El clima en Cipolletti

icon
Temp
48% Hum
LMCipolletti

La seguridad se debe abordar de manera integral y coordinada

Desde una óptica muy actual, junto con la participación ciudadana, la Policía, la Justicia, Acción Social y el Municipio deben estar involucrados directamente en la prevención del delito.

Por DANIEL BRUNO BORDIGNON

La seguridad ciudadana es un problema que se debe abordar y tratar en forma integral, es multidisciplinaria y por lo tanto se deben coordinar las tareas de los distintos actores que intervienen. Esto es fundamental una vez logrado el diagnóstico como resultado también de un relevamiento y lectura de los distintos sectores involucrados.
Las grandes patas con incumbencia directa en esta problemática, desde una óptica muy actual son la Policía, la Justicia, Acción Social, el Municipio, y la participación ciudadana.
Cada una de estas estructuras está conformada por subestructuras que atienden y apuntan a diferentes situaciones dentro de un mismo problema. Esta trama de actores es la que hay que coordinar para lograr una optimización de recursos y resultados. Se debe detectar puntualmente el tema a tratar, elaborar el diagnóstico lo más exacto posible, y en función de ello llevar a la práctica las acciones conjuntas y coordinadas entre todos.
Se puede poner como ejemplo el tratamiento que se le dio al tema de las motos en Cipolletti, en el que intervino el Municipio con Fiscalización, Juzgado de Faltas, Concejo Deliberante, Poder Judicial, Policía, Consejo de Seguridad y Juzgado de Paz.
Desde el consejo consideramos propio el abordaje de las causas del delito y no sólo de sus efectos. Esto requiere de una acción coordinada de todos los integrantes del cuerpo (clubes de servicios, deportivos, sindicatos, asociaciones profesionales, iglesias, universidades, escuelas, fundaciones), las que sumadas a los organismos municipales, de educación, justicia y salud, resultan fundamentales para el análisis y atención de la problemática.
Es primordial que los esfuerzos se aunen y no queden en acciones aisladas y dispersas.
 
Participación
Hay que crear una trama de participación ciudadana con consejos barriales de Prevención y Convivencia donde surgen los referentes de cada sector de la ciudad que, organizados, relevan sus propios problemas con un conocimiento real del entorno, lo que hace mucho más certera la aplicación de las acciones que definan. Éstos siempre trabajan con el Consejo de Seguridad Local, a los efectos que desde este último se canalicen las demandas hacia la estructura de incumbencia, sea esta municipal, provincial o nacional.
A su vez, históricamente se ha creído y actuado en función de que la seguridad es un tema para la Policía y la Justicia. Sin embargo, éstas actúan cuando el delito fue cometido y el delincuente ya es tal.
Para abordar el problema desde la prevención se tiene que trabajar en los distintos aspectos sociales que crean una situación de riesgo y de conflictos. La lectura de éstos la deben hacer los municipios como el reducto de escala ideal para relevar y trabajar.
También es fundamental que la Justicia genere un marco de disciplina, el castigo debe existir para el que cometió un delito. De no ser así, toda la tarea realizada en los sectores excluidos, en riesgo, de violencia, queda en un voluntarismo y se pierde.
En cuanto a la seguridad, a los derechos humanos hay que entenderlos como el derecho humano a vivir seguro. Si no se toma esto como concepto eje, no se le da un tratamiento igualitario al derecho humano y no se logra equilibrio.
 
 
Es fundamental que la Justicia genere un marco de disciplina, el castigo debe existir para el que cometió un delito.
 
 
El rol de la Policía
El policía es el único servidor público armado. En esto surge naturalmente la idea de capacitación. El agente debe recibir la mayor educación e instrucción posible desde su función pro-activa, tener claramente los objetivos de prevención y sus actos de represión con la mayor capacitación, con absoluto respeto de los derechos humanos.
Restablecer el vínculo policía-comunidad-vecino es uno de los objetivos que hay que plantearse. Esto se ha ido logrando paulatinamente con la participación de la fuerza en las reuniones barriales de vecinos y en el trabajo conjunto con el Consejo de Seguridad Ciudadana.
Ahora, desde Provincia tiene que bajar una política de optimización de los recursos humanos de la Policía, destinando a los efectivos a tareas de prevención y quitándolos de tareas administrativas, tareas a la Justicia (notificaciones), puestos fijos, adecuación de tareas, edad de jubilación, y muchos otros aspectos en los que se puede prescindir de la Policía.
En esta nueva etapa que se inicia a nivel provincial con un nuevo rumbo en la Jefatura, consideramos que sería oportuno lograr un mayor equipamiento policial, en especial en la flota y la adquisición de un sistema de comunicaciones encriptado, que no pueda ser intervenido por extraños en el uso de su frecuencia y permita una más eficiente labor de prevención del delito. 
 
(*) Presidente del Consejo de Seguridad Ciudadana de Cipolletti.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario