El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
28% Hum
LMCipolletti

Pidieron 25 años por el abuso sexual de una joven

La víctima atendía un comercio de calle Brentana cuando fue atacada por un delincuente neuquino.

Daniel Parra confesó ser el autor de la violación. Además, la golpeó salvajemente y le robó. El imputado ya tiene una condena en la vecina capital por abuso.

El fiscal Alejandro Silva y la querella, representada por Guillermo Moyano, pidieron la pena de 25 años de prisión para Daniel Parra, quien confesó haber abusado sexualmente de una joven comerciante. 
En tanto, su defensor oficial, Juan Pablo Piombo, solicitó que sea sentenciado a 8 años. El tribunal de la Cámara Segunda dará a conocer la sentencia el próximo 24 de julio a las 18.
Debido a que el imputado, oriundo de Neuquén, ya cuenta con una condena de 10 años por otro delito de abuso sexual, el Ministerio Público Fiscal y la defensa de la víctima requirieron una pena única de 35 años de cárcel. En contrapartida, el abogado de Parra solicitó que sea sentenciado a 12 años. Había sido juzgado en la vecina capital en marzo de este año. 
En la única audiencia del juicio, que se desarrolló el jueves, el delincuente aceptó la responsabilidad del hecho. Se lo acusó del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el empleo de un arma, en concurso real con robo.
Además de haber escuchado la versión del acusado, también declaró la víctima y seis testigos, quienes sindicaron a Parra como el autor de la violación y el robo.
El hecho ocurrió el 15 de marzo de 2012 cuando la joven se disponía a cerrar su comercio, que estaba ubicado en calle Brentana, casi Fernández Oro. Eran cerca de las 13.30.
Apenas entró al negocio, Parra sacó un cuchillo y amenazó a la chica. Luego la violó, la golpeó brutalmente y antes de retirarse del lugar, se llevó su celular, un trapo de piso y una toalla.
A las tres cuadras, un policía logró detenerlo tras recibir un alerta de una vecina que había observado cuando el hombre escapaba.
 
Acusaciones encontradas
La querella y Silva sostuvieron que a su entender quedó acreditado el abuso sexual y el robo calificado por el uso de arma, pero para la defensa sólo se trató de un hurto. Piombo argumentó que el acusado para llevarse las pertenencias de la damnificada no utilizó el cuchillo ya que se le había quebrado durante el ataque.
Ante las discrepancias de la calificación del hecho es que como resultado las partes solicitaron penas tan disímiles.
 
Tratamiento psicológico
Durante el juicio, al momento de declarar la víctima, no se permitió la presencia del imputado, a partir de un pedido de la querella ya que la joven no quería volver a cruzarse con su agresor.
En la actualidad, la chica está bajo tratamiento psicológico tras el aberrante ataque.

Dejá tu comentario