El clima en Cipolletti

icon
13° Temp
36% Hum
LMCipolletti

La Esquiú, el otro centro comercial

Desde hace varios años, los vecinos de la zona norte de la ciudad no necesitan trasladarse para comprar porque en los locales de esa calle cuentan con una gran variedad de productos.

Por Manuel Navarro

La zona norte de Cipolletti continúa creciendo a pasos agigantados, generando una ciudad paralela que se desarrolla de espaldas al histórico centro comercial de la ciudad. Así es como la calle Esquiú, arteria otrora periférica, se ha convertido en una de las principales en lo que a comercios se refiere, situación que se ha venido dando en los últimos años.

En ese sector de la ciudad pueden encontrarse negocios de todos los rubros, desde jugueterías, pasando por tiendas hasta supermercados.
Los vecinos de las 1.200 Viviendas manifiestan que sus compras son realizadas “en el barrio” por cuestiones de comodidad pero además por la gran variedad y calidad de los productos, que nada tienen que envidiarle a otros sectores comerciales cipoleños.
“A nosotros no nos hace falta ir al centro, si tenemos nuestro propio centro acá en el barrio, con todo lo que necesitamos. Hasta tenemos, a unas pocas cuadras, un cajero al que concurren todos los vecinos”, dijo un habitante del sector.
 
Buenas ventas
Por su parte, los comerciantes aseguran atravesar un buen momento en lo que a ventas se refiere. En ese sentido, desde un reconocido local de indumentaria deportiva, que tiene un local en la céntrica Roca y otro en la Esquiú, indicaron que el comercio de la zona norte de Cipolletti tiene mayores dividendos que el ubicado en pleno centro.
Es común ver contingentes familiares realizando compras todos los días de la semana, quienes disfrutan como si no se tratase de una arteria cualquiera de la ciudad, sino un verdadero shopping a cielo abierto.
“A tal punto ha crecido este sector que hasta contamos con cajero automático, que se encuentra a sólo unas cuadras de aquí. Cada vez es menos necesario salir del barrio para tener que comprar cosas o hacer algunos trámites”, indicó Natalia, que vive a unas cuadras de la Esquiú.
Padres, niños, abuelos; todos se dan cita diariamente en el centro comercial norteño. Pero cuando un sector urbano crece, también crecen las contradicciones y los problemas. A veces por falta de planificación y otras por el simple aumento de la actividad económica, es que estas contradicciones aparecen y se ponen de manifiesto en las voces de los vecinos.
 
El costado negativo
Si bien el crecimiento del norte de la ciudad ha repercutido en una considerable mejora en la calidad de vida y en el acceso a servicios y productos que antes les estaba vedado, hay quienes aseguran que no todo ha significado un avance.
En ese sentido, José, un vecino de las 1.200, expresó su fastidio por el aumento del tráfico en el sector, que “no sólo hace más peligrosas las calles, principalmente para los chicos que siempre están jugando y dando vueltas, sino que, además, muchas veces se hace imposible encontrar un lugar para estacionar”.
Además, otro de los problemas que aquejan a los vecinos, según ellos mismos hicieron saber, es el recurrente tema de la inseguridad. En este punto en particular hay miradas contrapuestas, que sin embargo no niegan, en ningún momento, la existencia fáctica de robos y hechos de violencia en la zona.
Esto ha motivado que algunos comercios tomaran medidas en el asunto reforzando sus locales con personal de seguridad privada. Pero, a pesar de esta circunstancia, no parece ser un tema central de insomnio para los vecinos de esta zona de la ciudad, como sí aseguran tenerlo otros sectores de la cada vez más grande y pujante Cipolletti.

Sensaciones del mediodía

El ruido del paso de los autos y las veredas abarrotadas de carteles exponiendo la oferta del día son una parte del paisaje.
 
Quienes no acostumbran a recorrer periódicamente la zona norte de Cipolletti se sorprenden cuando dan con estas cuatro cuadras repletas de negocios. Pero no sólo por los comercios en sí, sino por la gran movilidad y actividad de la que la calle Esquiú es testigo.
El ruido de los motores de los vehículos, las veredas abarrotadas de carteles exponiendo la oferta del día, el constante fluir de vecinos con bolsas colgando de una mano y sus hijos de la otra. Imágenes de un barrio, pero no de cualquiera, sino de uno de los más populosos de Cipolletti.
Un vecino decía: “Esto se ha convertido en una zona como la de El Bajo en Neuquén”. Y salvando las distancias en superficie y movimiento de una ciudad tan grande como la capital de la vecina provincia, el norte cipoleño tiene sus propios comercios, destinados, principalmente, a los vecinos de la zona.
Bocinas, el humo de los autos, los gritos de un conductor, el llanto de un niño sin consentir, un joven ayudando a un anciano con sus bolsas a cruzar la calle, fotos de un mediodía en la calle Esquiú, fotos de un barrio cipoleño.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario