El clima en Cipolletti

icon
23° Temp
13% Hum
LMCipolletti

Manos que ayudan a un hospital olvidado

El viejo nosocomio de Cipolletti, en Fernández Oro y Sáenz Peña, está en un estado total de abandono, según denuncian trabajadores y pacientes. Ante esa situación, un grupo de vecinos se propuso mejorar las condiciones edilicias.

En el centro de salud se tratan pacientes oncológicos y se brindan cuidados paliativos a enfermos terminales.
 
El viejo Hospital de Cipolletti está atravesando una situación realmente preocupante, y así lo hicieron saber tanto profesionales que allí trabajan como también los pacientes que se acercan periódicamente a las instalaciones.
El edificio de Fernández Oro y Sáenz Peña muestra un gran abandono en la mayoría de sus instalaciones, por lo que desde la ONG Manos que Ayudan han resuelto tomar cartas en el asunto y comenzar a trabajar desinteresadamente para mejorar las condiciones edilicias.
En ese sentido, Noemí Bascur, integrante de la fundación, dijo que “es totalmente deprimente venir a atenderse en un lugar como éste, que se viene abajo, sin luz, totalmente sucio y con olor a cloaca”. Por esa razón es que un grupo de vecinos que integran Manos que Ayudan comenzaron a juntar fondos y a trabajar para reconvertir el lugar. En la actualidad se están llevando a cabo trabajos de limpieza y pintura, mientras que además se gestionó la ayuda del cuartel de Bomberos Voluntarios para que destapen el sistema de cloacas que generaba desbordes y malos olores en varios sectores del hospital.
En este edificio se atienden, diariamente, muchos pacientes oncológicos y de cuidados paliativos, quienes necesitan ciertas condiciones que, según profesionales de la salud, no se cumplen en el nosocomio.
“Cuando se construyó el nuevo hospital no se pensó en un sector para oncología ni para cuidados paliativos, y este edificio tampoco lo contempló en su origen, por lo que no se cuenta en la ciudad con lugares propicios para realizar esas tareas”, afirmó el médico oncológico Zenón Beguelín.
Además, personal hospitalario y pacientes pidieron la reincorporación de la trabajadora Verónica Jeldres, quien habría sido desplazada de sus funciones por la anterior gestión. “Era una persona que, además de su trabajo de índole administrativo, realizaba una tarea de contención fundamental para nuestros pacientes”, aseguró Beguelín.
 
Postales de la decadencia
Paredes rotas, techos descascarados que se caen, pasillos que hacen las veces de depósitos, malos olores e instalaciones eléctricas que no funcionan son algunas de las situaciones que los pacientes del hospital viven a diario.
Bascur, quien además de formar parte de la ONG es paciente oncológica del nosocomio, asegura que los atienden “en medio de la mugre y la basura, porque para las autoridades no somos nadie, no se preocupan por nosotros”. Esta afirmación la realizó en relación al anterior director del Hospital Pedro Moguillansky, Daniel Bergero, mientras que con respecto a la nueva directora, María Luz Riera, dijo: “Esperemos que cambie la situación, ya nos hemos reunido y nos atendió muy bien, se manifestó muy interesada por los trabajos que venimos realizando y la verdad que mostró una mejor predisposición que la anterior gestión”.
 
"Lugar tétrico"
“Acá vienen enfermos de cáncer y muchas personas que tienen enfermedades terminales que concurren con sus familias a cuidados paliativos; casos en los que las condiciones del edificio no son un dato menor, sino que atentan contra un buen tratamiento”, aseguró Daniel, uno de los enfermeros del área de cuidados paliativos.
Esta visión fue compartida por varios de los pacientes que calificaron al lugar como “tétrico”. Al respecto, aseguraron que “es realmente deprimente esperar una hora para que te atiendan en un lugar como este, sin luz, con calor en verano y frío en invierno”.
Sin embargo, otra de las opiniones que genera gran consenso entre pacientes y personal hospitalario es el de la gran calidad humana con la que se cuenta. “Si no fuera por la gente que trabaja acá, que es muy valiosa y lo hace muchas veces contra la corriente, esto ya se hubiese venido abajo”, aseguró una paciente.

La ONG gestiona colaboraciones

Desde la ONG Manos que Ayudan han gestionado, además, computadoras, algo que también brilla por su ausencia en el centro de salud. “Un empresario de la ciudad nos ha donado algunas máquinas que estaremos instalando en poco tiempo”, indicó Bascur.
Pero las necesidades son muchas y las manos que ayudan pocas, por lo que los autoconvocados piden colaboración a la población para poder tener un lugar digno en el que atender a los enfermos de la ciudad.
“Ahora, en marzo, vamos a hacer una peña en el Centro Cultural para recaudar fondos que serán destinados al hospital; nosotros pedimos ayuda a todos los que la puedan brindar, sea económica o con elementos como chapas para los techos, que no tenemos y por ahí entran ladrones a robar las drogas que hay adentro”, manifestaron.
Entre otras cosas, las gestiones y actividades para recaudar fondos tienen el objetivo de concretar la adquisición de 8 sillones oncológicos, sillas de ruedas, un negatoscopio, bastones, caminadores, colchonetas y una fotocopiadora.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario