El clima en Cipolletti

icon
28° Temp
31% Hum
LMCipolletti

Mejoras previas, después negociar tarifas

La empresa de ómnibus urbanos propuso incorporar nuevas unidades en procura de una suba del boleto. Pero la calidad del servicio debería estar garantizada desde antes.

Por OSCAR CARES LEIVA

La empresa responsable del transporte público urbano de pasajeros anunció esta semana que incorporará siete nuevos colectivos a su servicio, como parte de su propuesta para aumentar la tarifa del boleto en Cipolletti, que podría rondar los 3 pesos.
Las negociaciones con la Municipalidad están en marcha e incluyen otros ofrecimientos de mejora en las prestaciones, como la instalación en las unidades de modernas expendedoras de pasajes que incluyen un sofisticado sistema de seguimiento satelital.
Así como están planteadas las cosas, se podría hablar de un “toma y daca” en el que las partes discuten en la forma “te doy esto y me das aquello”,  lo que será un incremento en la locomoción local. Es decir, un nuevo sacudón al bolsillo.
Así lo consideraron, por ejemplo, lectores de la edición en línea de La Mañana de Cipolletti, que reaccionaron en forma airada ante la estrategia de la firma Pehuenche, concesionaria del servicio. El mismo día de su publicación se conocieron otras fuertes quejas de usuarios a través de algunas radios locales. El malestar de unos y otros es común y se basa en similar comprobación: las prestaciones serían malas.
La Municipalidad debería tenerlo en cuenta. Quienes utilizan este tipo de transporte no están conformes. Muchos de los vehículos están bastante viejos y no lucen, estéticamente hablando, nada bien. Pero el problema es más de fondo que meramente visual. Los exteriores, y algunos interiores, de las unidades no parecen de lo mejor y la puntualidad en las frecuencias suele dejar mucho que desear.
 
Argumentaciones
Desde la Municipalidad se ha hecho hincapié en los redoblados controles que realizan los inspectores municipales, especialmente dedicados a esta tarea, para hacer cumplir las obligaciones empresarias. Desde la empresa, en tanto, se afirma que en muchos de los recorridos los caminos son tan deplorables que no hay colectivo que aguante.
Sin embargo, la realidad es porfiada. Son muchos los vecinos que afirman que tienen que esperar hasta una hora, en cualquier día de la semana, para poder subirse a un ómnibus y llegar a destino. La dificultad se presenta, en particular, en ciertos ramales como el 2 por Alem, en que muchas veces se debe acudir a una gran paciencia.
En la comuna se sostiene que los controles no suelen deparar pruebas de retrasos significativos. La sensación entre quienes viajan suele ser diferente. Además, tanto como este hecho, molesta que el estado de los vehículos no resulte atractivo. Ante la necesidad y pese a las diferencias abultadas en términos de gasto económico, muchos optan por el taxi.
La firma y el municipio pueden argüir, aun así, que la actual tarifa, de 2 pesos, ya está desfasada en relación con los índices inflacionarios. Pueden acordar también en que algunos insumos del transporte son ahora difíciles de conseguir, como el indispensable gasoil. Están en condiciones, asimismo, de traer a colación la mayor incidencia que tienen y tendrán los salarios entre los componentes de la tarifa, por las paritarias abiertas en el sector.
No obstante, no se debe dejar de tener en cuenta que la calidad del servicio está en tela de juicio y que, si bien la empresa sufre, como todos, el embate de la inflación, también es cierto que el transporte público sigue estando subsidiado en Argentina, en proporciones que ayudan, sensiblemente, a mantener planchadas las tarifas.
La mejora del servicio debería ser, en este contexto, innegociable y no estar sujeta a las posibilidades de discusión que siempre abren las conversaciones por una suba del pasaje. En verdad, una prestación más acorde al sentir de los usuarios debería ser previa a toda otra especulación.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario