El clima en Cipolletti

icon
Temp
67% Hum
LMCipolletti

Sandoval: "No tuve nada que ver" con la Masacre del Laboratorio

El único condenado por el Triple Crimen de 2002 fue enfático en la defensa de su inocencia. Dijo que seguirá viviendo en Cipolletti. Y que espera tranquilo su libertad.

“Soy inocente, Dios conoce mi corazón”, manifestó ayer David Sandoval, la única persona condenada por la Masacre del Laboratorio de 2002, en diálogo con La Mañana de Cipolletti, a poco de haberse conocido el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que anuló la sentencia que lo mandó a la cárcel.
Sandoval ha cumplido algo más de ocho años en prisión, en parte como imputado, en parte como condenado. De este lapso, debe descontarse un breve período de libertad tras el primero de los dos juicios a que fue sometido. Le fue favorable, al contrario que el segundo, que lo mandó entre rejas. Actualmente, está alojado en la cárcel de General Roca, donde espera por su libertad.
 
Esperanza de vida nueva
“Estoy contento, esperando el momento de salir”, manifestó ayer, durante una comunicación telefónica. “Aguardo el reencuentro con mi familia. Estoy muy esperanzado de empezar una vida nueva”, agregó y recordó que, por esas cosas del destino, la novedad de su pronta liberación se produjo días antes de su cumpleaños, que es mañana. Cumple 37 años y para él, que se muestra muy religioso, ha sido como un regalo del Cielo.
“Estar en prisión me ha hecho mucho daño, he llegado a perder mi familia. Tengo mucho daño psicológico, pasan muchas cosas que a nadie le gustan”, indicó pero afirmó hallarse “bien, gracias a Dios”. Además, señaló que su relación con los otros internos “ha sido siempre buena”, lo mismo que con los cuidadores. “He tenido un buen trato”, manifestó.
“Yo a nadie le hecho mal”, aseguró y dijo que, por tal motivo, “yo estaba seguro” de que la Justicia iba a terminar por desvincularlo de la causa. “Siempre estuve tranquilo, no hecho nada malo. Soy muy creyente de Dios y había dejado todo en sus manos. Siempre, en mis oraciones, le pedía que se ocupara de mi situación. Y Dios, desde arriba, me estaba viendo. Él conoce mi corazón”, enfatizó.
 
Acciones judiciales
Sandoval indicó que su abogado, Eves Tejeda, ya evalúa la posibilidad de acciones contra el Estado y contra quienes han tenido que ver con su encierro por el caso. Y prefiere, por ahora, no explayarse sobre el particular.
En cuanto a qué podría decirle a los familiares de las víctimas y a la comunidad toda, fue categórico en afirmar que “yo no tuve nada que ver” con el hecho criminal y por eso “no tengo nada que esconder. Siempre he caminado con la frente alta y lo voy a seguir haciendo”.
Sandoval manifestó que tiene previsto seguir viviendo en Cipolletti, porque no tiene por qué irse ni ocultarse de nadie.  Más aún, dijo que es muy probable que no se dedique más a sus oficios de cartonero y de lavacoches que desempeñó en el pasado. "En la cárcel, he aprendido, gracias a Dios, algunos oficios" para ganarse la vida. "Es posible que me dedique a la carpintería, en madera, que es algo que he aprendido. También he aprendido telar", precisó y acotó: "Entre todo lo malo, siempre hay algo bueno".
"El sábado es mi cumpleaños y es bueno empezar un nuevo año de mi vida ya libre o por salir afuera", indicó. Y agradeció a la gente que ha creído en él, en particular, a su abogado Eves Tejeda, por "la sabiduría con que ha peleado esta causa".

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario