El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
74% Hum
LMCipolletti

Malestar por fallo que benefició a policías de la Comisaría Cuarta

Según la sentencia del juicio a represores de la región, no existieron torturas en la unidad. Sí hubo condenas para jefes por privación de la libertad.

Los cuatro suboficiales que cumplieron funciones en la unidad céntrica fueron absueltos. 

Los cuatro suboficiales de la Policía rionegrina que cumplieron funciones en la Comisaría Cuarta en Cipolletti y estaban acusados de torturas fueron absueltos en forma unánime por el tribunal compuesto por Orlando Coscia, Eugenio Krom y Mariano Lozano, en la causa denominada “Escuelita II”.
Estas sentencias, al igual que otras vinculadas a represores que actuaron en la vecina provincia, generaron mucho malestar e indignación en víctimas, familiares, integrantes de organizaciones sociales y de derechos humanos.
Sí el Tribunal consideró a Antonio Alberto Camarelli, por entonces jefe de la Comisaría 24, responsable de asociación ilícita y partícipe necesario de los delitos de privación ilegal de la libertad, agravada por el empleo de violencia.
Fue condenado a la pena de 10 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua.
Los jueces entendieron que Camarelli debe ser absuelto de la aplicación de tormentos psíquicos y físicos agravado.
A Gustavo Vitón, quien el 24 de marzo fue designado como interventor militar en la comisaría de Cipolletti, el Tribunal lo sentenció a 8 años de prisión, entre otros cargos, por asociación ilícita y partícipe necesario de los delitos de privación ilegal de la libertad agravada por el empleo de violencia.
En tanto, el oficial subayudante de Inteligencia de la Policía, Miguel Ángel Quiñones, fue hallado culpable de los delitos calificados como privación ilegal de la libertad agravada por el empleo de violencia y privación ilegítima de la libertad agravada por el empleo de amenazas. Recibió una pena de 6 años y medio de prisión.
Por su parte, el Tribunal absolvió a los policías Gerónimo Huircain, Oscar Del Magro, Julio Villalobo y Saturnino Martínez.
Los magistrados consideraron que la prueba colectada en la investigación de la causa no resulta concluyente para probar sus conductas penales.
 
“No había ningún dato”
Cuando el presidente del Tribunal mencionó la absolución a del Magro, el abogado defensor Rodolfo Ponce de León apretó fuerte el puño de su mano derecha en señal de festejo. “Cuando comencé esta defensa me dije a mí mismo que no iba a defender a un torturador, que lo iba a defender con la íntima convicción de que Del Magro era inocente, que lo defendía porque era un amigo y un compañero. Bueno, sigue siendo amigo, sigue siendo compañero y pudimos probar que era inocente”, contó. 
El abogado tomó la absolución de los policías de Río Negro como una “revancha” porque “desde la primera audiencia de este juicio afirmé que la Comisaría 24 de Cipolletti no había sido un centro clandestino de detención”.
“No había ningún dato que indicara eso”, señaló. Si bien Antonio Camarelli fue condenado a 10 años de prisión, “lo fue por los casos que lo relacionan con los torturados de La Escuelita”, aclaró.
Volvió a identificar a Contreras y Sotto como “falsas víctimas y los pasaron a la justicia común por falso testimonio”.
Criticó a las querellas que “trabajaron mal en términos de práctica penal y en algunos casos sólo agregaron consignas políticas”. “Lo principal es probar las acusaciones”, agregó.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario