El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
47% Hum
LMCipolletti

Proyecto para modificar sistema de declaración de menores víctimas de violencia sexual

El bloque de legisladores del PJ ha presentado el proyecto de ley que tiene como objetivo introducir una reforma parcial al Artículo 229 (ex 234 bis) del Código Procesal Penal.

Cipolletti.- El bloque de Legisladores del PJ ha presentado el proyecto de ley Nº 1020/2009 que tiene como objetivo introducir una reforma parcial al Artículo 229 (ex 234 bis) del Código Procesal Penal de la Provincia de Río Negro, en donde se establece el procedimiento mediante el cual los menores víctimas o testigos de delitos contra la integridad sexual deben declarar y/o atestiguar.
El jefe del Bloque, el legislador Carlos Gustavo Peralta, en sus fundamentos, manifestó que “Atento a la experiencia de los resultados en el desarrollo de la reciente modificación, y de las consultas efectuadas a familiares de víctimas, el artículo que se propone modificar adolece de una omisión, quizás, crucial para el descubrimiento de la verdad y la aplicación de Justicia en este tipo de procesos. Pues bien lo que se busca es tutelar a los menores víctimas y/o testigos de estos aberrantes delitos sexuales. Para ello entendemos beneficioso a dichos fines brindarle la posibilidad a las partes o al Juez interviniente que, en la entrevista a la que alude el artículo 229 pueda sea desarrollada no por el psicólogo y/o psiquiatra especialistas en niños y/o adolescentes designado por el magistrado, sino por el  profesional que venía tratando al menor con anterioridad al inicio del proceso. Sabido es que cualquier víctima de este tipo de delitos, y más aún los menores, cargan sobre sí con una vulnerabilidad extrema y se dificulta que denuncien o atestigüen esta clase de hechos.       En consecuencia resulta traumático para la integridad psíquica de los menores denunciar o atestiguar sobre esta clase de delitos. Es dificultoso generar la confianza y el entorno necesario para que el menor pueda libremente denunciar o contar lo sufrido o vivenciado.   Por ello el psicólogo o profesional que ha venido tratando al menor desde el comienzo de la manifestación de violencia será quien cuente con la confidencia, intimidad y familiaridad  necesaria  para que el menor se exprese libremente. Ello obedece a que ha tenido trato previo y reiterado con dicho profesional, habiendo asimilado que el mismo no le es ajeno a su ámbito. Si el menor ha confesado ser víctima o testigo de esta clase de delitos y luego de ello, una vez iniciado el procedimiento establecido en el Código Procesal, se lo somete a nuevas entrevistas con un nuevo profesional, desconocido para el menor, lo mas probable es que la víctima se retraiga por la falta de confianza e intimidad a la que aludimos y no denuncie o atestigüe el delito en cuestión con la funesta consecuencia de que no se pueda dar inicio a la persecución penal del agresor sexual. En la psiquis del niño dicho profesional designado por el Juez será visto como un extraño, ajeno a su ámbito, por lo que no contará con la confianza necesaria para dar el traumático relato de lo sufrido. En este sentido un especialista en la materia como es Gabriel González Da Silva, en su ponencia presentada en el 1er Congreso Internacional “Abuso Infantil y Paidofilia” en la Ciudad de Buenos Aires del 8 al 11 de septiembre de 2004. Lo que se busca es darle la potestad a la parte interesada o al magistrado para que, en caso de que el menor hubiese sido atendido con anterioridad por un profesional que hubiese detectado síndromes de violencia sexual sobre el niño y este le hubiese brindado la confianza necesaria para manifestarle el relato del hecho, ordene que la entrevista aludida en el Art. 229 sea desarrollada por este profesional buscando con ello mejores resultados y una mayor protección y tutela sobre el menor, evitando de esta manera una nueva victimización. La ley, adecuándose a la Constitución Nacional y a los estándares requeridos en los Tratados Internacionales que norman la materia, debe tener como objetivo la protección del niño y/o adolescente durante todo el desarrollo del procedimiento judicial, ya sea como víctima o testigo. Sin embargo el sometimiento del menor a la entrevista con un nuevo profesional, extraño y ajeno para el niño, ha generado en la práctica severos inconvenientes, referidos ut supra, que este proyecto pretende subsanar.
 En consecuencia entendemos que resultaría hondamente beneficioso adoptar el agregado o la modificación propuesta mediante este proyecto en miras a la mayor tutela y resguardo de los menores víctimas o testigos de delitos sexuales.

Dejá tu comentario