendiendo fuego. “Cuando llegó, tuvo el coraje de abrir la puerta. No había nadie, pero él no lo sabía y el fuego lo alcanzó”, relató la mujer.

El hombre, de 34 años, es padre de dos chicos, de 3 y 6 años, y sostén de familia. Al momento del hecho, estaba convencido de que dentro de la casa que ardía se encontraban sus sobrinos, su hermano y su cuñada. Creyó escuchar los gritos de los chicos y eso lo desesperó. Además, las luces de la vivienda estaban prendidas. Después iba a caer en la cuenta de que los gritos, en realidad, eran de la misma gente que se había acercado al lugar para ayudar.

Hasta ese momento, todo parecía indicarle que su familia estaba dentro de la casa y por eso no dudó en afrontar las llamas. No llegó muy lejos porque al abrir la puerta una bocanada de fuego lo quemó y, al ver que no había nadie, se fue rápidamente hasta su casa. Necesitaba el auxilio de una ambulancia, pero su familia lo terminó llevando en su auto particular hasta la guardia del hospital.

Ayer, ya se encontraba en una habitación común, y aunque el peligro había pasado, presenta quemaduras importantes en la mitad de la cara, los brazos y las piernas. Según informó el director del hospital, Carlos Lasry, “está en buen estado y las lesiones son de segundo grado en los cuatro miembros”.

Mientras se repone de las heridas, su familia impulsa una cadena solidaria a través de las redes sociales porque, por día, Lucas necesita entre dos y tres potes de una crema que oscila entre los 500 y 800 pesos la unidad. Piden la colaboración de la comunidad para afrontar los costos del tratamiento para que se reponga de las quemaduras.

La crema que necesita Lucas para reconstituir su piel se llama Iruxol (colagenasa-cloranfenicol). “Por suerte la gente está respondiendo bien y en el hospital estamos muy agradecidos con la atención”, concluyó María.

La población puede acercar las cremas al hospital o comunicarse con María al 299 6260800.

“Cuando (Lucas) llegó, tuvo el coraje de abrir la puerta de la casa. No había nadie, pero él no lo sabía y el fuego lo alcanzó”. María. Suegra de la víctima del incendio en el Obrero B

Ninguna persona y pocas cosas materiales dentro de la casa

Mientras Lucas pensaba que su familia se encontraba rodeada por las llamas, su hermano estaba en Rincón de los Sauces y su cuñada y sus sobrinos en la casa de otro familiar, en el barrio 1200 Viviendas. Lo aclaró María, la suegra de la víctima, quien además comentó que los moradores de la casa quemada no perdieron grandes cosas, porque ya habían sufrido un robo anterior que los despojó de sus pertenencias más valiosas.

En el barrio, a través de algunos bomberos corrió el rumor de que el matrimonio había sufrido amenazas previas y por eso no se encontraban. Aunque no hay denuncias oficiales sobre esa situación. Desde el cuartel no confirmaron el rumor y esperan un oficio policial para realizar los peritajes que permitirían determinar si se trató de un incendio intencional o de un accidente.

Los familiares de los dueños de la casa, en tanto, desmintieron que hayan sido protagonistas o víctimas de hechos de violencia previos al fuego, más allá del robo en el que habían perdido algunas pertenencias.

Afortunadamente, ni el matrimonio ni sus hijos estaban dentro de la casa de material en el Obrero B cuando se desataron las llamas, que sólo provocaron algunos daños materiales.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario