El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti

Familiares de víctima piden apoyo

Se trata de las hijas de Mónica Sáez, asesinada en Allen.

Las hijas de Mónica Sáez, asesinada en Allen por su ex esposo, clamaron por asistencia psicológica y legal para superar la trágica desaparición de su madre y lograr justicia en torno al caso. Sáez habría sido asesinada por su ex marido, a quien detuvieron en la escena del crimen con cortes autoinflingidos en sus manos.
Sáez vivía junto a tres hijas, que desde el 23 de julio intentan reconstruir su vida a partir de la búsqueda de justicia. Ese difícil camino lo iniciaron con una separación. "La más chica  (Macarena, 10 años) se quedó con mi hermano, en Comodoro" Rivadavia (Chubut), explicó Fernanda, la mayor (18) quien debió "moverse por ayuda ecónomica y psicológica, que me está dando Unidad Ejecutora Local, gracias a Manos Entrelazadas. Y Acción Social nos da una ayuda económica, pero no nos alcanza para cubrir todo", explicó.
Si bien actualmente atraviesan complicaciones económicas, las principales preocupaciones son la asistencia psicológica y "la parte legal", dijo Fernanda, quien cursa último año del Colegio Agro Industrial. CEM 24. Daiana (15) concurre al CEM 24.
Ambas viven con "una tía que vino del Sur ya que mi mamá era de Chubut y toda la familia es de allá". Los numerosos trámites que deben realizar a raíz del crimen de Sáez impiden que su hermana trabaje, de allí las complicaciones económicas.
Ambas jóvenes podrían recibir becas del Ministerio de Educación, según confiaron. Y más allá de las complicaciones y gestiones, Fernanda mostró comprensión ante las limitaciones de las asistencias, "me brindaron lo que pueden, porque no soy la única que necesita ayuda", dijo en referencia al aporte que reciben de Acción Social municipal.
De igual forma, la principal preocupación de los familiares de Sáez es la causa judicial. "Vamos a hablar con una defensora, para ver cómo están las cosas porque hace un mes fue la última vez que supimos. Hasta ese momento no había declarado", dijo en relación al estado del expediente en el que el único imputado es su padre, de apellido Rubio Espinoza.
"Yo viví con él. Tendrían que llamarnos a declarar y no a personas con las que hace años trabajaron con él. Sé que lleva tiempo, pero ya pasaron dos meses y no me llamaron", reclamó Fernanda en relación a lo actuado por la Justicia y clamó por "asesoramiento" para que su desconocimiento respecto de la situación penal no derive en otro caso impune.
Sobre la relación de Rubio Espinoza con su madre, explicó que se habían separado tiempo antes del crimen pero que "él no se quería ir de la casa. Mi mamá llamó a su otro hermano, por el día de la madre, y él le pegó. Continuamente estabámos con miedo. Después que se fue vivíamos mejor".
Y planteó que "sentimos que si no tenemos ayuda no vamos a cumplirle a mi mamá. Necesitamos que esto no quede impune y él pague lo que tenga que pagar".

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario