El clima en Cipolletti

icon
Temp
62% Hum
LMCipolletti

Piden severas penas por el crimen de Juan Sepúlveda

La querella y la fiscalía reclamaron 21 y 18 años para Jonathan Figueroa y su tío Rafael.

Para la única mujer imputada, Vanesa Figueroa, requirieron castigos de 16 y 14 años. La sentencia se dará el 11 de marzo.
 
Se cerró ayer por la tarde el juicio oral por el crimen del trabajador municipal Juan Carlos Sepúlveda en un marco de gran tranquilidad y respeto a pesar de una importante presencia de familiares de los acusados y la víctima. En los alegatos, el fiscal Alejandro Silva consideró culpables del delito de homicidio a Jonathan y Rafael Figueroa y pidió una pena de 18 años de prisión. A Vanesa Figueroa la consideró instigadora y reclamó 14 años.
La querella fue un poco más allá con sus solicitudes de castigos para los tres implicados y requirió 21 años de cárcel para los dos hombres, mientras que para la mujer consideró que debe cumplir una pena de 16 años.
La defensa, responsabilidad de los abogados Eves Tejeda y Claudio Romero, buscó restarle valor a las pruebas incriminatorias y le requirieron al Tribunal presidido por César Gutiérrez Elcáras e integrado por Pablo Repetto y Mario Sebastián Nolivo que contemplen supuestas nulidades del proceso.
Con la presencia de una decena de policías que se encargaron de vigilar la zona exterior y el interior de la sala de audiencias de la Cámara en lo Criminal Segunda de Cipolletti, se desarrolló la última jornada de debate oral. Los primeros en exponer sus argumentos fueron los abogados querellantes Pablo Gutiérrez y David Maestre, quienes se valieron de un proyector para revivir la secuencia de los hechos que derivaron en el asesinato de Sepúlveda en su casa del barrio Anai Mapu.
Los acusadores resaltaron el valor de los testimonios que “identificaron a Jonathan como el autor de los disparos” y enfatizaron que Vanesa Figueroa tuvo una “participación activa”.
Por su parte, el fiscal puntualizó “la gravedad” del hecho y manifestó que “esta muerte, por un problema de vecindad, no la entiendo”.
Tras un cuarto intermedio, fue el turno de los defensores. Hicieron distintos planteos y tanto los querellantes como el fiscal pudieron replicar.
Finalmente, se fijó la lectura de la sentencia para el 11 de marzo.

"A mí también me arruinaron la vida"

Lo afirmó la acusada Vanesa Figueroa en el cierre del juicio oral. El resto de los imputados se declaró "inocente".
 
Los acusados vivieron el último día del juicio oral de distintas maneras. Dolida por los dichos en su contra, Vanesa Figueroa dejó caer algunas lágrimas y en la clausura, cuando se le dio la palabra no dudó en señalar: “A mí también me arruinaron la vida”. Asimismo, Rafael Figueroa fue escueto y se limitó a señalar que “soy inocente”. Su sobrino Jonathan transitó casi el mismo camino y recalcó: “Soy inocente, es la segunda vez que me acusan de un homicidio”.
Los alegatos se desarrollaron en poco más de dos horas, con una querella que prefirió la practicidad del power point para explicar lo sucedido el 23 de noviembre de 2011. El representante del Ministerio Fiscal fue breve y severo con Rafael Figueroa. “Es un partícipe necesario, fue un apoyo crucial”, dijo Alejandro Silva.
El defensor Eves Tejeda se subió a su sapiencia en el derecho y mencionó que el disparador de la balacera mortal fue un supuesto manoseo de las hijas de Vanesa Figueroa por parte de la víctima.
Romero, por su parte, cuestionó la etapa instructoria.   

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario