El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
22% Hum
LMCipolletti

Los pilares del último gran campeón

Homann, desde el banco, Vázquez en el arco y el capitán Parra analizaron al Cipolletti que se consagró campeón por 26ª vez en la Liga Deportiva Confluencia. Una formación joven con mucha proyección.

Henry Homann está feliz. La frase marca registrada por parte de Juan Román Riquelme no podría ser más descriptiva con el estado de ánimo del técnico de Cipolletti, campeón de la Liga Deportiva Confluencia en primera división después de 6 años de sequía.
El Ruso podría tener tranquilamente su cama en La Visera porque es una persona apasionada y enamorada por el club que lo catapultó a todo. Aún después del sinsabor por el mal paso dado en el Torneo Argentino A 2005/06, la relación entre ambos no corrió peligro.
Discutió con otros actores: periodismo, dirigentes, algunos jugadores, pero jamás contra la camiseta. Por eso, en este momento de júbilo deportivo disfruta tanto.
Fue el hacedor de un equipo que se armó a su gusto acompañado por Ubaldo Tribunsky en la parte física. Fue artífice del regreso de Alexander Vázquez (arquero) a la institución, puso su interés en Alejandro Ortiz (delantero de Huergo), Maximiliano Badilla (defensor de Argentinos del Norte) y Pablo Salazar (mediocampista de Catriel) y miró hacia abajo, en inferiores, para promover a los Valentín Perales, Emmanuel Díaz, Octavio Giménez y Pablo Mellado, sólo por nombrar algunos de los de mayor proyección futbolística en el corto plazo.
“Es un grupo muy joven. La dupla central está compuesta por uno de 16 (Perales) y otro de 18 años (Leandro Villablanca), son riesgos que otros no toman, pero el objetivo nuestro es sacar buenos valores para el Torneo Argentino”, explicó.
Consciente de la renovación que se avecina, la alegría por su primera vuelta olímpica en condición de DT se acabará pronto, ya piensa en un recambio importante de nombres, con muchos integrantes de la tercera división campeona de manera invicta, nutriendo en el Clausura a la primera división liguista.
“Existirá una renovación sí. A muchos de estos chicos se los lleva Rogger Morales y todos queremos que se afiancen en el Argentino. Para eso estamos, no hay mejor premio que eso”, reconoció con gratitud.
Pese a que cualquier certamen se juega con la mentalidad de ganarlo, el proyecto no es ese. “Si hacemos las cosas bien, el Club ganará más Ligas porque hay buenos jugadores. Deben demostrar ellos, cada vez con menor edad, condiciones y personalidad en primera división”, bajó como línea general para los años que se vienen en cuanto al trabajo.

Leonardo Parra capitaneó al joven grupo de Cipolletti que acaba de ser campeón del Apertura con la carga emocional que implica haber sido un hincha del tablón hasta hace pocos años.
Su historia se asemeja a la de la mayoría de los chicos nacidos en esta ciudad que logran llegar a primera, escuchando y conociendo épicas historias deportivas nacionales del Albinegro que los llevan a querer la camiseta que defienden.
Con 20 años y un puñado de partidos disputados en el Torneo Argentino A, el marcador lateral derecho sabe que está en la antesala de dar un salto deportivo significativo en su búsqueda por ser profesional.
Es uno de los integrantes de la famosa segunda línea del equipo superior que apuntalarán la campaña de ascenso a partir del mes de agosto. Será el relevo inmediato de Mariano Figueroa como “4”. Y se va campeón de la etapa formativa.
“Fue lindo llevar la cinta de un equipo que cortó la sequía de 6 años en la Confluencia. Somos todos muy jóvenes, pero el grupo sabe lo que quiere. Todos soñamos con irnos al plantel superior”, dijo el marcador que inició su recorrido en la escuelita del Círculo Italiano.
Desde el lunes estará entrenando con Rogger Morales y su cuerpo técnico. Henry Homann ya casi no lo imagina en la competencia doméstica, pese a que se trata de un valor que aún tiene mucho por incorporar a su manual personal.
El técnico ha sido importante en el mensaje que trató de incorporarle. La trascendencia de ser un buen profesional y estar dispuesto a escuchar para jugar todos los días un poquito mejor fue la conversación más repetida entre H.H.H. y Parra.
“Fue el ‘Ruso’ (Homann) quien más ha confiado en mí. Él me subió a los 17 años y después de tres temporadas pasa esto, ya habiendo entrenado y jugado con los más grandes. Estoy muy contento”, resumió el jugador.
De pocas palabras ante los micrófonos, su liderazgo de primera división se plasmó en la cantidad de minutos disputados durante el Apertura, los goles marcados en la campaña y sus ganas de superarse.
“Es raro con 20 años ser uno de los más grandes, pero me siento orgulloso de haber jugado y ganado con mis compañeros. Es un lindo grupo y terminamos armando un muy buen equipo”, cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario