El clima en Cipolletti

icon
17° Temp
77% Hum
LMCipolletti

Se bañan igual pese a las prohibiciones

Son muchos los cipoleños que se refrescan en las aguas del río Negro a la altura de la Isla Jordán aunque el caudal tiene contaminación bacteriana. Otros tantos acuden a El 30, sin autorización por tratarse del canal principal de riego.

En ninguno de los dos lugares hay bañeros como para socorrer a la gente en caso de peligro.
 
Pese a las prohibiciones, los cipoleños siguen utilizando tanto las aguas del río Negro, a la altura de la Isla Jordán, como el canal principal de riego en la zona del mal llamado balneario de El 30, para bañarse, refrescarse y huir así del calor.
En ninguno de los dos casos la Municipalidad ha habilitado los cursos de agua para su uso por la población. En cambio, las zonas recreativas y arboladas de los alrededores de ambos puntos sí que están abiertas al disfrute de la comunidad y de hecho los fines de semana son cientos y hasta miles las personas que acuden a estos refugios de naturaleza.
Pero ni el río ni el canal son aptos para actividades acuáticas de uso general. Ayer, desde la Municipalidad se confirmó que los últimos estudios disponibles sobre la calidad ambiental del río Negro muestran una contaminación bacteriana nociva  significativa.
 
Bacterias peligrosas

Los análisis ratificaron la presencia de Escherichia coli, ya detectada en pasadas temporadas. Este germen está relacionado con las deposiciones humanas y animales y puede ser muy peligroso para la salud. Por ello, la comuna mantiene la prohibición total al uso como balneario de la Isla Jordán.
Sin embargo, todos los días de la temporada, en especial, los fines de semana y feriados, son muchos los cipoleños que buscan en el río Negro un escape a las jornadas más bochornosas, cuando el vertical y el viento ardiente de la meseta se hacen sentir con toda su crudeza.
Como la isla no cumple funciones oficiales como zona balnearia, no hay guardavidas que puedan socorrer a las personas que, eventualmente, puedan verse en peligro por la fuerte corriente del curso fluvial. El que se mete al agua debe ser conciente de esta carencia y no arriesgar.
 
Sin bañeros
El Municipio tampoco tiene bañeros dispuestos en el sector de El 30, junto al canal principal. En el pasado, hace pocos años, las autoridades habían dispuesto para el verano un servicio de bañeros, pero la alternativa funcionó sólo un par de temporadas. En ese corto período, el lugar sí fue considerado un balneario público.
No obstante, la situación no prosperó. En ello influyó el problema de las jurisdicciones, ya que el canal principal pertenece a los regantes y a la Provincia, que no habilitan el cauce para su uso recreativo. Además, el sector se cobró por lo menos una vida humana, de lo que todavía da testimonio un recordatorio que hay allí instalado.
Con todo, la zona es aun más utilizada que la Isla Jordán para bañarse. El poco caudal que transporta la corriente y la relativa poca anchura del cauce crean una falsa sensación de seguridad que puede ser de temer. La ausencia actual de bañeros completa un panorama de alarma que muchos no alcanzan a apreciar en toda su dimensión.
Además de estos focos de atracción para improvisados bañistas, en la ciudad continúan siendo muy utilizados para huir de las altas temperaturas los canales de riego comunes, algo que no debiera hacerse pero que ya se ha convertido en una postal habitual del verano.
La solución de fondo sigue pasando por el tratamiento de todas las aguas servidas de Cipolletti, que hoy siguen siendo descargadas parcialmente tratadas en el río Negro, aguas arriba de la Isla Jordán. Otra respuesta está vinculada con la construcción en la Isla, para la próxima temporada, de grandes piletones para el esparcimiento acuático y popular de la población.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario