El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
58% Hum
LMCipolletti

Multitudinario Vía Crucis transitó por las calles del barrio Anai Mapu

Numerosos feligreses de las parroquias de Cipolletti se congregaron por primera vez en este sector poblacional para expresar sus sentimientos religiosos en el Viernes Santo.

La procesión se caracterizó por el fervor cristiano de los presentes, que se desplazaron con velas, cantando y orando.
 
Una multitud de feligreses pertenecientes a las distintas parroquias de Cipolletti participó anoche del tradicional Vía Crucis con que la grey católica recuerda la pasión y muerte de Jesucristo en el Viernes Santo. La procesión se efectuó por las calles del barrio Anai Mapu, uno de los de mayor raigambre obrera y popular de la ciudad.
La actividad se inició a las 20, en la plaza de la barriada, y congregó a más de 1.000 personas. Estuvo presente el cura Gustavo Varela, de la parroquia de San Sebastián, ubicada en el sector, y religiosos que cumplen su ministerio en los diferentes puntos de la geografía local.
Fue la primera vez que la iniciativa se desarrolla en el Mapu, un barrio que ha sido conflictivo por problemas de seguridad en varios momentos de su historia. Carga, por ello, con un estigma social que no hace justicia a la mayoría de sus habitantes, que es gente de trabajo.
“Nos tocó esta vez hacerlo en el Mapu y han venido feligreses de toda la ciudad, aquellos que se han animado a venir”, manifestó el padre Gustavo.
 
Piedad popular

El religioso destacó que el Vía Crucis “es parte de lo que es la piedad popular".
"Entonces, para nosotros es muy importante que se pueda reunir mucha gente que no va a las misas, a las parroquias, pero sí que conservan esta práctica piadosa. Entonces ahí se puede dar un mensaje”, acotó.
Consideró muy significativo para “nosotros que estamos en el Mapu, rodeados de muchos hermanos evangélicos, nos gusta el poder mostrar que no estamos solos sino que también hay otros católicos que nos acompañan. Porque a veces ellos también hacen sus marchas, sus conferencias. Nosotros hemos acortado el Vía Crucis para no colisionar con ellos”.
Los participantes se encolumnaron tras una camioneta en que se transportaba una gran cruz con la figura de Jesús sometido al martirio al que fue condenado por su prédica, que cambiaría el devenir del mundo. Dos altoparlantes recordaban cada una de las estaciones con que el Salvador hizo el Camino de la Cruz. Portando velas instaladas en envases de plástico recortados, en el interior de los cuales las llamas se guarecían a duras penas del viento, la gente hizo el recorrido cantando y recitando plegarias cristianas.
Al final de la procesión, otro vehículo transportaba más altoparlantes.
 
Un reconocimiento

Haber efectuado la actividad en el Mapu representa, según Varela, “un reconocimiento grande” ya que la manifestación religiosa “hace rato que se viene haciendo. Además, que los católicos de Cipolletti se animen a venir al barrio es mucho y es integrarlo a la ciudad”.
Enfatizó que el Mapu “es como cualquier barrio, hay gente trabajadora y hay gente que no trabaja, hay gente buena y hay gente mala. Y es un barrio que se está expandiendo y las casas se están mejorando”.
Realizar el Vía Crucis ahora, “en el siglo XXI, significa lo que significó en el siglo primero. Queremos seguir a Jesús. Si hablamos del siglo XXI por el tema de la indiferencia religiosa, significa dar verdadero testimonio, caminando por las calles de un barrio tan pobre, de que queremos seguir a Jesús. Que nuestro servicio es para los más pobres”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario