El clima en Cipolletti

icon
Temp
53% Hum
LMCipolletti

Las Perlas: empeora el servicio eléctrico

El suministro se ve afectado por el alto consumo para la calefacción de los perlenses.

Los intensos fríos del otoño están ocasionando en Las Perlas serios inconvenientes en el suministro de la electricidad. Muchos de sus habitantes, sin posibilidad de otra fuente energética, acuden para hacer frente a las inclemencias al uso de estufas y calefactores eléctricos, con lo que se resiente el limitado servicio del lugar.
“La situación es muy preocupante”, manifestó ayer Néstor Padilla, uno de los referentes de la Coordinadora para el Desarrollo de la comunidad perlense.
El dirigente cuestionó el hecho de que hasta la actualidad no se haya resuelto aún el problema de qué firma se hace cargo de la distribución eléctrica en el poblado, lo que impide mejorar la calidad de vida de los vecinos.
Hasta ahora, la provisión está siendo asumida por la cooperativa neuquina CALF, que ha hecho las inversiones que sustentan el sistema eléctrico domiciliario. Sin embargo, el sector de Las Perlas sigue perteneciendo legalmente a la concesionaria Edersa, que no tiene presencia en el lugar. Según Padilla, “en 15 años de concesión, Edersa no ha invertido” en el paraje.
 
Riesgos domésticos
Las dificultades del precario servicio, al que una gran parte de la población está colgado en forma muy elemental, recargan las líneas y pueden provocar problemas en la tensión. Con ello, corren serio peligro los aparatos electrodomésticos, que pueden verse averiados. Lo más grave, sin embargo, son los riesgos de desperfectos que ocasionen cortocircuitos y, en el peor de los casos, incendios. “Las soluciones deben ser urgentes”, enfatizó el dirigente de la Coordinadora.
Recordó que el año pasado, durante una audiencia pública organizada por el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) se abordó el problema del suministro en Las Perlas y de “la falta de interés” de Edersa para asumir el compromiso que tenía por concesión. Pese a todo, todavía no se resuelve la situación ni se responde a las necesidades de la comunidad.
Los inconvenientes son múltiples. Y se complican por la carestía que tienen los combustibles para la calefacción y para la cocción de alimentos, como son la leña y el gas. En el caso de la leña, el valor del bin, cuyo contenido no dura más de una semana, está hoy en 200 a 250 pesos. La garrafa, si bien tiene un valor social de unos 25 pesos, utilizada con mucha frecuencia aumenta los gastos familiares por su reposición repetida.
Padilla dijo que en la Coordinadora calculan que, por año, la comunidad perlense no invierte menos de 1.000.000 de pesos en la provisión de leña y más de 700.000 en la de garrafas. Son números más que significativos y revelan la obligación del Estado de aportar más, en política y servicios, en el poblado.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario