El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
89% Hum
LMCipolletti

Tres turistas murieron en un incendio

Ocurrió en Las Grutas, donde iban a pasar el fin de semana largo. Las víctimas son un hombre de 50 años y sus dos hijos. El siniestro habría comenzado por un cigarrillo que cayó a un colchón.

Los Bomberos presumen que el humo los dejó inconcientes. Habrían muerto por inhalar monóxido de carbono.
 

Un hombre y sus dos hijos murieron al incendiarse el monoambiente que habían alquilado. El siniestro se produjo alrededor de las 7 de la mañana en un edificio de cuatro departamentos, ubicado en la esquina de Catriel y Buyayisky, en un sector de la periferia de Las Grutas.
Las víctimas fueron identificadas por Bomberos Voluntarios como Sergio Aniñil, de unos 50 años de edad, y sus hijos Agustín, de 18, y Federico, de 10. La familia era de Trelew, y había llegado a la zona para disfrutar del fin de semana largo.
La tragedia provocó una gran conmoción en la localidad, colmada de visitantes.
El trabajo pericial realizado por el cuartel de Bomberos, a cargo de Honorio Lavigne descartó, en principio, que el fuego se haya iniciado por un escape de gas o un cortocircuito. Se presume que el hombre mayor se quedó dormido con un cigarrillo encendido, y que la braza pudo haber caído sobre un colchón, el cual despidió un espeso humo que hizo perder el conocimiento a los tres infortunados. Luego el monóxido de carbono emanado por la combustión de muebles, un televisor y ropas habría provocado las muertes por asfixia.
Los cuerpos fueron trasladados a la morgue del hospital Aníbal Serra de San Antonio Oeste, e iban a ser derivados a Viedma para efectuarles la autopsia.
La Policía debió acordonar el lugar para favorecer las tareas e impedir que invadiera la escena la gran cantidad de gente que se acercó alertada por las sirenas. En el lugar también estuvo el fiscal en Comisaría Fabio Corvalán.
 
Escena desgarradora
Una mujer que había alquilado abajo contó que cerca de las 7 escuchó ruidos como a “platos rotos”, tras lo cual una voz comenzó a pedir ayuda con desesperación.
“Salgan todos que hay fuego”, fue la exclamación que le quedó grabada en su memoria.
Relató que al advertir el humo, su esposo tomó el matafuegos de su monoambiente –suponía que cada uno tenía el suyo- y subió las escaleras con la idea de apagar el fuego. Pero las llamas ya eran intensas y el humo impedía respirar, y desistió.
Minutos después arribaron las primeras autobombas.
Lavigne describió que encontraron el cuerpo del padre calcinado junto a la puerta. Tenía entre sus brazos un extintor y en el piso hallaron las llaves. Creen que el hombre intentó sofocar las llamas y salir al exterior, pero que se habría desvanecido al no poder respirar por el monóxido.
Los dos jóvenes habían ingresado al baño, suponen que procurando escapar. Estaban abrasados, tendidos en el piso.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario