El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
50% Hum
LMCipolletti

Jury a Iribarren: posponen alegatos

Los consejeros pasaron a un cuarto intermedio, hasta el lunes 26, el proceso en el que se acusa al juez roquense por mal desempeño en el primer Triple Crimen de Cipolletti, ocurrido en 1997.

Ayer pasaron por el banquillo dos testigos propuestos por las partes.

Más allá de las expectativas que se habían generado en torno a la exposición de los alegatos, el Tribunal que juzga al magistrado roquense Pablo Iribarren resolvió ayer pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo 26 de marzo.
El trabajo en la tercera audiencia se limitó a escuchar a dos de los testigos propuestos por las partes: el abogado Néstor Mario Álvarez y el juez Horacio Alberto Sevilla. Ambos brindaron detalles accesorios sobre la investigación que rodeó al primer Triple Crimen, pero igualmente dejaron reflejadas las múltiples irregularidades cometidas por la Policía provincial, la Justicia y el poder político.
En el caso del primero, fue el representante legal de una mujer ligada a uno de los sospechosos iniciales del asesinato de las hermanas González y Verónica Villar. De acuerdo a sus manifestaciones, su clienta había sido señalada como la autora de un llamado telefónico que derivó en el allanamiento a la vivienda de Hilario Sepúlveda, quien se tiroteó con un uniformado en la zona de hornos de Cipolletti. Sobre este incidente, ya se había referido un día antes Iribarren, quien había acusado al ex jefe de la Policía rionegrina, Víctor Cufré, de intentar transformarlo a Sepúlveda en chivo expiatorio del Triple Crimen.
 
Mensaje mafioso
Álvarez también mencionó el salvaje asesinato del testigo Carlos Aravena, quien fue hallado con la cabeza y un brazo cortados. En consonancia con el comisario retirado Luis Vacas, puntualizó que se trató de un claro mensaje mafioso. Finalmente, comentó la presentación de una denuncia ante el juez roquense Rubén Norris que no prosperó.
En cuanto al testigo Sevilla, integrante de una Cámara Laboral, su aporte tuvo que ver con el sumario realizado al médico forense Ismael Hamdan. Su declaración fue otra de las tantas que mostró los manejos irregulares que impidieron esclarecer el Triple Crimen. De manera concreta, el magistrado resaltó que Hamdan no había cometido ningún error en las pericias y que los cuestionamientos sobre su tarea tenían un trasfondo político.
Así, en este marco, se cerró la tercera jornada del jury contra Iribarren. Aunque ya el martes se había deslizado en los pasillos de la Ciudad Judicial una probable suspensión de la lectura de los alegatos, recién ayer fue confirmada y se anticipó que en la reapertura del jury serán escuchadas unas grabaciones en casete logradas por el juez de Instrucción mediante intervenciones a distintos teléfonos. Este trámite tiene vinculación directa con un pedido de los abogados defensores Oscar Pineda y Maximiliano Rusconi.
 
¿Habrá alegatos?
Ahora y tras un nuevo cuarto intermedio, se abre la incógnita de si el jury se clausurará efectivamente el 26 de marzo con la acusación impulsada por la procuradora Liliana Piccinini y la defensa de los representantes legales del imputado. Hay testigos que no pasaron en las tres jornadas de audiencias y si las partes los requirieran, podrían ser convocados.
Anteayer, los defensores desistieron de reclamar la presencia del sargento retirado de la Policía rionegrina Miguel Chandía, mientras que restaría la presentación de testigos que aparecen en el listado original como Gustavo Palmieri y Edgardo Albrieu. En el caso del actual legislador Bautista Mendioroz, se determinó que se incorporara su declaración por pliego y existe la posibilidad de escuchar al testigo Rodolfo Artese mediante una llamada vía Internet (utilizando el sistema de Skype).
Superada la etapa de alegatos, que podría extenderse por varias horas, el Consejo de la Magistratura tendrá cinco días para expedirse.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario