El clima en Cipolletti

icon
17° Temp
39% Hum
LMCipolletti

Perdieron todo y ahora viven en un colectivo

Se trata de una familia cipoleña que sufrió la destrucción de su hogar en la Isla Jordán, a causa de un incendio. Con la ayuda de amigos y vecinos, el matrimonio y sus tres hijos intentan reconstruir la vivienda.

Por el momento, sus necesidades más urgentes son chapas, maderas y leña, para poder calentarse ante la llegada del invierno.
 
Hace dos semanas, un incendio consumió una vivienda en la Isla Jordán, y con ella los bienes materiales, ilusiones y sueños de una familia cipoleña.
A causa del siniestro, perdieron absolutamente todo, y hoy, gracias a la ayuda desinteresada de amigos y vecinos, además de un aporte realizado desde Acción Social del Municipio cipoleño, tratan de rehacerse entre las cenizas.
En la actualidad, los cinco integrantes de la familia, compuesta por un matrimonio y tres menores, están viviendo en un colectivo que les fuera acercado por Hugo “El Comandante” Escobar.
Al respecto, Graciela Barragán, la jefa del hogar, destacó la voluntad de la comunidad de Cipolletti para brindar su ayuda, aunque, de todos modos, aseguró que no alcanza. “Nosotros esperamos que esto del colectivo sea algo provisorio, porque el frío que se siente es tremendo, y ahora se acerca el invierno y las temperaturas van a ser más crudas todavía”, indicó.
Además, uno de los atenuantes de esta situación es que uno de los chicos, de 7 años, padece broncoespamos, los que se ven agravados por la incapacidad de paliar las bajas temperaturas.
Luego del incendio, según manifestaron los integrantes de la familia, se acercaron desde Acción Social y les dieron colchones, frazadas y alimentos. Sin embargo, Graciela dijo que mandó una nota a la Municipalidad para conseguir algún tipo de ayuda, principalmente leña y chapas, para poder volver a empezar la construcción de su vivienda.

Empezar de cero
Lamentablemente, el incendio que se produjo hace dos semanas consumió muebles, ropas y electrodomésticos, llevándose todo y dejándolos sólo con lo puesto. Las horas difíciles de esta familia, lejos de haber terminado, aún continúan y ahora deben amucharse en un colectivo que hace las veces de su nuevo hogar.
“Nadie quiere vivir así, nosotros, de a poco, estábamos construyendo nuestra casa, la íbamos agrandando; justo antes del incendio acabamos de terminar la parte del baño”, manifestó apesadumbrada Graciela, quien ahora lamenta tener que volver a empezar de cero.
 
Una familia de trabajadores

A pesar de los inconvenientes que está atravesando esta familia de trabajadores, los tres menores, de 3, 7 y 16 años, continúan con sus estudios.
Por el momento, varios fueron los vecinos que los ayudaron, brindándoles utensilios, alimentos, ropa, y demás elementos indispensables para la vida cotidiana.
Tanto Graciela como su esposo Emilio trabajan, aunque en la actualidad sus ingresos no les permiten adquirir muchos bienes de utilidad. Por eso es que reciben cualquier tipo de ayuda de la comunidad. Los interesados pueden comunicarse al 0299-155240865.
“Lo más importante hoy son chapas y maderas para comenzar a construir algo, y leña, para mantener un poco calentito a los chicos”, señaló Graciela.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario