El clima en Cipolletti

icon
26° Temp
6% Hum
LMCipolletti

Para Piccinini, el jury a Iribarren fue "una farsa"

La consejera cuestionó a sus pares de la Magistratura. Afirmó que los abogados y legisladores de la oposición se negaron a discutir cuestiones de fondo.

Cipolletti.- Para la legisladora Ana Piccinini, integrante del Consejo de la Magistratura, la absolución del juez Pablo Iribarren debiera ser declarada nula. Aseguró que el Consejo de la Magistratura violó flagrantemente la ley que rige el procedimiento a seguir para declararla.

Piccinini, quien consideró al magistrado culpable de todos los puntos que se le imputaban, observó que el artículo 45 de la ley 2434 dice: “El Consejo de la Magistratura deliberará en sesión secreta y apreciará la prueba conforme a las reglas de la sana crítica (…)”. Y consideró al respecto: “Aquí no se deliberó. No se discutió. Impidió hacerlo las entradas y salidas permanentes de la Sala de los abogados y del legislador por General Roca Alejandro Betelú, luego transformadas en ausencias de días enteros por parte de los abogados, del Juez Bustamante y de Betelú”.

La legisladora del Frente para la Victoria advirtió que los votos de la mayoría “aparecieron mágicamente escritos dos horas antes de su impresión definitiva. Los de la minoría estuvieron a disposición muchos días antes. Los abogados y Betelú se desesperaban por leer lo que iban a firmar, vaya uno a saber de qué autoría”.

“El presidente, en medio del desorden reinante, pidió que se expresen por cada cargo. Se leyeron ‘las letras’ que los identificaban y cada uno se expresó escuetamente, con un contundente ‘rechazo’, por el no sostenimiento del cargo. Allí comprendí que habíamos perdido ampliamente, las que sosteníamos el mal desempeño del juez, no sólo la posibilidad de condenarlo y hacer justicia, sino la oportunidad de discutir, de deliberar. Allí nadie quiso, y de hecho lo lograron, discutir nada”, sostuvo.

Consideró que el jury contra el juez que investigó el primer triple crimen de Cipolletti "fue una farsa. Había que salvar a Iribarren, tal lo convenido hace muchos años atrás. Se negaban a leer la Sentencia, querían leer sólo el resolutorio, a lo que me opuse. Todo estuvo impregnado de intrigas e intereses subyacentes, escondidos, mezquinos, mundanos".

Piccinini aseguró que el Colegio de Magistrados de Río Negro presionaba antes del dictado de la Sentencia con comunicados “más propios de la barra brava de un club deportivo, que de hombres y mujeres que tienen la facultad de decir el derecho que le toca a cada ciudadano rionegrino”.

“En fin, lograron su objetivo, el mensaje hacia adentro del poder: “Tranquilos mujeres y hombres que deciden sobre la fortuna, la libertad, la vida, en definitiva, de los demás, a ustedes no los toca nadie. ‘El mensaje hacia la sociedad no importa’, dijeron”, expresó la legisladora.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario