El clima en Cipolletti

icon
Temp
60% Hum
LMCipolletti

Odisea de perlenses para ir a votar

Un grupo de personas que viajaba en un viejo colectivo a Cerro Policía para cumplir su obligación de sufragar temió por su vida luego de que el vehículo se quedó sin frenos en una bajada.

Lo sucedido generó una gran indignación y, desde la Mesa Coordinadora para el Desarrollo, se reclamó más respeto.
 
Mucho malestar existe entre los habitantes de Las Perlas por un acontecimiento que empañó la jornada electoral del domingo. Y no es para menos, ya que un colectivo que había sido alquilado para transportar gente hasta la localidad de Cerro Policía se quedó sin frenos en un tramo descendente de la Ruta Provincial Nº 7, con evidente riesgo para las personas que iban en su interior.
Además, el ómnibus, que no sería muy nuevo, llevaba peligrosamente atrás del chofer y a la vista de todos cinco bidones de 20 litros cada uno, con lo que, de haberse producido un accidente, las consecuencias podrían haber sido muy graves.
Así lo contó el vecino Mario Carrizo, integrante de la Mesa Coordinadora para el Desarrollo de Las Perlas, quien manifestó su “total malestar” por lo sucedido. Además, cargó las responsabilidades sobre Jorge Maljasián, delegado municipal en esa comunidad, quien habría contratado el servicio de transporte para los comicios.
Indicó también que los fondos para el traslado de los perlenses hasta Cerro Policía los habría dispuesto el gobierno provincial. Pese a una ley que sancionó la Legislatura de Río Negro para que puedan votar en su comunidad, los perlenses no alcanzaron a ser incluidos con este cambio en los padrones de las recientes elecciones y tuvieron que ir hasta aquélla localidad del Departamento de El Cuy para cumplir con su deber cívico.
 
"Una verdadera chatarra"
Carrizo contó que fueron contratados para el viaje un colectivo viejo y dos trafics. Según sus palabras, sería un modelo de 1999 ó 2000, que no estaba en buenas condiciones para hacer el trayecto de 112 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta por una ruta de tierra y piedra. “Era una verdadera chatarra”, acotó.
Arrancaron a las 8 de la mañana. A bordo del ómnibus iban unas 40 personas, entre ellas algunas mujeres con niños pequeños, ya que no podían dejarlos con nadie para desplazarse hasta Cerro Policía. A unos 10 kilómetros antes de llegar a su destino, en un sector conocido como Bajada de Manzano, en descenso, él y otros electores notaron que el conductor rebajaba un cambio abruptamente. Como el hombre no dijo nada, se acercaron preocupados a preguntarle qué es lo que pasaba.
Entonces, el chofer les contó que se había quedado sin frenos, para alarma generalizada. El perlense destacó que aquél “por fortuna, no se abatató si no esto terminaba en una desgracia. Yo, ahora, no lo estaría contando”.
Pese al tenso momento, por decisión propia y alentado por sus pasajeros, el conductor fue bordeando de a poco hacia la banquina, donde la arena acumulada de alguna pasada reparación del camino, ayudó paulatinamente a detener la marcha del rodado. Sin inconvenientes, al final paró.
El miedo que aún sentían y el malestar y la indignación se apoderaron de los ánimos. Sin embargo, en un gesto ciudadano que los enaltece, los perlenses del colectivo fueron igual a votar. A bordo de las dos trafics que ya habían dejado su pasaje en Cerro Policía, cumplieron con su compromiso electoral.
 
"Esto no puede pasar"

El regreso a casa, no obstante, fue bastante complicado para los electores. Tuvieron que esperar que los dos utilitarios volvieran desde Las Perlas, donde dejaron su gente transportada, para poder hacerlo. Se hicieron así cerca de las 21. “Muchas de las personas que nos quedamos paradas no habíamos llevado nada para comer y no tenían ni un peso. Esto no puede pasar, no se puede exponer así a nadie”, enfatizó Carrizo.
Ahora, esperan que las autoridades tomen cartas en el asunto.

Dejá tu comentario