El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
28% Hum
LMCipolletti

Hoy continuará la serie de declaraciones testimoniales

Se presentarán en sede judicial los hijos de Soria, Martín y María Emilia y Mariano, la pareja de esta última.

De esta manera, se echó por tierra uno de los rumores que se difundió por distintos medios de comunicación.

Los dos policías a cargo de la custodia de la vivienda familiar del gobernador Carlos Soria la noche fatídica de fin de año, no escucharon el disparo del arma de fuego que acabó con la vida del mandatario ni tampoco, como se informó inicialmente, que la esposa, Susana Freydoz, les haya dicho “no lo quise matar”.
El sargento principal Nuñez y el sargento ayudante Córdoba comparecieron ayer ante el juez Juan Pablo Chirinos y el fiscal de la causa penal, Miguel Fernández Jahde. En la actuación también estuvo el abogado de la imputada, Alberto Ricchieri.
Los dos custodios fueron quienes a partir del pedido de auxilio del yerno de Soria, llamaron al hospital, a la unidad policial en la cual prestan servicio y a su superior.
El subcomisario Mario Figueroa,  a cargo del dispositivo de seguridad del perímetro de la vivienda de la familia de Soria, les había asignado a Núñez y Córdoba la consigna en la noche del 31 de diciembre en la chacra ubicada sobre la Ruta 6, camino a Paso Córdova.
En la mañana de ayer, además de los dos efectivos también declaró Figueroa, quien, como relataron los uniformados llegó a la escena del hecho poco después del aviso.
En su declaración, los dos policías indicaron que se encontraban apostados en una zona intermedia entre la entrada principal de acceso a la chacra (que da a la ruta 6) y la vivienda. Se estimó, de acuerdo a los horarios en que se realizaron las llamadas, que el violento incidente habría ocurrido sobre el filo de las 4 de la madrugada.
Declararon que no escucharon ningún disparo. Que en un momento, se activó la alarma de la vivienda y que en forma inmediata, salió el yerno del gobernador, Mariano Valentín, quien les gritó algo así como: “Llamá una ambulancia, llamá una ambulancia”.
Relataron que iniciaron las comunicaciones telefónicas y a los pocos minutos, arribó al sitio una ambulancia.
Según expresó el abogado Ricchieri, los uniformados coincidieron que casi en forma simultánea al vehículo sanitario llegó al lugar el hijo mayor del gobernador e intendente de Roca, Martín Soria.
Ellos dijeron que pudieron ver desde donde se encontraban cuando subieron al gobernador al vehículo de Salud Pública y emprendieron rápidamente el traslado al hospital local. Uno de los efectivos dijo que cuando vio salir la ambulancia, observó cómo le realizaban algunas acciones de atención inicial o reanimación al mandatario.
Declararon que a los pocos minutos también arribó al lugar el superior de ellos, el subcomisario Figueroa y poco después lo hizo el juez Emilio Stadler. Los efectivos, según lo explicado por Ricchieri en diálogo con la prensa, nunca ingresaron a la vivienda.
Sobre el disparo o, como se había informado, que Susana Freydoz habría dicho “no lo quise matar”, los uniformados habrían negado que se haya producido tal situación.
Hoy continuará la serie de declaraciones testimoniales y se presentarán en sede judicial los hijos de Soria, Martín y María Emilia y Mariano, la pareja de esta última.
 
Infarto
Uno de los efectivos que declaró le indicó al juez que cuando le pidieron que llamara a una ambulancia pensó que el gobernador había sufrido un infarto.
Ricchieri explicó que hasta ahora se mantiene el secreto en el sumario por lo que todavía no pudo interiorizar de la causa a nivel general, sí lo ha hecho en forma parcial y dijo que espera poder acceder al expediente en los próximos días. Reiteró que la decisión de la familia es colaborar con la justicia.
En la madrugada del primero de año y luego de una cena familiar en la vivienda de la zona rural de Soria en la que estuvieron tres de los hijos del matrimonio, Martín, María Emilia y Carlos con sus respectivos grupos familiares, Martín y Carlos dejaron en algún momento la propiedad. Según se supo, quedó en la amplia vivienda el matrimonio Soria y en otro sector, María Emilia y su pareja.
Un disparo con un revólver calibre 38 impactó en el rostro del gobernador en un hecho que ocurrió en el dormitorio matrimonial donde se encontraban él y Susana Freydoz.
En otro sector de la residencia, estaban María Emilia y Mariano Valentín mientras que dentro del perímetro de la chacra y varios metros de la vivienda, los policías Núnez y Córdoba custodiaban toda la propiedad para prevenir el ingreso de extraños.
Al día siguiente estaba prevista la llegada de otro hijo.

"Los patrulleros, en los barrios"

General Roca > Tal como surge de las declaraciones efectuadas por los policías Nuñez y Córdoba en sede judicial, horas antes de la noche del 31, el gobernador Carlos Soria les había dicho que se fueran a pasar la fiesta con sus familias y que regresaran sobre las 2 de la madrugada.
Incluso, uno de ellos habría dicho que el gobernador Soria les habría ordenado que no quería patrulleros ni excesivo movimiento policial en el lugar.
“Que los patrulleros anden en los barrios, en las calles, no en mi casa”, les habría pedido el mandatario en algún momento de la jornada del 31 de diciembre.
Además, los efectivos policiales habrían sido autorizados por el propio Soria a que fueran sin uniforme. Se aclaró que la función de los policías era la de custodiar la zona perimetral de la propiedad.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario