El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
72% Hum
LMCipolletti

Fuerte sentimiento patriótico

Los actos centrales por la gesta de 1810 se hicieron en la plaza San Martín, con presencia de estudiantes, autoridades, dirigentes y público en general.

A un año del Bicentenario del primer gobierno patrio, los cipoleños recordaron una vez más a los próceres que forjaron la argentinidad.

Con mucho colorido y calor patriótico, se realizó ayer, en la plaza San Martín, el acto central por el 199º aniversario de la Revolución de Mayo. Bajo un cielo reluciente aunque con tiempo matinal frío, se recordó la gesta que marcó el comienzo de la lucha por la Independencia nacional.
Muchas banderas celestes y blancas hubo en la jornada de recordación de la fecha patria. Y como todos los años, no faltaron los abanderados y representantes de escuelas y de diversas instituciones, además de los infaltables gauchos a caballo del Centro Tradicionalista El Hornero.
La actividad arrancó a las 11, con presencia del presidente del Concejo Deliberante (CD) Abel Baratti, los ediles Claudio Di Tella, Blanca Altamirano, Viviana Pereira y Lucas Pica, los funcionarios de la Municipalidad Alfredo Muruaga, Jorge Barragán, Isaías Kremer y Mabel Rigoni, el contralor municipal Osvaldo Tasat y la decana de la facultad de Ciencias de la Educación Marina Barbabella, entre otras autoridades.
En la ocasión, se recordó la iniciativa emprendida por la comuna y los clubes de servicio para la confección de 430 banderas que han sido utilizadas para engalanar la ciudad con los colores nacionales. De la iniciativa participaron el Rotary Club Cipolletti, y el Club de Leones, cuya labor recibió el aplauso de la concurrencia.
La única alocución fue realizada por la profesora de Historia Nancy Salerno, perteneciente al cuerpo docente del CEM Nº 120, quien puso de relieve el significado de la gesta de Mayo para lo actualidad de la argentina.
La docente señaló que «conmemorar el 25 de Mayo nos obliga a volver nuestros ojos hacia atrás, tratando de buscar respuestas, rescatar valores y resignificar nuestro pasado, con la esperanza de hallar elementos que nos permitan reencontrarnos como pueblo».
Recordó que en los acontecimientos intervino «un grupo de criollos que tras acumular injusticias, discriminaciones y descontentos, tomaron la decisión de legitimar una forma de gobierno que se plasmó en la Primera Junta».
Indicó que la Revolución, a 199 años de la ruptura del orden colonial, «nos permite en la actualidad disfrutar de un país libre y democrático», pero se preguntó, de inmediato, por si «no será tiempo de plantearnos qué hacemos con la libertad recibida de la mano de los criollos de aquellos tiempos, y con la libertad que a medida que crecemos y nos desarrollamos como personas vamos adquiriendo y debemos continuar acrecentando».
«Podríamos preguntarnos en qué medida las exigencias sociales, el consumismo, las opiniones de los demás disminuyen nuestra capacidad de sentir, optar o expresarnos con confianza y libertad. En tanto y en cuanto no entendamos que la libertad es un preciado don que requiere de voluntad, compromiso social y responsabilidad para ser ejercida, no gozaremos de la misma», manifestó.
En otro momento de su discurso, Salerno alertó que desde fines del siglo XX ha venido circulando un mito que «ya no se ocupa del origen de la Nación sino de su desaparición. El pensamiento neoliberal ha traído como compañero de viaje algunas soluciones que distintos sectores, entre ellos dirigentes, emprendieron con optimismo. Desnacionalizar la toma de decisiones y desterritorializar las riquezas. Estas premisas forman parte del mito de la globalización y el fin de las naciones», cuestionó.

Canto, danza y chocolate caliente

Los festejos de la Revolución de 1810 contaron con diversas actividades.

Con números musicales y de danza, y con un cierre que incluyó el reparto de chocolate caliente y de tortas fritas, el acto de ayer por el 25 de Mayo reunió a unas 200 personas que entonaron con fervor el Himno Nacional y que siguieron con atención las palabras de la única oradora de la jornada, la profesora Nancy Salerno.
Entre las actividades, se contó la labor de la Murga de los Talleres Municipales y la coreografía con cintas y banderas a cargo de alumnos de la Escuela Nº 111, con la coordinación de Ayelén Audisio. También hubo danzas, por obra de Tone Sánchez Bravo y Nicolás Rivera. En tanto, el cantor de Pehuajó Juan José Cejas interpretó, acompañado de su guitarra, un par de temas de Horacio Guarany.
Al finalizar, personal municipal hizo un generoso reparto de sabrosas tortas fritas y un muy rico chocolate caliente para todos los presentes, que así se fueron aun más contentos después de la recordación de la fecha patria.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario