Los turistas dejan un mar de basura en Las Grutas

Son pocos los que llevan sus residuos hasta los cestos.

La multitud de veraneantes que disfruta de la playa de Las Grutas deja diariamente una enorme cantidad de basura, un problema que parece no tener solución y que perdura por la desaprensión de la mayoría de los visitantes. Quienes se llevan sus propios desperdicios, como se pide desde el Municipio, son minoría.

Botellas –de plástico y vidrio-, tapas, chapitas, bolsas de nylon, papeles, palitos de helados y miles de puchos es lo que aparece tirado en la arena y en los cestos que se ubican en los sectores más concurridos de la playa.

Te puede interesar...

Pero pese a la desconsideración todas las mañanas la costa luce aseada, aunque con el correr de las horas asome dispersa la suciedad.

Sucede que apenas despunta el día un equipo de jóvenes se encarga de limpiar desde la Primera a la Séptima Bajada. Es cuando la mayor cantidad de residuos encuentran. Después, a lo largo del día, repasan el sector para levantar lo que se va produciendo y evitar desbordes.

150 bolsas de residuos se llevan los recolectores

José García destaca que todos los días extraen hasta 150 bolsas tipo consorcio repletas de desechos que quedan en la arena. Muy posiblemente, el mar se lleva otros tantos. Los turistas son muy descuidados con la playa

La tarea de recolección la efectúa, como en las últimas temporadas, la empresa TSB, y tiene como responsable a José Luis García, un vecino de San Antonio que con años de experiencia logró implementar un mecanismo aceitado. “Tiran de todo lo que te imagines”, destaca el encargado. Fuera de lo usual enumera: profilácticos usados, protectores femeninos, ojotas y hasta ropa interior.

A él le molestan los envases de vidrio. “Eso me pone loco. En qué cabeza cabe dejar una botella en la playa. Porque el borrachito la tira, el loquito la rompe y el inocente se lastima”, explica.

Recordó que el 1 de enero fue el día más crítico, porque encontraron una gran cantidad de vidrios rotos entre la arena. De hecho, remarcó que en los alrededores de los paradores debieron pasar rastrillos.

El operativo matutino, el más importante, lo realizan con tres vehículos con los que recorren la playa. Poco antes del mediodía repasan el tramo. A las 15 se renueva el equipo que realiza otro repaso.

Todo lo recolectado lo trasladan en carros hasta un camión compactador del Municipio.

El basurero de los paradores

El horario más complicado

Llamativamente, la mayor cantidad de basura se junta de noche. La existencia de paradores que funcionan como boliches es una de las razones.

Desechos peligrosos

Además de vasos plásticos y colillas de cigarrillo, la playa amanece cubierta de botellas de vidrio que resultan muy peligrosas, ya que se rompen y quedan semienterradas.

LEÉ MÁS

Por el momento, el femicida de Bariloche no será imputado debido a su delicado estado de salud

Le perdieron una encomienda y ahora tendrán que pagarle $8 mil

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario