El clima en Cipolletti

icon
18° Temp
22% Hum
LMCipolletti

Mejoras que parecen suplicios

Mermas en las ventas, problemas para estacionar y piedrazos que impactan en los vidrios integran la lista de problemas a la vera de la Ruta Nacional 22.

Los comerciantes frentistas ubicados en la colectora Los Pioneros están sufriendo los resultados de la ampliación de la calzada.

Cartas, presentaciones legales, una reunión con el intendente Alberto Weretilneck y precauciones de todo tipo, son las estrategias a las que recurrieron los comerciantes que se encuentran ubicados en la colectora Los Pioneros. La ampliación de la Ruta Nacional 22 no ha hecho más que generar complicaciones a quienes tienen sus negocios sobre los márgenes de la obra.
La derivación del tráfico sobre una calle que no ha tenido la preparación adecuada para recibir mayor intensidad y peso del que había sido programado, la tierra y las piedras que se van volcando sobre la vera de la ruta y los drenajes tapados han desembocado una preocupación que involucra la seguridad personal y los intereses económicos.
Además, los reclamos no han sido escuchados lo que hace sentir a los comerciantes del lugar una sensación de indefensión y, también, falta de respeto hacia ellos. Sentimiento que se intensifica cuando se hace mención a la extensión, en tiempo, que lleva la obra. Hecho que preocupa ya que, según los testimonios, se ve poco personal abocado a la tarea y en horas acotadas.

Tráfico peligroso
Cuando se consulta a los frentistas sobre cuál es el impacto que han recibido a partir de la realización de la ampliación, lo que primero refieren es el aumento de tráfico y la falta de espacio para estacionar. Este hecho redunda en la disminución de clientes, que prefieren ir a otros lugares donde pueden dejar sus vehículos sin peligro.
«El año que viene tenemos que entregar el terreno», aclaró Teresa Weinam dueña del vivero La Cabaña, quien agregó: «por eso hacemos la liquidación, pero la temporada gracias a la ruta fue un desastre», sentenció, resumiendo en su testimonio el pensamiento de sus vecinos.
«Desde que empezaron con la ruta sentimos la baja en los clientes, porque no tienen donde estacionar», indicó Weinamm y agregó: «Cada vez ampliaron más el camino de acceso y los mismos vehículos y nos hemos quedado solamente con la vereda».
La situación que describió la responsable de La Cabaña se repite a lo largo de Los Pioneros. En algunos tramos la situación se amortigua, pero es gracias a la actividad que desarrollaron los mismos vecinos, como en el caso de El Rápido. En la empresa, casualmente, se estaban desarrollando tareas de remodelación y por eso se pudo ceder espacio del terreno para dejar una playa de estacionamiento, en parte cubierta, que aliviana un poco el problema. «Es una obra que trajo una serie de trastornos e incomodaidades impensadas»,  señaló Juan Manuel Quse, gerente de El Rápido, quien especificó: «Se derivó todo el tránsito de la Ruta 22 sobre esto (colectora Los Pioneros) que ni siquiera tiene el rango de calle, sin ningún trabajo previo de preparación. En síntesis es una falta de respeto para todos los vecinos. Y lo digo, sabiendo que las mejoras pueden traer complicaciones, pero no esto».
En la misma línea, se expresó José Luis Digiglio, quien está al frente del lavadero de autos, Automundo: «A partir del primer mes de obra fue traumático, porque todo el desvío que hicieron sobre este tramo, que es una colectora, congestionó el tráfico».
La intensidad de la circulación generó otras consecuencias, como los piedrazos que suelen quebrar los vidrios de los locales y automóviles que están estacionados en las inmediaciones. Al respecto, los frentistas coinciden en la preocupación por la seguridad de las personas, ya que esos riesgos son imprevisibles y pueden traer peligrosos resultados.

Pérdidas económicas
«Los trabajos en la ruta nos han dejado con una merma de más del 60%», indicó Digiglio, quien vio como la clientela fue disminuyendo poco a poco. «El tema viene porque no hubo una previsión para que este fuera un lugar por el cual se pudiera transitar sin demasiados problemas».
Una de las dificultades que más ha afectado la actividad de Digiglio fue el hecho del mal manejo de los costados de la obra. Ello generó polvo, piedras e inundaciones que arruinan el trabajo del lavadero en forma inmediata. «Particularmente, después de la lluvia, que fue la peor circunstancia que tuvimos, porque no dejaron previsto el drenaje se hizo una pileta», explicó Digiglio.

Dejá tu comentario