El clima en Cipolletti

icon
Temp
57% Hum
LMCipolletti

Sorpresiva absolución a Bastonero

El STJ desestimó días atrás la sentencia de primer instancia en la que se lo había condenado por estafas en 2009. Para Sodero Nievas, "sólo mintió" al engañar a casi una decena de personas.

Según constancias judiciales, Bastonero hacía llamadas telefónicas y les decía a las víctimas  que necesitaba colaboración para fines solidarios.
 
Oscar Bastonero fue condenado por estafas en la ciudad de General Roca en 2009 y debía purgar un año en prisión. En forma sorpresiva, días atrás el Superior Tribunal de Justicia, al analizar la sentencia de primera instancia, consideró que el cipoleño “sólo” les mintió a las nueve personas que le habían entregado dinero en efectivo y luego lo denunciaron.
Los miembros del máximo tribunal consideraron que la mentira no es una acción fraudulenta e inexplicablemente transfirieron la responsabilidad del despojo económico a las propias personas que lo entregaron de buena fe a quien se los solicitó con pretextos falsos.
En su sorpresiva resolución, los jueces lo absolvieron de haber estafado a empresarios, médicos y políticos, incluso un legislador y un concejal roquense, a través de la solicitud de dinero (entre 100 y 300 pesos) para una presunta campaña solidaria y otros destinos, organizados en el 2007.
Los jueces del STJ también confirmaron la sentencia de la Cámara Tercera en lo Criminal local respecto de cuatro hechos (consumados y tentados) que damnificaron a otros dos vecinos.
Además, los magistrados del mismo Tribunal anularon de oficio la sentencia referida a la imposición de la pena al imputado (fue de un año y seis meses de prisión efectiva) y reenviaron el expediente al Tribunal roquense para que, con la misma integración, decida la cuestión.
 
Las llamadas
Según constancias judiciales, Bastonero hacía llamadas telefónicas y les decía a las víctimas que estaba atravesando circunstancias familiares apremiantes o que necesitaba colaboración para otros fines (la conformación de un ropero público), sin mención de otros argumentos que “dieran sustento a esas mentiras y sin realizar ningún despliegue material”.
El fiscal general subrogante Juan Peralta dijo que la presencia física del imputado para requerir las sumas de dinero implica materialidad y objetividad de la mentira verbal y mencionó que en el caso en que invocó una desgracia familiar llegó mostrándose desesperado y con ojos llorosos y también que en dos ocasiones firmó los respectivos recibos.
También, el funcionario describió las características de cada uno de los hechos perpetrados por Bastonero, a partir de lo cual afirmó que la mentira ideada por éste representó “una obra maestra del engaño” y destacó “la agilidad con que actuaba, sin dar tiempo a la duda ni a las averiguaciones, apareciendo con ojos llorosos y desesperado, acentuando la urgencia por el accidente (de familiares), en algunos casos”.
La sentencia refirió que Bastonero seleccionó a sus víctimas (profesionales, políticos y empresarios) y habló al celular de los perjudicados, lo que supone una inteligencia previa, que luego fue de modo inmediato al lugar en que se encontraban aquellos y que el imputado “posee dotes actorales y fingió encontrarse compungido por la muerte de su hijo en Chivilcoy y la necesidad de traer los restos –o situaciones similares- o bien apeló a nombres conocidos”.
Pero Sodero Nievas contempló que “la carencia de elementos objetivos externos que acompañen las manifestaciones verbales de Bastonero impiden tener por configurado el ardid, elemento constitutivo del delito de estafa, tal como lo establece –reitero- la doctrina legal vigente en esta temática”.
 
Estafados
Además de Carlos Pablo (ver aparte), los denunciantes fueron: Luis Di Giacomo, Miguel Mario Mena (dos hechos); Carlos San Román, Carlos Gustavo Peralta, Juan José Huentelaf, Juan Carlos Bonfligio y Jorge Enrique Robot. La mayoría de las victimas son personas conocidas en General Roca.

Para un damnificado, "los victimarios tienen más garantías que las víctimas"

“Uno siempre pregona que hay que involucrarse, denunciar y testificar. Y ahora me pregunto para qué. Si después pasa esto”, dijo el empresario Carlos Pablo.
 
Carlos Pablo, una de las personas que denunció a Oscar Bastonero, manifestó su malestar por el fallo del Superior Tribunal de Justicia de la provincia. “Uno siempre pregona que hay que involucrarse, denunciar y testificar. Y ahora me preguntó para qué. Si después pasa esto”.
Respecto de la valoración que hicieron los jueces, aseguró que “yo aseguro que nosotros nos sentimos estafados. La mayoría hicimos aportes de dinero en buena fe, e incluso a algunos nos firmó recibos”.
Y recordó que el ardid de Bastonero -en algunos casos- fue un emprendimiento solidario. “El fallo nos hace mal en muchos aspectos. Y uno es la credibilidad para mucha gente que realmente necesita ayuda o realiza tareas solidarias”, aseguró Pablo.
El empresario roquense, miembro de la agrupación Familiares del Dolor, expresó que “hoy los victimarios tienen mucha mayor defensa y garantías que las víctimas. Por su puesto que no pido perpetua (para este caso particular) pero tiene que haber un castigo para que hechos como estos no se repitan”.

Amenazas

Sobre Oscar Bastonero pesa una condena de la Cámara Primera por “intimidación pública”.
En 2010, en una de las muchas causas por amenazas que tiene en su contra, Bastonero se presentó a una rueda de reconocimiento y llamó desde un teléfono celular –era de su pareja de ese momento- y dijo que había una bomba en Tribunales.
Lo hizo estando dentro de Tribunales y se suspendió la ronda de reconocimiento. Hubo una llamada, de una mujer también, y se la adjudicaron a su pareja.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario