El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
32% Hum
LMCipolletti

"Que nunca más vuelva a suceder señores jueces"

Fue el pedido del docente cipoleño Luis Genga durante el juicio por "La Escuelita".

El dirigente estuvo al frente de la Unter años atrás y fue secuestrado en 1976 cuando se desempeñaba en la Escuela 50.
 
Después de casi una hora y media de relatar en detalle lo que vivió en 1976, Luis Alfredo Miguel Genga miró fijo a los jueces y sentenció: “No vengo a vengarme de nadie, no quiero venganza, quiero colaborar con la Justicia. Que nunca más vuelva a suceder señores jueces, hagan justicia”.
Ayer por la tarde, el hombre de 72 años, quien años atrás fue Secretario General de la Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro (Unter), se sentó frente al Tribunal Oral Federal y contó en forma minuciosa los días previos a ser secuestrado en septiembre de 1976, de su violenta estadía en lo que él cree era el predio del Batallón de Ingenieros 181 en Neuquén y de su liberación con vida y posterior exilio en España.
En su relato, ubicó a los imputados Gustavo Vitón, jefe militar en la comisaría Cuarta de Cipolletti, y a Antonio Camarelli, jefe de la misma comisaría, durante un interrogatorio al que la víctima fue citado días después del 24 de marzo de 1976.
A Vitón también lo sitúa en una redada que personal armado realizó esa misma noche en la casa de las hermanas Bottinelli, en una casa de calle San Martín al 727.
Genga confirmó los dichos de la testigo Stella Maris Sosa, una docente que trabajaba a su lado en la Escuela 50 de Cipolletti, quien minutos antes había relatado a los jueces cuando un grupo de soldados, liderado por un policía, ingresó por la fuerza al establecimiento y se llevó libros y documentación.
 
"Extrema violencia"
Respecto del secuestro, Genga contó que una noche de septiembre de 1976 estaba cenando en la vivienda de las hermanas Bottinelli con las dos mujeres y Jorge Villafañe, cuando fueron sorprendidos por personas que los obligaron a ponerse contra la pared, los encapucharon y los golpearon. Luego, a Genga y a Cristina Bottinelli los subieron a un auto y se los llevaron.
“Hicimos un breve recorrido y paramos, me dio la idea de que era la comisaría de Cipolletti. Unos minutos después seguimos viaje, pasamos la rotonda y el inconfundible puente (por el traqueteo del auto, aseguró) y tras unos kilómetros doblamos a la izquierda”, explicó Genga, quien dejó en claro que pese a haber estado encapuchado cree que lo habían llevado al predio del Ejército donde funcionaba el centro clandestino de detención La Escuelita. Allí permaneció unos quince días y, según relató, día por medio lo torturaban e interrogaban.
“Me preguntaban por las actividades gremiales y ese tipo de cosas mientras me golpeaban con extrema violencia. No me picanearon por suerte”, detalló Luis.
Dejó en claro que nunca reconoció a sus torturadores porque siempre estuvo vendado y que sólo escuchó el nombre "Pedro" como uno de los militares que estaba a cargo del lugar donde permaneció secuestrado. Agregó que estuvo junto a unas veinte personas, y que durante una de las golpizas cayó al suelo y pudo tocar el calzado de los agresores. “Estoy casi seguro que eran botines militares”, sostuvo.
 
"Lo más duro fue el exilio"
Genga contó que finalmente fue liberado cerca de Barda del Medio y que pudo llegar a Cipolletti porque se tomó un taxi. Cuando lo “soltaron”, aseguró que en el baúl del auto iba junto a Cristina Bottinelli, quien fue liberada poco después, esa misma jornada.
Luego de recuperar la libertad, Genga regresó a sus tareas como director de la escuela y meses después se exilió en España.
“Lo más duro fue el exilio más que las torturas. Fueron los años más duros de mi vida porque vivía pensando en mi gente, en mi país”, sostuvo tras la audiencia de ayer por la tarde.
Luis Genga regresó a Argentina en 1992, "fue como volver a ver el sol", sostuvo.
El juicio oral por "La Escuelita" se desarrolla en el Tribunal Oral Federal de Neuquén y tiene contemplada la recepción de una gran cantidad de testimonios de víctimas de la represión que se vivió en la región durante la última dictadura militar.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario