El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
58% Hum
LMCipolletti

Sólo 15 casos de trabajo infantil fueron detectados en la provincia

Son datos del primer semestre del año. Desde el Estado rionegrino aseguraron que buscarán reactivar la comisión para la detección, prevención y erradicación de estas prácticas.

A pesar de lo bajo de la cifra, desde el Gobierno aseguran que preocupan este tipo de situaciones.
 

El Estado provincial detectó en lo que va del año no más de una quincena de niños trabajando en distintos lugares de Río Negro, en clara infracción a las leyes vigentes y los Derechos del Niño.
La cifra, que es baja, tiene su razón en que el sistema no contó hasta ahora con un protocolo de acción para enfrentar cada caso que surgiera y fuera detectado en un control de rutina.
Por eso –afirman desde la Secretaría de Trabajo rionegrina- fueron comprobados estos pocos casos.
Para enfrentar el trabajo infantil, el área busca la reactivación de la CETI, Comisión para la detección, prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, y la instalación de un 0800 que ya recibe denuncias.
El panorama en Río Negro en relación al trabajo infantil es “muy variada”. “Hay trabajo infantil en Río Negro”, reconoce el subsecretario de Trabajo, Ángel Curzi, quien asegura que de todas formas “las provincias del norte están más comprometidas” que Río Negro.
Según indica, el principal problema a combatir es la idea cultural sobre que el trabajo contribuye a la formación de los niños.
Luego, Curzi diferencia distintos tipos de situaciones. “Está el menor que ayuda con la economía familiar y el chico que es cooptado por un productor que lo expone, y lo utiliza para incrementar su plusvalía del trabajo familiar”, ejemplifica.
Otro elemento valioso a analizar es el tipo de labor que se realiza. “Hay trabajos que no están calificados como de tanta peligrosidad, como el trabajo en un comercio o una empresa familiar, y hay otros de rigor físico y suma responsabilidad, como el trabajo agropecuario, expuesto a agroquímicos, a enfermedades, a las alimañas, a los animales”, detalla Curzi y distingue finalmente el trabajo que requiere de maquinaria, elemento que suma riesgo a los niños.
“Muchas veces, como está vinculado al sistema familiar, la misma familia es la que dificulta la detección. Nosotros llegamos en un momento determinado y quizás la ley hoy se cumple y en una hora no y no podemos controlar de forma permanente”, afirma.
El punto de partida –destaca Curzi- es la concientización. “Hay un marco normativo que se debe hacer carne porque responde a una necesidad social de tener chicos en una escuela y jugando, no trabajando.
 
La estadística, básica

El director general de Sumarios y Multas, Miguel Contín, analizó el panorama desde el punto de vista del control. “No tenemos gran cantidad de chicos trabajando porque no vamos a buscar necesariamente eso pero no porque no haya. Muchas veces se inspecciona de otra manera y sale de casualidad que encontramos un chico trabajando. Pero no es una suma significativa o que marque estadísticamente o pueda preocuparnos sobremanera. Sí es un alerta para saber cómo tenemos que ir trabajando”, reconoce.
El funcionario explica que hasta hoy, no existió un protocolo de detección de situaciones de trabajo infantil, y que –además- de encontrar un niño no alcanza con sancionar a la empresa o reprender a los padres, porque el desempeño del chico se deduce de una situación contextual de la propia realidad del niño o niña. “Agarramos un sistema que ya estaba implementado y empezamos a hacer las modificaciones que necesitamos pero nos lleva un tiempo. Tomamos modelos de otras provincias y ahora tenemos que verlo con la realidad de nuestra provincia hoy. Hablar de número estadístico en esto es delicado pero no son más de quince casos de enero hasta mayo”, afirmó Contín.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario