El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti empresario

Caso del empresario descuartizado: los impactantes audios

En las últimas horas trascendieron varios audios, chats e información respecto a la situación de Fernando Pérez Algaba, el empresario hallado muerto en Budge.

El crimen de Fernando Pérez Algaba, el empresario encontrado descuartizado en Ingeniero Budge, sigue siendo investigado por la Justicia. En las últimas horas se sumaron algunos elementos clave para este procedimiento, porque los fiscales cuentan ahora con conversaciones que tuvo la víctima, en las que aseguraba que le debía dinero a una persona mencionada como "N".

Según trascendió, ese sujeto resultó ser el hijo de un barrabrava de Boca que, sin pedido de captura ni imputación, se presentó con un abogado ante un fiscal para declarar.

Te puede interesar...

"Me amenaza, me putea, me promete la muerte y demás. Bueno, si me pasa algo ya están todos avisados", era lo que había enviado "Lechuga", un broker del ambiente del automovilismo, antes de ser asesinado.

Además de N., también declaró su padre, el barrabrava de Boca, quien buscaba defender a su hijo y desvincularlos del caso a ambos. Las capturas de los chats de WhatsApp e Instagram ya fueron incorporados al caso que investiga la UFI número 5 de Lomas de Zamora, a cargo de Marcelo Domínguez.

Embed

Además, trascendieron algunos audios amenazantes, que "Lechuga" había enviado horas antes de su muerte. En ellos se dirigía a "N" y le solicitaba el pago de una deuda, mientras que en otros audios también hablaba directamente con Gustavo Iglesias, el barrabrava de Boca, a quien llegó a decirle "matame cuando me vengas a buscar" porque si no lo hacía iba a mandarlo a prisión.

En uno de los audios, el empresario dice “¿Qué hacés, Nahuelito? Divertite, ¿eh? Divertite mucho. Divertite mucho que cuando vuelva te vas a tener que ir a vivir al country de Gustavo Iglesias. Con él, ahí. Los dos. Porque a vos te voy a ir a buscar por cielo y tierra. Andá a hacer la denuncia que quieras. Que atrás tuyo voy yo. Con todos los mensajes que tengo acá archivados en el teléfono de cuando fuiste a comprarle falopa al caco, que te ibas a poner a vender merca, que ibas a chorearle al transa, todo. Todo eso lo tengo todo guardado. Y mil cosas más tengo de vos. Te voy a arruinar la vida, pedazo de loro”.

Otra de las conversaciones tiene a Algaba afirmando "te haces el vivo porque no estoy allá, me traicionaste, traidor. Me vas a pagar cada peso que me debés, hijo de remil puta. Uno por uno. Salta, Bahía Blanca. Andá adonde quieras. A lo de tu papá, a lo de tu hermano, adonde vos quieras. Te voy a ir a buscar. Si fui a buscar a un pibe a México, a vos te voy a ir a buscar hasta abajo de la tierra, pedazo de gil. No vas a tener a Gustavito todo el día atrás, ¿sabés? Mandale el audio a quien se te cante las pelotas, la concha de tu madre”.

Las inquietantes anotaciones en el celular del empresario

Por otro lado, el empresario juntó las capturas de los chats en un anotador, en el que además realizó una serie de textos inquietantes que ahora son material de investigación.

El texto titulado como "Cuentas", del 1º de octubre de 2022, a las 13:30, decía: "En principio les pido disculpas a todas las personas que les fallé y no les pude pagar lo que me dieron. Esto empezó como una inversión en criptomonedas y, de a poco, se me fue yendo de las manos. Nada de lo que sucedió fue adrede. En cada nuevo intento para salir adelante siempre estuvo la posibilidad de recuperar lo perdido. Y ahí estuvo el error".

"En su momento le quise pagar con el Smart y plata y no le sirvió. Hoy está enojado. Me amenaza, me putea, me promete la muerte y demás. Pero se olvida cuando le presté $1000 dólares en Miami y estuvo ocho meses para devolverlos (...) Me prestó $ 40.000 dólares y le pagué 12 meses de interés, o sea, el capital se recuperó", siguió.

Y agregó: "Ahora me caí y no puede esperar unos meses que me acomode. No. Me llama, me amenaza y demás (...) Bueno, si me pasa algo ya están todos avisados".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario