El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
18% Hum
LMCipolletti

"Río Negro va a ser el modelo de política de hidrocarburos que el país va a adoptar"

El gobernador Alberto Weretilneck aseguró que la renegociación de contratos petroleros que hará el Estado provincial será un ejemplo a nivel nacional. Además, reiteró que es prioritario reducir el gasto público.

Por ÁNGEL CASAGRANDE

El gobernador Alberto Weretilneck aseguró que la política en materia hidrocaburífera y la renegociación de los contratos petroleros que realizará Río Negro este año será un modelo a imitar a nivel nacional.   
Además, enfatizó que se generarán las herramientas necesarias para incentivar que haya más producción, con un rol activo de Edhipsa en las decisiones.
En este contexto, consideró que está claro que el modelo que aplicaron las otras provincias productoras en la renegociación con las petroleras “fracasó”.    
En diálogo con La Mañana de Cipolletti, el mandatario ejemplificó que de la misma forma que en la actividad minera se creará una compañía estatal para asociarse con los capitales privados, en la explotación de petróleo se buscará algo similar a través de la empresa provincial de desarrollo hidrocarburifero.
En tanto, reiteró que se encontró con un Estado en el que en todas las áreas se registró algún hecho de corrupción.
El cipoleño condenó el “despilfarro y el descontrol” en el erario público y argumentó que es prioritario achicar el gasto en salarios porque en la actualidad sólo queda un 18 por ciento de los ingresos provinciales para la concreción de obras públicas y garantizar el funcionamientos de los servicios del Estado.
 
Para pagar los sueldos de enero de los estatales tuvo que recurrir a la ayuda de Nación. ¿Cómo cree que continuará la situación en los próximos meses?
Vamos a tener el acompañamiento de asistencia financiera del gobierno nacional siempre y cuando demostremos que nosotros estamos generando medidas de contención del gasto. Son muy poquitas las provincias argentinas en la situación de Río Negro, de depender del aporte del Tesoro Nacional para pagar los sueldos.
Nuestro compromiso es que en el transcurso del año podamos resolver la situación del déficit y encaminemos a la provincia en un esquema de crecimiento.
De los ingresos que tiene hoy la provincia, si le descontamos la coparticipación a los municipios que está por ley, el 82 por ciento se va en salarios. Entonces nos queda un 18 por ciento para hacer obras públicas, hacer las contrataciones, hacer garantizar la educación, la salud, la seguridad. Lo que está en revisión es el gasto salarial. Para darse una idea del descontrol, en el mes de noviembre se pagaron 16 millones de pesos en horas extras en el sistema de Salud. Y estamos pagando 8 millones de salarios.
 
¿Por qué ocurre esto?
No hay control. Se da en muchas áreas. Si vemos la cantidad de porteros que hay por alumno. Hay despilfarro y descontrol. El Estado está devastado. Las empresas públicas recibieron el año pasado 120 millones de pesos para funcionar, casi un 30 por ciento del déficit, cuando son empresas que deberían autofinanciarse e incluso tener ganancias. Esto habla a las claras de los manejos.
 
¿Educación y Salud son los ministerios donde hubo más descontrol?
Educación y Salud son las áreas con mayor cantidad de personal, pero el despilfarro y el descontrol se dieron en todas los sectores. No hay un solo lugar del Estado que no tenga cuestiones que se están investigando para llevar a la Justicia. Solamente en Canal 10 hay 7 millones de pesos para cobrar de publicidades emitidas al aire.
 
¿Cómo se hace desde el Gobierno para que se mejoren las prestaciones en las empresas públicas que hoy reciben muchas críticas de los usuarios?
Los principales problemas los tenemos en ARSA. Ahora tiene nuevas autoridades. Vamos a generar todas las obras que hacen falta desde el DPA.
Ninguna área del Estado se ha capitalizado en los últimos 10 años, que es utilizar el dinero para prestar un mejor servicio.  Todas las ciudades han crecido, sin embargo, las redes troncales son las mismas desde hace 40 años atrás. Cuando no hay agua en algunos lugares es porque el abastecimiento es deficitario. O tenemos desbordes cloacales porque los caños tienen 50 años. Nos quedamos sin electricidad por varias horas porque no se le ha exigido a Edersa lo que se tiene que hacer.
Todas las áreas del Estado tienen en algún lado hechos de corrupción. Hubo un desmanejo y despilfarro. El año pasado, en septiembre, en el mes de elecciones, el déficit llegó a los 65 millones de pesos cuando el promedio fue de 50 millones en el resto de 2011.
Por otro lado, tenemos ausencia de políticas públicas, no hay un solo ministerio que tenga un programa a mediano y largo plazo. No hay nada. Es todo el ahora. Estamos recuperando proyectos e ideas de las distintas ciudades que las vienen reclamando desde hace seis, siete años.
 
Días atrás anunció la creación de una minera estatal y dijo que su
gobierno no quiere recibir sólo regalías. ¿Con la actividad hidrocarburífera la postura es la misma?  
Definitivamente. Con la jerarquización del nuevo rol de Edhipsa. Partamos de que el recurso, el petróleo o los minerales, es de la provincia. Es del Estado, es de todos. El Estado no tiene capital para hacer las inversiones. ¿Qué hace el Estado? Lo concesiona, le dice a un privado: éste es mi recurso, sacalo y pagame.
El Estado rionegrino está recibiendo sólo 150 millones de pesos por año de regalías. Es una risa. Las empresas petroleras declaran su rendimiento por declaraciones juradas y solamente hay en la provincia 6 inspectores, que cobran 4 mil pesos y que a veces no pueden trasladarse porque no hay fondos para combustibles. Es absolutamente permeable a cualquier tipo de engaño.
Nosotros qué decimos: en vez de cobrar regalías que es lo más fácil y sencillo, queremos estar adentro del negocio porque siendo socios podemos tomar decisiones y podemos saber bien cuál es el rendimiento. Aparte de esto vamos capitalizando el Estado. Porque si vamos a producir en un área y Edhipsa se asocia en 30 ó 40 por ciento, lo que estamos haciendo es capitalizar el Estado. Con la minería es igual. Queremos estar adentro, además es la mejor manera de poder controlar la cuestión ambiental, la cuestión del agua.
 
¿Qué le responde a quienes lanzaron críticas hacia el Gobierno por la derogación de la ley anticianuro?
Hay que ver proyecto por proyecto. Hoy Río Negro no tiene ningún proyecto aprobado como tal que permita la explotación. Hay permisos de exploración y de investigación, pero proyectos locales en los cuales se va a trabajar ya no hay ninguno, ni siquiera Calcatreu.
Planteamos que el análisis del impacto se va a dar cuando esté el proyecto. La ley lo único que hace es habilitar que se investigue, que se explore, pero no da derecho a nada y no genera ningún hecho puntual que atente contra el medio ambiente. Con las críticas, ni siquiera se le está dando la posibilidad al Estado de analizar si el proyecto es viable o no. Y si por ejemplo no se afectara el agua, ¿cuál es la opinión? ¿es la misma? Y si la consigna es no a la minería, que lo defiendan abiertamente y ya sabemos adónde está parado cada uno. Aparte, acá los que tendrán que opinar y a los que el Gobierno va a escuchar es a la comunidad de Jacobacci porque son los vecinos de esa localidad lo que se verían afectados o beneficiados por la actividad.
 
En estos últimos días, el gobierno nacional, e incluso el de Neuquén, está tomando nuevas posiciones con respecto a las inversiones de las empresas petroleras. ¿Cuál será la postura provincial en materia hidrocarburífera y cómo se dará la renegociación de los contratos?
Todo esto comienza en el '92, cuando el Estado nacional transfiere a las provincias el manejo de las cuencas petroleras. ¿Qué hicieron las provincias? Cobraron importantes sumas en dólares y después las empresas comprometieron proyectos de inversiones, que no siempre se cumplieron. Lo concreto es que todas las provincias argentinas renegociaron sus contratos, menos Río Negro. El modelo que se llevó adelante en la relación provincia y petroleras fracasó. En esto, el Estado nacional vuelve a trabajar y está interesado en ver qué es lo que hacen las provincias con las renegociaciones para que haya producción. El interés es que haya más producción.
El año pasado el país invirtió 9.900 millones de dólares en importación de combustibles. Es muchísimo dinero que se va al exterior. Se puede revertir con más producción, con más participación nacional, con compromisos de las provincias de que no haya tanto dinero para los gobiernos y haya más producción de hidrocarburos. Esa es la política petrolera que vamos a tener. Estoy convencido de que Río Negro va a ser el modelo de política de hidrocarburos que el país va a adoptar. El ejemplo de renegociación en el país va a ser Río Negro.     
 
¿Cuándo se dará este proceso?
Este año, lo primero que ya estamos haciendo es la investigación de cómo están los contratos. Las empresas firmaron un contrato en el '92 y la provincia tenía que controlar. Dentro de esos contratos, las compañías tienen que dejar los yacimientos en condiciones, van a tener que hacer todas las obras que sean necesarias, remediación ambiental del suelo, mantenimiento de gasoductos, mantenimiento de calles, es todo el trabajo que hay que hacer. Primero tienen que dejar las áreas y después veremos si vale la pena que sigan explotando en la provincia.
 
¿Cómo está su relación con el sorismo y el sector que comanda el senador nacional Miguel Pichetto?
Excelente en ambos casos. Al justicialismo no tengo nada más que agradecer por el acompañamiento, la comprensión y el afecto que me han transmitido. El senador Pichetto en su carácter de líder del justicialismo y representante rionegrino en Buenos Aires lo único que ha hecho es acompañarme y ayudarme a mejorar la relación con Nación. Y el sector del intendente Martín Soria y el equipo de trabajo de Carlos Soria lo mismo. Es tan natural la relación que ni siquiera se evalúa día a día ni semana a semana, fluye naturalmente. Lo que permanente estamos viendo entre nosotros, el senador, los intendentes, los legisladores, es la marcha del gobierno, estamos únicamente preocupados por la gestión. La política, que si bien nos apasiona, hoy está en otro plano.
 
¿Cómo ve la ciudad de Cipolletti?
Bien. Se está saliendo de un mes de receso, en el cual el municipio le da todas las vacaciones a su personal. Es un mes de vacaciones que a veces repercute en los servicios y en la actividad municipal.
Los servicios públicos son muy estacionarios. En verano tenemos la crisis de los yuyos y del riego, en invierno se inundan las calles con las lluvias. Siempre los servicios públicos están en una crisis permanente. No veo que pase algo que no haya pasado en los años anteriores.
 
¿Habrá cambios en la Regional V?
Cambios habrá como hubo en todas las regionales policiales. La verdad que no lo hablé con el jefe todavía, pero supongo que se darán modificaciones.

¿Qué le pareció la movilización de estatales del viernes?
Ver en el caso de Cipolletti a todos los militantes radicales de los últimos años protestando junto a ATE la verdad me llamó la atención. Los que se combatieron mutuamente hasta el 10 de diciembre ahora los vemos juntos en la calle. Punteros radicales emblemáticos protestando con ATE. Me causa gracia. Creo que la dirigencia gremial no puede defender a todos los trabajadores de la misma manera. Nosotros no estamos haciendo daño, no estamos dejando sin trabajo a quienes cumplen con sus funciones, vamos a dejar afuera a los que el Estado no necesita. Cuando nos equivocamos, dimos marcha atrás, como pasó con Salud, cometimos un error y recapacitamos. Pero no se confundan, este no es un gobierno que se contradiga constantemente o que cambie de opinión.
Estamos con una cantidad de empleados que supera la media nacional. Lo raro de esto es que marchen juntos quienes hasta hace unos meses eran enemigos políticos.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario