El clima en Cipolletti

icon
35° Temp
18% Hum

Los guardavidas de Las Grutas son multifunción

En Las Grutas tuvieron que hacer rescates insólitos.

Los guardavidas de Las Grutas y San Antonio no sólo deben velar por la seguridad de los veraneantes que se sumergen a las aguas del golfo San Matías, sino también atender otras urgencias que ocurren en la zona balnearia, algunas muy insólitas.

Un caso ocurrió el jueves en la ría de San Antonio, donde las diferencias de marea son notorias, y tres integrantes de una familia quedaron atrapados en un banco de arena cuando el mar comenzaba a subir. Fueron rescatados en un veloz operativo en el que participaron dos guardavidas del Municipio y un efectivo de Prefectura, que a bordo de una moto de agua los trasladó a tierra firme.

Te puede interesar...

Habrían cruzado horas antes cuando la bajamar les permitió hacerlo caminando por lo bajo del cauce. Supuestamente buscaban pulpos. Pero alrededor de las 20 el agua comenzó a ascender, y desde la costa se observó que los visitantes se movían con inquietud buscando un lugar para volver, aunque ya el torrente se había convertido en un mar.

Otro episodio ocurrió en Las Grutas, donde los guardavidas debieron intervenir por una pelea de perros en la Tercera Bajada. Sucedió cuando un turista bajó con su mascota de gran tamaño a la playa, a pesar que está prohibido. El hombre disfrutaba de la calurosa jornada junto a su can, hasta que apareció otro animal con el que inició una feroz pelea. Fue tal el enfrentamiento, que los animales estaban encarnizados, y desoyeron las órdenes que les daban sus amos para separarse. La gente debió correrse para no ser embestida.

En una de las tantas arremetidas, el animal que había llegado con el turista chocó contra el tráiler de una lancha que recién habían desembarcado, sufriendo una seria herida en el vientre, con abundante pérdida de sangre. Fueron los guardavidas asistieron al ejemplar. Lo cargaron y lo subieron a la costanera.

El jefe del equipo de los rescatistas, Mauro Scalesa, lo trasladó a un veterinario del balneario, quien le efectuó curaciones que habían logrado estabilizarlo.

Además, el grupo de rescatistas tuvo que salir en busca de una nena de 4 años que se alejó de su familia en la playa. Un guardavidas la encontró a casi dos kilómetros del lugar en el que sus padres la perdieron de vista.

Tres: personas quedaron atrapadas por la marea en la ría de San Antonio.

Un turista muy poco agradecido

El dueño de un perro herido en la playa durante una pelea no atinó a hacer nada y pidió ayuda a los gritos. Los guardavidas lo cargaron en brazos y lo llevaron a un veterinario que lo salvó, excediendo sus obligaciones. Lo llamativo es que el dueño del perro quiso que el jefe de los bañeros le pagara la factura del profesional.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario