El clima en Cipolletti

icon
Temp
49% Hum
LMCipolletti

Por problemas en los edificios, dos escuelas cipoleñas siguen sin clases

Se trata de la 131, donde la semana pasada se cayó un ventilador y lesionó a una niña de segundo grado, y de la 221, donde cedió parte del techo de varias aulas y de la entrada al establecimiento.

En el primero de los casos ya se hicieron arreglos y la vuelta a la actividad sería inminente. Sin embargo, en el otro reina la incertidumbre.
 
Luego de una semana accidentada, las escuelas 131 y 221 de Cipolletti continúan sin clases. Los problemas, en ambos casos, están relacionados con las condiciones  estructurales de los edificios, en los cuales se suscitaron diferentes hechos que generaron la inmediata suspensión de actividades.
El incidente de mayor gravedad fue el ocurrido en la escuela del barrio Filipuzzi, donde se cayó un ventilador sobre una niña de 7 años, ocasionándole una profunda herida en una oreja. Esto motivó, además de la interrupción del ciclo lectivo a sólo dos días del comienzo, que los padres manifestaran su disconformidad con el accionar de los funcionarios locales de Educación, pidiendo la renuncia del delegado Oscar Cifuentes.
Sin embargo, desde la institución reconocieron que durante el fin de semana último se avanzó mucho en lo relacionado a las obras de refacción que se habían comprometido desde el Estado provincial. En ese sentido, Elba Alicia Geuna, vicedirectora del turno tarde, aseguró que “primero se realizaron las inspecciones y los relevamientos correspondientes, mientras que posteriormente empezaron con los arreglos”.
Esas tareas incluyeron el retiro de todos los ventiladores de techo, reparaciones en los baños, la limpieza del sistema de gas y la reubicación de varios cables sueltos.
Sin embargo, los padres del establecimiento, junto al cuerpo directivo y a los docentes, resolvieron esperar que se les entregue una certificación por escrito, que lleve la rúbrica de alguna autoridad de la cartera educativa y de un técnico competente, en la que se dé crédito de que la red eléctrica se encuentra en óptimas condiciones. “Sólo si cumplen con esa condición, retomaremos las actividades curriculares”, sostuvo Geuna.
 
Intervención judicial
La vicedirectora, a su vez, aseguró que desde el Consejo Escolar les habían prometido entregar la documentación ayer por la mañana, algo que finalmente no sucedió. “Ante esta situación, sumada a la incertidumbre por las condiciones edilicias y el devenir del ciclo lectivo, es que desde la comunidad educativa se presentó un recurso de amparo ante la Justicia”, dijo.
En ese marco es que se espera para hoy a las 8 la visita del juez Edgardo Albrieu, quien realizará junto a la comunidad educativa una inspección ocular para analizar las condiciones del edificio. Además, el magistrado brindará una audiencia a los que se acerquen, para despejar cualquier duda sobre la posible actuación del Poder Judicial.
Desde la escuela destacaron el compromiso asumido por los padres de los niños que concurren a la institución, asegurando que “están defendiendo el derecho a la educación de sus hijos”.

Serias complicaciones e incertidumbre en la 221
En la Escuela 221, ubicada en la intersección de las calles Perú y Jorge Newbery, también persisten los problemas. En este caso, si bien no hubo que sufrir la lesión de ninguna persona, los inconvenientes en la construcción parecen ser más graves.
Allí se había caído parte del techo en el sector de la entrada. Luego, cuando comenzaron a realizarse los trabajos de refacción, el cielorraso de una de las aulas comenzó a ceder, por lo que se pararon las tareas y se resolvió la inmediata clausura de la escuela debido al peligro de un inminente derrumbe.
Actualmente se está avanzando en la reparación de los desperfectos, pero lo serio de los inconvenientes detectados ameritó que en uno de los salones se resuelva cambiar todo el techo. Es por eso que no se sabe aún, a ciencia cierta, en cuánto tiempo se podrán retomar las clases.
El secretario de gobierno de la Municipalidad de Cipolletti, Darío Bravo, se reunió ayer con padres y docentes del establecimiento. Según el funcionario, lo que le solicitaron es que interfiera en las gestiones con Provincia para que se agilicen las obras, porque aseguran que están casi paralizadas y no hay fecha de culminación.
Asimismo, desde la institución consultaron a la comuna sobre la posibilidad de que se les brinde un lugar provisorio hasta tanto concluyan las obras, a lo que Bravo respondió que el municipio no posee ningún edificio adecuado para que los alumnos puedan cumplir normalmente con el dictado de clases.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario