El clima en Cipolletti

icon
Temp
58% Hum
LMCipolletti

Hubo libertad para transitar

Efectivos policiales se apostaron muy temprano en aquellos lugares donde hubo piquetes y aseguraron la normal circulación de vehículos.

Hubo algunos momentos de tensión por discusiones y algún forcejeo, pero finalmente prevaleció la calma.

La prevención y la persuasión efectuada por la Policía de Río Negro en la zona de los puentes carreteros permitió evitar, sin acudir a la violencia, que los trabajadores agremiados en UATRE volvieran a interrumpir ayer la circulación vehicular entre Cipolletti y Neuquén. Los varios miles de personas -unos 30.000 rodados- que a diario pasan por el sector, tuvieron una jornada casi sin demoras y pocos sobresaltos.
La presencia intimidatoria de los efectivos, bien pertrechados y con la orden de disuadir por la fuerza si era necesario, resultó suficiente para que el fluido tránsito de las Rutas Nacionales 22 y 151, que confluye en los puentes, estuviera garantizado en una jornada en que la lluvia y el frío se hicieron sentir con intensidad.
Y claro que hubo tensión, nerviosismo y hasta algún forcejeo que, por fortuna, no pasó a mayores. Sin embargo, prevaleció la cordura y, como saldo, las comunicaciones terrestres en este sector neurálgico de la región, pudieron desarrollarse casi en plena normalidad.

Caminando por la ruta

El momento más dramático se vivió ya pasado el mediodía cuando los trabajadores rurales, que rondaban el medio centenar y pertenecían a Cipolletti, Cinco Saltos y Allen, se subieron a la ruta y se dirigieron al puente nuevo caminando a paso tranquilo. Como resulta obvio, el hecho entorpeció, al hacerlo muy lento, el tránsito vehicular, pero a la postre, todo quedó en eso.
La Policía intervino en esa ocasión para dejar en claro que no había posibilidad alguna para un nuevo corte total. Se produjeron entonces forcejeos y empujones entre los uniformados y los manifestantes, que no pasaron a mayores. Los rurales caminaron entonces hasta el lado neuquino, donde los policías de esa jurisdicción les permitieron que dieran la vuelta y regresaran por el puente viejo, sin que se registraran incidentes.
La decisión del gobierno rionegrino de poner en acción preventiva y persuasiva a la fuerza pública resultó por demás efectiva e hizo pensar a más de uno en la necesidad de que, a futuro, se adopten medidas similares ante posibles interrupciones al tránsito en la ruta y por los puentes carreteros. Sin ser reprimidos, los obreros pudieron expresar sus reclamos sin que ello significara obstruir por largas horas la libertad de circulación de otros.
En el pasado, protestas prolongadas, como las de los docentes, los trabajadores de la fruta y también los productores, provocaron trastornos en las vías de comunicación, por lo que ahora parece oportuno reflexionar sobre el papel que pudo haber adoptado el Estado en esos acontecimientos. Si hubiera sido similar al de esta vez, quizá otras hubieran sido las consecuencias

Fuego y diálogo

Los rurales se apostaron temprano a la vera de la Ruta 22, en el sector próximo al Fortín Primera División, donde lo han venido haciendo en estos días. Quemaron maderas y algunas cubiertas. Conducidos por el sindicalista José Liguen, se dispusieron a enfrentar una nueva jornada de lucha. El jefe policial Erik Henríquez dialogó entonces con el gremialista, expresando la necesidad de no interrumpir la circulación. La situación estaba planteada. Antes, con anticipación, los uniformados se habían apostado en los alrededores.
Hacia las 16, los trabajadores dejaron el lugar de sus manifestaciones. Las expectativas estaban puestas en una reunión de secretarios generales de UATRE que se realizaba al cierre de este edición en General Roca y en un encuentro, a las 15, en el Ministerio de Trabajo de la Nación, donde las partes integrantes de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario vuelvan a sentarse en busca de consenso (ver aparte).

Cuestión de derecho

La CAFI, en tanto, reiteró ayer su postura pública en cuanto a que se está ante «una cuestión de derecho» y que no se trata de «un conflicto de intereses», por lo que, encuadrado todo en la normativa vigente, no resulta obligatorio el pago del 20 por ciento por zona desfavorable.
La entidad indicó que el tema tendrá efecto sobre toda la actividad productiva rural de Neuquén, Río Negro, La Pampa y el partido de Carmen de Patagones, y aclaró que, de su parte, no ha habido ninguna oferta o proposición de porcentajes alguno. Asimismo, llamó a UATRE a «terminar con las medidas de fuerza que está llevando adelante».

Acciones que muchos esperaban

Al fin, la gran mayoría de la gente pudo ver garantizado algo tan sencillo como son los derechos para transitar libremente.
Si bien hubo que padecer durante algunos días los problemas que significaron para miles de automovilistas encontrarse –a veces de manera sorpresiva- con el impedimento de un corte de ruta, la jornada de ayer puede haber sido una especie de bisagra para lo que ya se había transformado en algo muy común en cada manifestación de protesta exteriorizada en bloqueos a caminos de la zona.
La persuasión, capacidad y estrategia para llevar a cabo en esta ocasión un operativo que funcionó al unísono, es algo para destacar.
La presencia de efectivos de seguridad a hora muy temprana en aquellos lugares que se habían transformado en férreos bloqueos por parte de manifestantes, resultó suficiente para ganar tiempo y terreno y de esa forma asegurar el desplazamiento de más de 30.000 conductores quienen pudieron arribar normalmente a sus destinos. Al mismo tiempo, la rapidez y oportunidad desarticuló la posibilidad de que en esos lugares se conformaran nuevos piquetes.
Salvo algún forcejeo y/o discusión entre efectivos y manifestantes, finalmente prevaleció la calma y reflexión. Y eso también debe ser destacado. No sólo de los encargados de mantener el orden, sino por parte de los propios manifestantes, quienes más allá de comprensibles reclamos, parecieron entender que de nada podría servir recurrir a actitudes violentas que luego habrían de lamentarse. Organizaron una marcha a través de los puentes, sin que hubiese incidentes.
Lo de ayer no debe quedar como un hecho aislado en lo que es obligación de las autoridades. Visto de tal modo, no deberían existir excusas o dilaciones en el futuro para no garantizar los derechos de quienes necesitan desplazarse libremente por las rutas de la región.

Trastornos al servicio de micros

Los servicios de micros de larga distancia estuvieron entre los más perjudicados por los cortes de ruta que de manera sostenida se realizaron el martes, ocasionando en algunos casos demoras de hasta cinco horas que alteraron el diagrama de operaciones de las empresas.
El bloqueo que ese día se produjo en la zona de los puentes que unen Cipolletti con Neuquén se convirtió en una traba que inmovilizó a decenas de transportes que marchaban en uno y otro sentido, con prolongación de sus itinerarios hacia puntos de la cordillera, el norte, sur y los diversos destinos de Buenos Aires.
Los problemas que el corte ocasionó a este tipo de servicios tuvieron como ejemplo la gran congestión que se produjo en puntos donde los micros suelen realizar reaprovisionamiento de combustible. Un caso elocuente se dio en Allen, donde algunas empresas utilizan la estación de servicios que se encuentra en la intersección de Ruta 22 y acceso Biló para que los transportes completen sus tanques de combustible.
Cerca de las 23.30 una decena de micros se encontraban esperando turno frente a los surtidores de gasoil, todos con pasajeros a bordo. A ellos se sumaban algunos camiones que también utilizan esa estación de servicios.
El operador de una empresa que moviliza diariamente varias decenas de micros hacia los más diversos puntos del país comentó a este diario que «hubo gente que esperó hasta cinco horas en la terminal hasta que llegara el micro que estaba varado por el piquete», mencionando los diversos inconvenientes que situaciones de este tipo implican en los diagramas de viajes, habida cuenta que al ser afectados varias unidades, se demora luego el acondicionamiento de ellas para los posteriores traslados.
No desestimó el agente consultado la posibilidad de que a raíz de los perjuicios que ocasionan, las empresas de transporte pudieran accionar legalmente contra los organizadores de este tipo de medidas de fuerza que alcanzan a los cortes de rutas.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario