El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
75% Hum
LMCipolletti

Sobre llovido, mojado

Luego de las intensas precipitaciones del viernes, que trajeron serias complicaciones en la ciudad, las inclemencias del tiempo volvieron a perjudicar a los cipoleños. Desde Acción Social evacuaron a cinco personas.

Desde la Municipalidad aseguraron que, a pesar de la cantidad de agua acumulada, la rápida intervención evitó males mayores.

Como sucede con cada tormenta, los principales afectados son los sectores más humildes y postergados de la sociedad, principalmente aquellos que viven en asentamientos no urbanizados.
Las tomas, por tratarse de barriadas irregulares e ilegales, no cuentan con la prestación de algunos servicios básicos, y mucho menos con obras públicas que permitan, por ejemplo, un rápido filtrado del agua.
En la ciudad, este tipo de barrios ha proliferado en los últimos años y son miles de cipoleños los que habitan allí. Los hay en todos los puntos cardinales, y la situación es la misma.
Casas inundadas, muebles y alimentos echados a perder, abrigos insuficientes, calefacción inexistente, colchones empapados, y el agua que no da tregua y golpea violentamente a estas familias.
Desde la Municipalidad aseguran: “Siempre los habitantes de las tomas son los que se llevan la peor parte cuando hablamos de inclemencias climatológicas”.
Y la lluvia del viernes, que continuó ayer, generó serias complicaciones, muchas de las cuales salieron a la luz recién cuando se fue el agua.
En ese sentido, la secretaria de Acción Social, Patricia Fernández, aseguró que se tuvo que evacuar a una persona que estaba totalmente desguarecida. “Nos llamaron comentándonos la situación de un abuelo que vive en la zona del basural, que se encontraba en una situación de abandono total, por lo que se acudió al lugar, se lo encontró y se lo trasladó al CITE, donde pasó la noche y continuará hasta que él lo crea necesario”, indicó la funcionaria.
Asimismo, agregó que hubo otro caso de evacuación en el barrio Antártida Argentina, en el que una mujer junto a sus tres hijos pidió colaboración para abandonar su casa, que se encontraba inundada. Hasta allí llegó personal del Municipio quien trasladó a la familia a la casa de la madre de la joven.
Además de estos dos casos, no hubo evacuaciones de ninguna personas. Sin embargo, según informaron, hubo familias que resolvieron abandonar sus hogares por sus propios medios. En estos casos, el Estado no tuvo que conseguirle lugar a nadie, pero sí hubo algunas viviendas que colapsaron totalmente y los vecinos consiguieron otro techo en el que guarecerse de la tormenta.
 
Desbordes
Pero no sólo las tomas fueron las afectadas por las inundaciones. Barrios como el Flamingo, Los Tilos y el San Pablo, vieron sus calles completamente desbordadas. En ese sentido, desde Protección Civil explicaron que se debió al desborde del canal que corre paralelo a la calle Vélez Sársfield.
El caos en el sector fue importante, principalmente en lo relacionado al tránsito vehicular. Vecinos cuentan cómo los autos pasaban sin respetar la mano, de uno a otro lado. “Los veíamos pasar y a los minutos aparecían de nuevo, pero esta vez en contramano, porque no podían seguir debido a la cantidad de agua que se había acumulado”, graficó un habitante del barrio San Pablo.
En tanto, otra de las zonas que también se vieron desbordadas fueron las de Puente de Madera, Curri Lamuel y el plan de viviendas San Sebastián.
En estos casos, el canal desbordado fue otro, pero el resultado el mismo. Metros de anegamiento de calles y una gran cantidad de agua en el interior de las viviendas, pintaban un panorama desolador.
El conducto que circula por la zona, que viene desde Cinco Saltos, permanece con un inusitado caudal de agua, nunca visto por los pobladores de la zona. “Acá si viene algo de agua es muy poquito, un hilito; y mirá la correntada que tiene hoy”, señaló un preocupado vecino.
Sin embargo, desde la comuna informaron que se trabajó con velocidad y que en la mañana de ayer, en la mayoría de los casos, la situación ya estaba completamente controlada.
 
Sin taxis
Encontrar un taxi en la ciudad fue toda una odisea, privilegio con el que muy pocos pudieron contar, sobre todo el viernes.
En Cipolletti son alrededor de 400 las licencias, mientras que la cantidad de taxis activos se acercan a los 380. De ese total, tan sólo el 6 por ciento se encontraba en circulación en momentos en que la tormenta se volvía intensa. Incluso los teléfonos de las bases permanecieron, durante gran parte de la primera jornada de lluvia, descolgados.
Esto aumentó aún más el malestar de algunos vecinos que pretendían esquivar los chaparrones en la confortabilidad de un taxi.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario