El clima en Cipolletti

icon
30° Temp
13% Hum
LMCipolletti

La conmovedora historia de Mario

En 2007 salió del cuartel de bomberos por un incendio en la toma San Sebastián B. El siniestro era en su hogar y murieron su mujer y su beba. Ahora recibió una casa en DVN y trata de volver a empezar.

En su nueva vivienda, Mario Díaz vive con su hija de tres años. "A veces es difícil poder sobrellevar todo lo que me pasó, pero se puede", contó el bombero.

El 8 de marzo de 2007 la vida del bombero voluntario Mario Díaz cambiaría de forma drástica.
Pasada la medianoche, se dirigió al cuartel ubicado en la calle Libertad, entre Avenida Alem y 9 de Julio de esta ciudad, para cumplir con sus tareas. Alrededor de una hora después, en la sede recibieron la alarma de un incendio, por lo que una autobomba salió raudamente con dirección al noreste de la ciudad. Más precisamente al asentamiento San Sebastián B. Cuando llegaron a una precaria vivienda de madera que ardía bajo las llamas, Mario se dio cuenta de que se trataba de su hogar y que allí dentro se encontraba su compañera María José Sosa, de 19 años, y su hija Loreley, de tan sólo 8 meses. Lamentablemente ambas perdieron la vida, y la ida de ellas dejó un profundo dolor en un bombero que nunca imaginó la desgracia que le depararía el destino en una noche de trabajo en el cuartel.
 
Una nueva historia
Hoy, cuatro años después, Mario trata de reconstruir su vida, con una nueva vivienda que le fue entregada la semana pasada, en la zona del Distrito Vecinal Noreste. Allí vive con su hija Elunai, de tres años de edad.
“A veces es difícil poder sobrellevar todo lo que me pasó, pero se puede; yo gracias a Dios superé todo, por eso siempre digo que hay que pelear en la vida, no bajar nunca los brazos”, señaló Mario.
Claro está que el trágico accidente en el que perdió a sus seres queridos hizo mella en su personalidad, pero hoy, con 28 años, ha sabido forjar una nueva vida llena de ilusiones y proyectos. “Ahora estoy pintando la habitación de mi hijita de violeta, porque le gusta ese color y está re contenta con la casa nueva”, aseguró.
Mario, además de desempeñarse como bombero, trabaja como obrero constructor para poder mantener sus gastos y los de Elunai.
“Me gustan las dos cosas, tanto mi trabajo de albañil como el de bombero, pero en el cuartel me siento realmente a gusto, porque es como mi segunda casa, mi segunda familia; cuando uno se pelea con su mujer, o tiene algún problema, va a dormir al cuartel y siempre hay alguien en la misma situación”, señaló Mario.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario