El clima en Cipolletti

icon
Temp
51% Hum
LMCipolletti

Los abusos marcan la agenda de juicios

En lo que va del año hubo 18 procesos por violaciones y este mes hay previstos otros siete. En la mayoría de los casos, los acusados fueron condenados recibiendo penas de entre 3 y 33 años de cárcel.

En Tribunales aseguran que hay numerosas denuncias, algunas falsas, pero que a pesar de ello muchos hechos no son expuestos.

Un total de 18 juicios orales por abuso sexual se han llevado adelante en lo que va del año en las Cámaras Criminales de esta ciudad. De la información brindada por la Justicia se desprende que en su mayoría los imputados fueron condenados, la mitad conocía a sus víctimas y que no existen casos en los que se haya realizado un proceso abreviado, modalidad utilizada cuando el acusado acepta su responsabilidad en el hecho y se acuerda una pena. Tampoco hay registro de que se haya otorgado una probation como condena. Las estadísticas demuestran que hay predominio de los debates por este delito por sobre otros ilícitos.
La frase “entran por una puerta y salen por otra” queda completamente desajustada a la realidad que se vive hoy en los Tribunales cipoleños. Las cifras demuestran lo contrario y afirman que un gran número de denuncias por esta clase de hechos llegan a juicio y quienes son acusados terminan tras las rejas.
De los 18 debates realizados hasta fines de septiembre de 2013, el 90 por ciento de los acusados fueron encontrados culpables. Las penas son tan variadas que oscilan entre los 3 y los 33 años de prisión. Del total de los imputados fueron condenados 16 y 13 de ellos ya se encuentran cumpliendo su sentencia. Los tres restantes están en libertad ya que la pena a la que fueron sentenciados es excarcelable. 
El número de procesos concretados es sólo un porcentaje de los presuntos delitos denunciados. Se han registrado casos de falsas acusaciones que, según  comentaron funcionarios judiciales, no prosperaron ya que las supuestas víctimas terminaron por retirarlas antes que  el expediente siga su curso. “Ellas solas piden que la causa sea cerrada y no regresan. Pero en los hechos que son reales no proponemos en ningún caso que se realicen juicios abreviado al considerar que es un delito muy grave y para la víctima es importante que su agresor sea condenado”, afirmó una fuente judicial. Para octubre la Cámara Segunda tiene previstos otros cinco procesos por abusos de distinto grado y la Primera tiene planificados otros dos.
A la cantidad de debates y denuncias que se reciben cada año hay que sumarles las "cifras negras" que son los casos que ocurren, pero no son expuestos. No se descarta que haya un sinnúmero de mujeres que no se animan a denunciar por miedo a las represalias de sus agresores, temor a que no les crean o por vergüenza. En todos los casos, los profesionales recomiendan que se denuncien esta clase de delitos. Y el alto número de condenas, la mayoría fundadas en los dichos de las personas que los padecieron es un aliciente para que se atrevan a presentarse a la Justicia.
 
Casos polémicos
Dos episodios fueron los más resonantes este año. Uno fue el juicio que se realizó contra un padre acusado de abusar a sus tres hijas en el paraje Michi Michi. Con una de ellas hasta tuvo dos hijos. El hombre, ex agente penitenciario de la Policía Federal, fue sentenciado a 25 años de prisión. En la resolución, los jueces de la Cámara Segunda explicaron que el imputado no sólo violaba a sus hijas sino que también las mantenía cautivas en una habitación y por días no las dejaba comer. Las menores huyeron de su casa y al llegar a una comisaría de esta ciudad denunciaron el horror del que hacía años eran víctimas.
Otro de los hechos conocidos fue el que se realizó a fines de julio en contra de Diego Parra, de 22 años. El imputado fue juzgado por robar y abusar sexualmente de la dueña de un comercio que se encuentra sobre calle Brentana. En marzo de este año ya había enfrentado duros cargos, en Neuquén, por un hecho similar. Las penas fueron unificadas en un castigo de 33 años de prisión, pena que sienta un precedente en la zona.
 
Próximas audiencias
El miércoles será juzgado el joven que fue detenido luego de haber raptado a una niña de 7 años y que se sospecha que habría querido abusar de ella. La audiencia se hará en la Cámara Segunda a las 9.30. El hecho ocurrió el 31 de octubre de 2012 en el barrio Labraña.
La niña se encontraba esperando el transporte en el que iba a la escuela cuando fue sorprendida por el acusado, quien usando un cuchillo la amenazó y la llevó a su casa. La menor fue rescatada a los pocos minutos por un tío. La víctima y su agresor vivían a escasos 100 metros.
El viernes 25 se realizará la audiencia de unificación de penas que pesan contra el tristemente célebre ginecólogo Carlos Anzaldo. Sobre él recaen tres sentencias: dos a 10 años de prisión y una tercera de 3 años y seis meses.
Anzaldo era profesor de biología en un secundario de Cinco Saltos y aprovechaba esa situación para manipular a sus alumnas a quienes convencía para que asistan a su consultorio, donde finalmente abusaba de ellas. Ahora, el hombre se encuentra detenido en la cárcel cipoleña.

El último condenado está prófugo desde hace 15 días

Se trata de un hombre que llegó en libertad al juicio y, tras ser condenado, desapareció.
 
Desde hace 15 días un hombre que fue sentenciado a la pena de 10 años por haber abusado de su hijastro se encuentra prófugo de la Justicia. Hasta que fue juzgado y se conoció el fallo estuvo en libertad pero tras haber sido condenado debía presentarse en Tribunales y no lo hizo. La Policía fue a buscarlo a su casa en la localidad de Catriel y tampoco lo encontró. Desde entonces nada se sabe de él por lo que desde la Cámara Segunda se libró un pedido de captura. Se trata de un hombre de 33 años cuya identidad se mantiene bajo reserva por estricto pedido de la Justicia, que busca evitar que se conozca el nombre del menor violado. Sus iniciales son "D.A.".
El acusado fue llevado a juicio a mediados de julio. Su ex pareja lo denunció al regresar de un viaje familiar que hicieron a Puerto Madryn en febrero de 2009.
Según la denuncia que hizo la mujer, su ex marido abusó de su hijastro, que en ese momento tenía 7 años, mientras se duchaban.
Luego se supo que no había sido la primera vez ya que el niño terminó confesando que lo había hecho en reiteradas oportunidades en su casa, donde vivía el matrimonio con la hija que tenía en común y la víctima. Se lo penó por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal reiterado, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante, en concurso ideal con promoción a la corrupción de un menor de edad”.

Dejá tu comentario