El clima en Cipolletti

icon
Temp
54% Hum
LMCipolletti

"Estoy arrepentido, no lo quise matar"

Lucho Mora, acusado de asesinar a Claudio Palma, reconoció haberle disparado tres veces, pero alegó que fue en defensa de un familiar, durante una pelea. El juicio concluirá hoy.

Consultado sobre las circunstancias del ataque, precisó que gatilló sin advertir a la víctima, cuando estaba de espaldas.
 
Luis Mora, el joven de 20 años acusado de matar a Claudio Palma, dio a los jueces de la Cámara Primera su versión del episodio ocurrido en una vivienda de Costa Norte, en 2011. Durante su relato y las respuestas que brindó al Tribunal, se mostró arrepentido e intentó dejar certezas de que los disparos que efectuó a unos tres metros de distancia de la víctima fueron para defender a su familia. "Estoy arrepentido, no lo quise matar", aseguró.
La versión de Lucho Mora, el único imputado, fue refrendada por su madre, la primera testigo del debate.
El sospechoso aceptó declarar ante los magistrados Álvaro Meynet, Alejandra Berenguer y Santiago Márquez Gauna. Y ratificó las afirmaciones que había realizado durante la instrucción. Les explicó que intervino en una pelea entre Palma y la novia de su sobrino. "La estaba golpeando con el puño en la cara. Cuando yo salí al patio, me pegó y me tiró al piso", relató. Y detalló que intentó alejarse, pero la víctima lo siguió e intentó pegarle con una botella de cerveza.
En medio de esa secuencia, Palma habría arrojado al suelo a la madre de Mora. "Me desesperé y fui a buscar el arma de mi padrastro; salí y mi mamá seguía tirada. Él forcejaba con mi tío y quería clavarle un destornillador", describió.
Fue en ese momento cuando el implicado abrió fuego. Disparó una vez, y pocos segundos después, gatilló otras dos veces. Expresó que supuso haber errado el primer tiro, porque la lucha entre los hombres continuaba y porque "nunca había manipulado" un revólver.
 
A quemarropa
Interrogado por Meynet sobre el instante del ataque, Mora hizo revelaciones llamativas. Dijo que no advirtió a la víctima de que se encontraba armado y podría dispararle. Cuando accionó por primera vez el arma, Banana estaba de espaldas "o de costado" a él, sin verlo, a unos tres metros de distancia.
Esas dos circunstancias ponen en duda que el agresor simplemente haya efectuado la legítima defensa de sus familiares, hipótesis que se vislumbra como la estrategia de la defensa, representada por Juan Pablo Piombo, quien inquirió a Mora si había resultado herido durante el ataque y si su familia recibió represalias tras el hecho.
Durante la declaración, y el testimonio de su madre, hubo varias preguntas orientadas a establecer que Palma estaba involucrado en robos y, habitualmente, protagonizaba agresiones a vecinos bajo los efectos de alcohol y estupefacientes. Lucho negó consumir alcohol con frecuencia. "Eso es incorrecto", respondió al tribunal cuando le preguntaron si el 6 de noviembre de 2011, antes del crimen, había estado bebiendo junto a Palma.
 
Amistad
Otro testigo, en cambio, aseguró que Mora y Banana Palma eran amigos y delinquían juntos en el barrio. El hombre, de apellido Moncada, cerró la ronda de declaraciones de la jornada de apertura del juicio oral.
Afirmó haber escuchado dos disparos mientras estaba durmiendo. "Me desperté asustado por las detonaciones, porque hacía un par de días habían tiroteado la casa de él (por el acusado) y mis hijas estaban jugando en la calle. Cuando salí a la vereda, pedían ayuda y decían que habían matado a Claudio", afirmó.
Interrogado sobre su relación con los implicados, dijo conocerlos del barrio ribereño, pero no frecuentarlos. "Lucho y Banana eran del mismo grupo, robaban en el barrio y tenían problemas con otra familia, los Figueroa. Yo al principio pensé que los habían atacado ellos y después me enteré de lo que pasó", aseguró.
Moncada, junto al sobrino de Mora (quien ayer se abstuvo de declarar), fueron los que trasladaron a Palma al hospital. "El hermano de Banana les rogaba a todos los vecinos que miraban que alguien lo llevase al hospital, porque la ambulancia no llegaba. Yo puse mi auto y lo subieron, tenía mucha sangre, pero estaba vivo", aseguró.
Hoy se completaría la ronda de testimonios y se fijaría fecha para la lectura de alegatos. En la apertura del proceso hubo fuerte custodia policial, ya que, según trascendió, hubo un antecedente de enfrentamientos entre allegados a la víctima y familiares de Mora. Se espera que el dispositivo de seguridad se repita en la audiencia de cierre.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario