El clima en Cipolletti

icon
28° Temp
19% Hum
LMCipolletti

Un Cronopio que da mucho que hablar

El fósil del pequeño mamífero de la era de los dinosaurios que se conserva enel Museo Carlos Ameghino sigue ofreciendo valiosa información a los científicos.

Los restos llevan el nombre de unos personajes de Julio Cortázar, el gran escritor argentino.
 
El pequeño mamífero de la era de los dinosaurios conocido como Cronopio dentiacutus, de reciente descripción científica, se ha convertido para los estudiosos en una gran fuente de información sobre la evolución de las especies. La criatura, no mayor a una laucha, presenta características únicas en el mundo animal del pasado remoto.
Sus fósiles fueron descubiertos años atrás en La Buitrera, región de altos cañadones ubicados cerca de Cerro Policía, en la Margen Sur, y actualmente forman parte de las colecciones del Museo Provincial Carlos Ameghino.
Durante dos días ha estado trabajando con los restos el paleontólogo argentino Guillermo Rougier, de la Universidad de Louisville, en Kentucky, quien participó, junto con su colegas Sebastián Apesteguía y Leandro Gaetano, de la presentación científica internacional del animalito, aparecida en la revista Nature en noviembre del año pasado.
Rougier está llevando a cabo una pormenorizada revisión y un estudio más detallado de las piezas fósiles para preparar un extenso trabajo con más precisiones y características de la especie. El pequeño Cronopio se lo merece.
Perteneciente a un linaje de mamíferos extinguidos, el de los Drioléstidos, la investigación de sus restos permite conocer aspectos clave de la evolución. El grupo de los Drioléstidos tiene particularidades que lo ubican en un plano intermedio en relación con marsupiales (canguros y zarigüeyas) y placentarios (la enorme mayoría de los mamíferos, incluido el ser humano), los dos de los grupos predominantes en la actualidad. Menos parentesco tiene con los monotremas (ornitorrincos y equidnas australianos), el más primitivo de los grupos mamíferos existentes hoy.
Pero el Cronopio tiene otras facetas muy interesantes. Por ejemplo, sus colmillos son muy largos y agudos, una posible adaptación a su alimentación seguramente insectívora. Los insectos son muy ricos en proteínas, pero para ello hay que cazarlos y el animalito tendría por la estructura de su cráneo y de su dentición ventajas para hacerlo. Además, sus grandes cuencas oculares sugieren grandes ojos como para una vista nocturna.
 
Particularidades
“Cronopio es muy distinto a otros linajes del mundo”, expresó Rougier, quien precisó que también son particulares la mayor parte de la fauna general de la época de los dinosaurios en Sudamérica. Esto demuestra la deriva de los continentes a lo largo de las eras. En el caso de Sudamérica, sus vínculos más perdurables fueron con África, cuya fauna es la que presenta más parentesco.
Si bien el pequeño mamífero tiene una antigüedad cercana a los 100 millones de años, su linaje, el de los Drioléstidos, se extendió hasta hace unos 55 millones de años atrás. Para esa época, ya se habían extinguido los dinosaurios, que pervivieron hasta hace 65 millones. Su persistencia más allá del límite de la era de los saurios, presenta interrogantes, como el de otra fauna que superó la muerte masiva que marcó el fin del Cretácico.
Cronopio, pese a su minúsculo tamaño, ha dicho mucho y todavía tiene mucho más para decir. Habitante antiguo del pródigo yacimiento de La Buitrera, sus huesos fosilizados ayudan a comprender un tiempo lejano que puede parecer fantasmal, pero que en realidad existió y tuvo una espléndida y muy variada vida. El testimonio de sus huesos pertenece ahora a Cipolletti.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario