El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
43% Hum
LMCipolletti

Una familia hizo un piquete en San Antonio por un secuestro

Se trata de una pareja cipoleña y sus hijos que, enojados por el procedimiento policial, se manifestaron en una calle.

Una familia de Cipolletti se encuentra varada en San Antonio Oeste, luego de que la Policía le secuestrara la camioneta en la que se movilizaban porque, supuestamente, tiene un pedido de captura de la Justicia.
El numeroso grupo está compuesto por un matrimonio y cinco chicos de entre cuatro meses y 17 años. Ayer los mayores decidieron cortar una de las manos de la calle San Martín, frente a la plaza Centenario y a la altura de la Comisaría Décima, en cuyo patio se encuentra con fajas en sus puertas la Toyota Hilux.
Para exteriorizar la protesta, que duró unas pocas horas, instalaron una casilla y una carpa y luego cruzaron reposeras, sillas, mesas y otros enseres de campamento para impedir que circule el tránsito. No obstante, poco después Emir Karam, jefe de Inspección General del municipio, los convenció para que se trasladen al camping del Club Náutico, situado sobre la Costanera. Allí permanecerán hasta mañana. Esperan que ese día el juzgado de Viedma que reclama el vehículo supuestamente robado, ordene que se los restituya.
 
"Nos revisaron todo"
María de los Ángeles Cofré y su esposo Claudio Hernández lucían cansados y enojados durante el lapso que estuvieron en el piquete.
“Fue lo peor entrar en San Antonio”, lamentó la mujer, empleada de una clínica privada de Neuquén.
Según relató, el sábado llegaron a Las Grutas para disfrutar del fin de semana largo, pero una avería en la casilla que remolcaba la Toyota los obligó a trasladarse a San Antonio en busca de un mecánico que les soldara una pieza.
Cerca del mediodía encontraron a un soldador. Pero cuando se retiraban, ya con el vehículo arreglado, un patrullero de la policía les cerró el paso, tras lo cual los rodearon varios uniformados con perros adiestrados.
“Nos revisaron todo, la camioneta y la casilla. Decían que traíamos drogas”, aseguró Hernández, quien subrayó que tras la minuciosa requisa, en la que los perros olfatearon todas sus pertenencias no encontraron nada.
No obstante luego les comunicaron que la camioneta tenía un pedido de captura y que debían secuestrársela. Cofré asevera que ya en la comisaría no los trataron con mucha gentileza. Y que su marido pasó la noche en el calabozo por averiguación de antecedentes.
Pero ellos insisten en que el vehículo es legítimo y de su propiedad y para confirmarlo exhibieron un exhorto firmado por el juez barilochense Martín Lozada, en el que ordena “la entrega en carácter definitivo” del rodado.
De todos modos, deberán esperar hasta mañana para que un Juez resuelva el caso.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario