El clima en Cipolletti

icon
Temp
66% Hum
LMCipolletti

Lucha por la salud de un niño

Se llama José, tiene 9 años y es wichi . Nunca salió de su comunidad, en el Chaco, y llegó Cipolletti buscando cura.

Una enfermedad que se le manifiesta en la piel lo aqueja desde hace tiempo. Hugo Escobar lo trajo consigo para ayudarlo.

La colaboración de muchos vecinos hizo posible que un grupo de excombatientes de Malvinas, con Hugo Escobar como vocero y representante de la radio Puerto Argentino, pudieran llegar al El  Impenetrable, en el Chaco, con 26.000 kilos de comida. Un colectivo que quedó chico partió para llevar apoyo a las comunidades Wichis, Tobas y Chorotes, que habitan en las orillas del Río Pilcomayo. Pero el destino le puso a la comitiva solidaria un  reto muy importante para su regreso. Con ellos arribó a Cipolletti un niño llamado José, un pequeño de 9 años, que posee una extraña enfermedad. Está entre nosotros para encontrar una cura, algo que en su comunidad resultaría muy difícil.
«Lo conocí cuando tenía cuatro años», explicó Escobar. «Ya se le notaba que tenía manchas. En ese momento, les dije que teníamos que hacer algo, mandarlo a Buenos Aires para que no ponga mal. Pero empeoró», señaló.
El ex combatiente trajo consigo también al padre del pequeño. Su nombre es Juan y llegó en calidad de acompañante y, tal vez, encuentre el remedio para su propia enfermedad: el alcoholismo.
José y Juan son dos historias de un pueblo autóctono. Dos vidas que dependen de la buena voluntad de un grupo de personas que intentan, con la solidaridad, doblegar la indiferencia.

Adaptaciones

No es la primera vez que se intenta que José pueda acceder a un tratamiento. El año pasado Escobar había buscado la forma de traerlo a Cipolletti, pero la intervención de una jueza lo impidió.
Esta vez, fue posible brindarle una oportunidad al pequeño gracias a que los caciques de la tribu confiaron en el ex combatiente, quien también trajo consigo al progenitor.
Desde que se encuentra en nuestra ciudad, José ha visto su vida cambiada. La cotidianeidad del monte dista mucho del movimiento cipoleño. Pasó de vivir en la precariedad y suciedad de una choza a una estructura con habitación propia, donde la higiene y la comida son algo habitual.
Pero las modificaciones no son fáciles de asumir, tanto para el padre como para el hijo, quienes apenas balbucean castellano. La higiene es un hábito difícil de sostener en la comunidad Wichi, es por eso que la tarea de Escobar es importantísima. «Lo baño todos los días con jabón blanco», explicó. Luego aclaró: «Es para evitar que se infecte. No se sabe si es soriasis o sarna muy avanzada».
Hoy es un día clave, al pequeño wichi le extraerán un trozo de su piel para realizarle una biopsia, cuyos resultados estarán la próxima semana. «La enfermedad le avanzó hasta el pupo», indicó Escobar, quien no ocultó su emotividad. «Si no le encontramos la solución acá, lo vamos a llevar a Buenos Aires. Entre los oyentes y los vecinos seguro que lo vamos a poder ayudar», afirmó.
Paralelamente, Juan también da su batalla contra el alcohol. Lucha difícil, pero que está dando gracias a la compañía permanente.
Mientras se espera una respuesta, tanto a José como a Juan necesitan ropa, quienes deseen colaborar  pueden comunicarse con la radio Puerto Argentino.

Dejá tu comentario