El clima en Cipolletti

icon
31° Temp
12% Hum
LMCipolletti

Tras descartar emoción violenta, la fiscal pidió perpetua para Freydoz

Laura Pérez consideró que la esposa del ex gobernador Soria estaba conciente al momento del crimen y debe ser condenada por el delito de homicidio calificado agravado por el vínculo. La defensa requirió su absolución.

El abogado Alberto Richieri argumentó que la mujer empuñó el arma con la intención de suicidarse y no de matar a su marido. El fallo se conocerá el martes 20. 
 
La fiscal Laura Pérez argumentó que en la madrugada del 1 de enero Susana Freydoz mató a su esposo, el gobernador Carlos Soria, en estado de consciencia para lo cual solicitó que la acusada sea condenada a prisión perpetua por el delito de homicidio calificado agravado por el vínculo.
En su alegato, no sólo que no consideró la figura de la emoción violenta sino que descartó cualquier atenuante posible. Además de requerir la mayor pena, pidió al tribunal que si dicta una sentencia condenatoria, sea detenida desde el mismo momento en que se dé a conocer el fallo, como medida cautelar.
En el caso de tener que continuar con el tratamiento de salud, sostuvo que se debe evaluar que sea realizado en forma ambulatoria.
La defensa, a cargo de Alberto Richieri, expuso desde el arranque de su alegato, el principio del beneficio de la duda, y apoyándose en citas del juez Raúl Zafaroni y en cuestionamientos a muchas de las pruebas periciales y documentales, pidió la absolución de Freydoz por entender que no se comprobó con certeza la intención de asesinar a su esposo. En forma subsidiaria, el abogado solicitó al tribunal que de no adherir a su planteo, la mujer sea condenada por homicidio culposo o por haber actuado bajo emoción violenta. Para ambos casos, Richieri solicitó se condene con el mínimo de la pena.
El fallo se conocerá el martes 20.
 
El disparo
Para la fiscal, en el hecho que tuvo lugar en el cuarto matrimonial poco antes de las 4, la acusada manipuló el revólver calibre 38 con sus dos manos y no se trató de un disparo accidental o involuntario. Por el contrario, mencionó que por las características del arma y otras situaciones como tomarla de la mesa de luz, sacarla de la funda, amartillar y disparar, se trató de una acción voluntaria.
“No hablo de premeditación” sostuvo la fiscal, quien agregó que fue voluntario desde el momento en que decidió efectuar el disparo, a voluntad, con decisión y consciencia.
Sostuvo que Freydoz conocía el arma, y dirigiéndolo a zona altamente vulnerable, efectuó el disparo con conocimiento de lo que estaba haciendo.
Pérez también descartó cualquier tipo de patología que le haya impedido comprender sus actos. Dijo que Soria no estaba dormido al momento del hecho sino que, ante las peleas y cuestionamientos reiterados por parte de su esposa, él optó por responder en “automático y con los ojos cerrados” dijo la fiscal. La habitación estaba con poca luz, se indicó ayer en los alegatos.
La fiscal dijo que hubo situaciones que se venían dando desde hacía ya un tiempo atrás y expresó que la acusada tenía miedo a que su esposo la dejara. Miedos que se corresponden con una personalidad obsesiva y de baja autoestima, sumado a un dato cierto de infidelidad (en alusión a la kinesióloga), más joven, y además, el proceso eleccionario por la gobernación de Río Negro que crearon circunstancias que ella no iba a tolerar.
 
Hipótesis de suicidio
Richieri dijo que, tal como lo venía mostrando Freydoz en el último tiempo antes del hecho, su intención fue la de acabar con su vida, y fue en la manipulación del arma sobre el intento de suicidarse en que se produjo el disparo letal hacia Soria.
El defensor basó toda su exposición en la idea inicial de la mujer, concretamente, antes, durante y después de la tragedia y que fue el intento de suicidio. Para ello apeló a las declaraciones de María Emilia Soria y su pareja, Mariano Valentín, quienes cuando ingresaron al dormitorio luego del hecho dijeron ver a Freydoz en un intento por acabar con su vida.
Incluso, agregó el abogado, durante los últimos meses, Freydoz –estando internada en Cipolletti– le pidió a uno de sus hijos que le llevara un frasco de pastillas para acabar con su vida.
"El tribunal debería preguntar por qué mata a su marido; entra al dormitorio con la idea de suicidio y cambia su decisión. Hay elementos que demuestran que hay una pelea en la que Carlos Soria participa, que desemboca en el estallido", dijo el abogado, intentando argumentar que el disparo homicida fue producto de un accionar accidental o no buscado.
 
Pocos minutos
Es en esos pocos minutos, 10 –a lo sumo 15– para la fiscal Pérez y algunos menos para Richieri, en los que se desató la tragedia dentro del dormitorio matrimonial. Ambas partes hicieron mención al testimonio de María Emilia Soria, quien escuchó a sus padres discutir.
Freydoz lo increpó a Soria, entre otras cosas, por no haber brindado con ella durante la celebración del Año Nuevo, a lo que Soria respondió que dejara de molestarlo “como siempre”. En esos instantes, María Emilia cerró la puerta para evitar que su pareja escuchara la discusión. En esos minutos previos al desenlace fatal, Soria le habría dicho que no le interesaba más y que prefería estar con otra mujer antes que con ella. La respuesta de Freydoz habría sido “entonces se acabó”.
En otro tramo de los alegatos, se expuso que en medio de la discusión Soria le habría dicho a su esposa algo así como “mañana me voy".
Según se reiteró ayer en los argumentos de las partes, Freydoz habría dado a entender que se iba a matar. A los pocos segundos, se escuchó el estruendo del arma.
 
Figura penal
"Qué madre va a esperar a que llegue su hija, haga una actuación y mate al padre de su hija; hay que recordar que para mi defendida siempre fue una prioridad su marido y sus hijos" y fue allí en que sostuvo que en todo caso fue una tentativa de suicidio devenida en homicidio. “Podríamos hablar de un homicidio culposo pero nunca de un homicidio simple” dijo Richieri.
El abogado cuestionó duramente a los médicos forenses que realizaron la autopsia; dijo que se ha “producido un desastre probatorio que exijo que no se utilice para imputar realidades a mi defendida”.
Adelantó que pedirá que se investigue el accionar de los forenses que realizaron la autopsia y la remisión de material para la realización de pericias. Criticó, como sostuvieron los médicos, que la causa de muerte de Soria fue, de acuerdo a la inspección visual, por lesiones encefálicas cuando existen algunos indicios que pudo también tratarse de asfixia por sangre en las vías respiratorias.
También cuestionó el accionar del personal de criminalística, en especial, en el levantamiento de huellas y la preservación de piezas y el escenario.
Richieri indicó que en las actuaciones forenses y periciales hubo muchas omisiones y es sobre gran parte de esas pericias sobre las que se funda la acusación contra Freydoz.

Con el rosario en las manos

Ayer, la acusada acompañó la jornada completa de alegatos. No hizo uso del derecho de realizar alguna declaración.
 
A diferencia de todas las audiencias que duró el juicio, ayer, Susana Freydoz permaneció en la sala durante las 7 u 8 horas que duró la jornada de los alegatos.
Casi en la misma postura, con un paquete de pañuelitos, un rosario en las manos y la mirada siempre hacia abajo, Freydoz permaneció sentada junto a su abogado defensor, Alberto Richieri y a su acompañante terapéutica.
Por momentos, pareció inmóvil y realizó escasos movimientos. En ocasiones, levemente arrimó un pañuelo descartable a sus ojos. En cada cuarto intermedio, ella fue conducida hacia una sala contigua.
Sólo habló para responder en forma afirmativa cuando el presidente del tribunal, Carlos Gauna Kroeger, le preguntó si iba a presenciar los alegatos, y al final de la jornada respondió “no” cuando el mismo magistrado le concedió el derecho que le asiste de realizar alguna declaración, finalizados los alegatos.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario