El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
32% Hum
LMCipolletti

La otra lucha contra el alcohol

Mientras sectores de la comuna buscan bajar el consumo, GIA trabaja para recuperar a quienes sufren adicción.

Desde este año, el Grupo Institucional de Alcoholismo fue integrado a los programas de prevención de Acción Social.

En Cipolletti se consumen unos seis millones de litros de bebidas alcohólicas por año. Una cifra que representa la peligrosa relación con el alcohol que puede darse con gran frecuencia en las personas.
Teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad que suele ser negada por quien la padece y hasta por su entorno, es importante el trabajo de prevención y de recuperación de aquellos que tienen problemas con el alcohol. A través de la coordinación de la comuna, el Grupo Institucional de Alcoholismo (GIA) desarrolla esa tarea.
Quien padece alcoholismo debilita considerablemente los vínculos sociales, cuando éstos no son rotos. También se da un aislamiento de su familia, amigos, vecinos y compañeros de trabajo. Frente a esta situación de soledad, los grupos terapéuticos, de los que también participan familiares y amigos, representan para el enfermo una posibilidad de recuperación. En ellos se hace hincapié en la identidad de la persona, en su historia de vida como una forma de romper con los estigmas sociales y recuperar una estima devaluada por la situación y, de la mano, el derecho a la salud como cualquier otra persona enferma.
Ésas son algunas de las premisas de GIA, donde se desarrollan tareas de asistencia, prevención, rehabilitación y promoción de la salud en relación al alcoholismo y funciona como uno de los complementos de las medidas de control en el expendio de bebidas con alcohol que se vienen impulsando desde otras áreas del municipio.
«Es necesario destacar el grupo como herramienta de rehabilitación de una institución pública» aseguró Mónica Pereira, licenciada en Servicio Social y Psicóloga Social, que coordina el equipo de trabajo dependiente de la secretaría de Acción Social.
Quien se acerque a pedir ayuda, ya sea de forma individual o concurriendo a las reuniones, puede ser el afectado directo, un familiar, vecino o amigo.
«Lo importante es aprovechar cada oportunidad que se presenta porque tal vez esa persona no vuelva», explican desde GIA, por eso se activa un mecanismo rápido de inclusión de cada nuevo caso.

Historia

El equipo se encuentra en plena etapa de difusión de la propuesta y coordinación de los trabajos, de estrategias para captar a la población en riesgo, aunque los encuentros grupales se desarrollan desde hace tiempo.  El programa nació hace muchos años, pero que por motivos varios fue disminuyendo su actividad hasta que tres años atrás un grupo de pacientes, familiares y colaboradores decidieron reflotarlo. Este año, el municipio le dio un renovado impulso y lo sumó a sus programas de prevención social.

La enfermedad llega a los jóvenes


GIA recibe muchas consultas de menores de 30 años.

Uno de las situaciones con las que se ha encontrado el equipo de trabajo en esta nueva etapa es una gran cantidad de las consultas son efectuadas por jóvenes que no superan los treinta años.
En estos casos, es muy difícil que se integren al grupo terapéutico ya que la práctica de beber alcohol no es percibida como un problema, sino que está sumamente naturalizada. Es por esto que se trabaja en la elaboración de una propuesta destinada los jóvenes, que contemple sus necesidades y características.
Muchos de ellos todavía se encuentran en un período de consumo excesivo que los llevará directamente al alcoholismo, pero piensan que «lo pueden manejar». Además, está más asociado a la búsqueda directa del efecto farmacológico que a cuestiones de placer relacionadas con un rito de iniciación. A la vez, la ingesta de alcohol se vincula con la construcción de la identidad de los jóvenes ya que actúa como un facilitador en el ingreso a ciertos espacios y relaciones.


¿Qué es el alcoholismo?

Origina una dependencia de la ingesta tanto física como psicológica.

El alcoholismo es una enfermedad multicausal que deriva de un largo proceso de ingesta sostenida de alcohol con recurrencia de períodos cortos de suspensión que pueden ser de una semana o días, dependiendo de cada persona.
Algunas personas que lo padecen organizan su vida alrededor del alcohol, acomodando horarios y planificando momentos a cualquier hora del día para poder beber.  Esto genera dependencia física y psicológica. También genera daños orgánicos, por lo que se solicita a quienes se acercan por primera vez que efectúen una consulta médica. El grupo GIA trabaja junto al hospital, derivando a consultas médicas en el centro de salud local a todas las personas que se presentan para iniciar un tratamiento para revertir la dependencia del consumo de alcohol.
Para Pereira, «el alcoholismo es una de los principales problemas de la salud pública» por lo que es importante abordarlo en el marco de una institución que colabore en dejar de ocultarla.

¿Dónde acudir?

«GIA» funciona en el primer piso de la Delegación municipal Zona Norte, ubicada en Arenales 345. Los días de atención son lunes, miércoles y viernes, de 8 a 13. En esos horarios se recomienda realizar el primer acercamiento al grupo, sea el paciente, un familiar o amigo quien se presente, ya que son reunines individuales.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario