El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
43% Hum
LMCipolletti

“Una visión distorsionada y reduccionista sobre el fenómeno de las drogas”

La diferencia entre el consumo de drogas y la posibilidad de que una persona usuaria de drogas pueda cometer un delito, fue uno de los ejes de la disertación de la psicóloga Roxana Amendolaro, del INADI Río Negro.

Cipolletti.- La diferencia entre el consumo de drogas y la posibilidad de que una persona usuaria de drogas pueda cometer un delito, fue uno de los ejes de la disertación de la psicóloga Roxana Amendolaro, del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) Río Negro. La conferencia se llevó a cabo durante la capacitación organizada por el Programa Prevenir Bariloche, con la participación de la SEDRONAR (Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico), en el Hospital Zonal “Ramón Carrillo”.“La criminalización de la tenencia de drogas para consumo personal ha generado un estereotipo negativo de peligrosidad hacia los consumidores que terminan siendo señalados como delincuentes marginales”, recalcó Amendolaro. “Al penalizar la tenencia, continuó, el/la usuario/a sufre una estigmatización definitiva como delincuente y se le obstruye el ejercicio de derechos fundamentales como el derecho al trabajo, a la vida en comunidad, a la integridad personal”.

En este sentido, la criminalización de la tenencia de drogas para uso personal, clandestiniza a los usuarios haciéndolos menos visibles para las agencias de salud y dificulta las intervenciones tendientes a reducir los daños que ocasiona el consumo de drogas y brindar la asistencia necesaria. Entre los años 2006 y 2007 el INADI elaboró un Mapa de la Discriminación en Argentina. Como parte de las áreas indagadas, frente a la afirmación “la mayoría de los drogadictos son delincuentes”, casi el 43 por ciento de las personas encuestadas respondió que sí; mientras que un 12 por ciento no estuvo de acuerdo ni en desacuerdo con esa aseveración. De modo que casi un 55 por ciento de los encuestados demostraron tener un prejuicio discriminatorio hacia los “drogadictos”, estigmatizándolo como delincuentes.

“Se trata de una visión distorsionada y reduccionista sobre el fenómeno de las drogas, que niega la condición de personas a las personas usuarias”, sintetizó Amendolaro. Finalmente, Amendolaro se refirió al Plan Nacional contra la Discriminación que resalta que “las prácticas sociales discriminatorias están atravesadas en su matriz de producción por la pobreza y la exclusión social. Es así que la mayor parte de las personas usuarias de drogas estigmatizadas y señaladas como delincuentes son las de más bajos recursos económicos, configurándose de tal forma una doble discriminación hacia ellas”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario