El clima en Cipolletti

icon
18° Temp
58% Hum
LMCipolletti

La medalla a la pasión por vivir

Patricia Woudwijh representó a Argentina en el Mundial para Atletas Trasplantados en Australia. Regresó con cientos de recuerdos y lucha por la donación de órganos.

Tiene 43 años, compitió en natación y ha superado muchos obstáculos en su vida. Su sueño es repetir la experiencia en Suecia 2011.

Compitió con la bandera argentina, pero su principal objetivo fue llevar a lo más alto a la bandera de lo importante que significa donar órganos. Patricia Alejandra Woudwijh regresó a la ciudad con la satisfacción de haber vivido una experiencia única: participó del Mundial para Atletas Trasplantados que se realizó en Gold Coast, Australia. Más de 2.500 personas de todo el mundo compartieron deportes, sonrisas, amistad y esperanzas.
Patricia, nacida hace 43 años en Germania (Buenos Aires), pero radicada hace 27 años en Cipolletti, estuvo compitiendo en natación. Logró el cuarto lugar en 100 metros libres, la sexta en los 50 y consiguió la tercera ubicación en 400, pero fue desclasificada por un supuesto movimiento en el cubo de largada. El resultado quedó a un costado cuando se dio cuenta que estaba dando un nuevo paso en una vida que le ha colocado muchos escollos, pero los cuales ha superado con esfuerzo propio y la ayuda de sus familiares. Su esposo estuvo con ella en Australia y su hija estuvo atenta desde Cipolletti con cada noticia que pudo saber de mamá.
«Regresé con grandes recuerdos. Por supuesto que uno siempre quiere regresar con una medalla, pero me quedó con una experiencia emotiva y muy linda. Ver a miles de personas de todo el mundo disfrutar de todo el certamen fue algo espectacular. La apertura, las banderas, el paso de unos 20 chicos de Australia de entre 5 y 17 años que ya han pasado por trasplantes fue algo intenso y fuerte. Creo que la idea que uno puede transmitir de todo lo vivido es que hay generar conciencia sobre la importancia de la donación de órganos», recordó con emoción la nadadora que ya tiene su mente puesta en poder llegar al Mundial de Suecia 2011.
Un trasplante de hígado a los 8 años, una hepatitis que apareció 6 años después, las afecciones, los controles y hasta algún categórico dictamen médico no pudieron bajarle los brazos a su ilusión de vivir y hacer el esfuerzo poder cumplir con sus objetivos. El nacimiento de su hija y el poder practicar deportes son resultado de su espíritu inquebrantable de lucha. «Fueron muchos momentos duros, pero la luché contra todo lo que me decían y bueno…acá estamos», contó con pausas provocadas por un nudo en la garganta que no le dio lugar a las lágrimas.
Woudwijh practicó paddle, equitación y un curso para instructora de gimnasia hasta llegar a la natación en 2006. La participación en algunas competencias en la región, sus entrenamientos en la pileta del club Cipolletti con el profesor Marcelo Ramírez y su interés por seguir progresando la llevaron al Latinoamericano que se realizó en el Cenard. «Me enteré por un afiche que estaba en el hospital y pensé internamente que quería estar allí», afirmó.  
Ahora es tiempo de descanso por unos días y luego habrá regreso a la pileta para pensar en competencias en General Roca, el Cruce de los Lagos y otra chance de seguir avanzando para apostar por la vida. «Quizás las personas trasplantadas disfrutamos más del día y sentimos que lo que no hacemos es tiempo perdido. No es ansiedad, pero sí ganas de disfrutar mucho de cada cosas. Por lo menos así lo vivo y siento yo», concluyó Patricia, quien ya tiene hace mucho tiempo ganada una medalla que no da ningún torneo: la de pelear por la vida con fuerzas y siempre una sonrisa.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario