El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
23% Hum
LMCipolletti

Más tranquilidad en la zona ribereña

Luego de la crecida de los ríos Neuquén y Limay, el nivel del agua cedió y con él también bajó la preocupación de los vecinos. Sin embargo, la balsa continúa fuera de servicio y unos 20 pobladores de la Margen Sur tuvieron que ser trasladados en lancha.

En los barrios que se encuentran en las inmediaciones a los puentes carreteros que unen Cipolletti con la vecina provincia sólo hubo algunas filtraciones en los suelos.
 
La situación en las zonas ribereñas de Cipolletti está controlada, según lo informaron desde el área de Protección Civil de la Municipalidad.
Las crecidas en el caudal de los ríos Limay y Neuquén habían complicado la situación de una gran cantidad de familias de la Margen Sur, como así también, había llevado preocupación a los vecinos de los barrios Costa Norte, Costa Sur y Labraña.
En ese sentido, Jorge Obreque, coordinador operativo de Protección Civil, sostuvo que “la situación estuvo más tranquila; en lo que respecta al Limay, lo erogado continúa siendo de 1.200 centímetros cúbicos por segundo, mientras que en el Neuquén se pasó de 500 a 430, lo que mejoró las condiciones en la zona”.
Sin embargo, hasta que no baje definitivamente el nivel, la balsa de la Isla Jordán permanecerá fuera de servicio, por lo que los vecinos de la Margen Sur, o los que se quieran dirigir hacia ese sector de la ciudad, deberán hacerlo a través de una lancha dispuesta por el Municipio.
Obreque señaló que, entre niños que acudieron a las escuelas y adultos que necesitaron cruzar por distintas causas, ayer se trasportaron alrededor de 20 personas de uno a otro lado del río.
En tanto, el trabajador municipal recordó que “por el momento seguiremos realizando estos operativos de emergencia; según nos indicaron sería sólo por diez días, ya que la semana próxima el río volvería a su cauce normal”.
 
Vecinos del oeste
Con cada crecida del Neuquén, el temor vuelve a atrapar a los pobladores de la zona oeste de la ciudad, en el sector adyacente a los puentes carreteros.
En numerosas oportunidades, varias de las precarias casas que allí se emplazan sufrieron las consecuencias de la mayor erogación de agua.
En esta oportunidad, según informaron desde la Municipalidad, lo problemas no pasaron a mayores, sin llegar a perturbar a ninguno de los hogares.
Sin embargo, en muchas casas se perciben importantes filtraciones producto de la crecida del nivel del agua.
El coordinador operativo de Protección Civil explicó que, debido a la precariedad de algunas construcciones y a las condiciones no aptas del suelo, “es muy común este tipo de situaciones, que en muchos casos genera complicaciones en los pisos, ya que en su mayoría son de tierra”.
En tanto, dos familias que habitan en la Isla Jordán también se vieron amenazadas con el avance del agua. Para evitar que continuara ganando espacio, trabajadores municipales acudieron y levantaron un muro de contención.
“Algunos piden asistencia y nosotros acudimos, pero en esta oportunidad no hubo problemas importantes, aunque el río todavía no bajó y tendremos que mantenernos alerta”, sostuvo Obreque.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario