El clima en Cipolletti

icon
-1° Temp
83% Hum
LMCipolletti

Entregaron títulos de propiedad en el Distrito Vecinal a 182 familias

El intendente Abel Baratti destacó la consolidación del sector y aseguró que “a partir de ahora se abren las puertas a posibles créditos". Referentes de las seis cooperativas beneficiadas manifestaron su alegría y emoción.

Desde la Municipalidad estiman que en unos años habrán asentadas 1.600 familias en el DVN, dando solución habitacional a unos 6.400 cipoleños.

Se realizó ayer un emotivo acto en el que se entregaron escrituras a seis cooperativas de la ciudad. En total, se beneficiarán 182 familias que contarán con sus terrenos en los que podrán cumplir el sueño de tener su vivienda.
Al mediodía, en el Centro de Promoción Comunitaria del barrio Don Bosco, ubicado en la esquina de Perú y Primeros Pobladores, se llevó a cabo el evento oficial, que fue encabezado por el intendente Abel Baratti, quien valoró “el esfuerzo que durante mucho tiempo hicieron estas familias, que hoy pueden contar con un bien propio”.
En ese sentido, destacó que “a partir de ahora se abren las puertas a posibles créditos. Algunos levantarán las paredes más rápido que otros, pero todos tendrán la certeza de que esas tierras les pertenecen”.
El jefe comunal, a su vez, remarcó la importancia del Distrito Vecinal Noreste, la nueva urbanización en la que se encuentran los lotes otorgados ayer. Al respecto, aseguró que ese sector “va a ser un lugar precioso para vivir. Ya van a llegar las escuelas, ya va a tener su destacamento policial y también los espacios recreativos que se merece. Se va a ir consolidando con el pasar de los años”.
Por último, felicitó a los cooperativistas, tanto a los dirigentes como a los socios, “quienes saben lo que es el sacrificio, por lo que sabrán valorar este logro”.
Las asociaciones que recibieron los títulos de propiedad, en la zona conocida como ex Grispino, en el sur del DVN, fueron Suyai, La Unión del Sur, 125 Viviendas I, La Nevada 05, Emprendedora y Sur Argentino. Cada una de las organizaciones decidirá, de manera individual, cómo y cuando le otorgarán los documentos a cada una de las familias.
 
Crecimiento sostenido
Por parte del Municipio también habló la titular del área de Proyectos Urbanísticos Especiales, Adriana Gallinger, quien recordó que los orígenes del Distrito Vecinal se remontan al 2006. En la actualidad se registran distintos estados de desarrollo, siendo el sector sur el más afianzado, con cerca de 500 lotes que poseen agua, luz y cloacas. "En algunos espacios incluso ya se realizó el abovedado y cuentan con gas de red", indicó.
A su vez, la funcionaria destacó la coordinación entre las distintas entidades y la Municipalidad. “Las cooperativas compran tierras y llevan servicios, mientras que el Municipio acompaña instalando otros servicios y en toda la logística que implica la urbanización”.
Según estiman desde la comuna, en el DVN se instalarán unas 1.600 familias, con lo que se le daría una solución habitacional a alrededor de 6.400 cipoleños.
 
Facilidades crediticias
Son varias las formas en la que los vecinos del sector buscan acceder a sus viviendas. Algunos lo hacen a través de la construcción por esfuerzo propio, mientras otros esperan la llegada de planes sociales. Pero un gran número de ellos podrá acceder a créditos, tales como el Procrear, impulsado por el Estado nacional.
Baratti reconoció que son muchos los vecinos “que optan por esa posibilidad, pero antes necesitan indispensablemente contar con sus tierras. Ahí radica la importancia de estas adjudicaciones”.
Gallinger también sostuvo que “hay muchos vecinos que están inscriptos en créditos, más que nada en el Procrear, pero que necesitaban las escrituras para que les sea otorgado”.

 

La coronación de años de trabajo

Integrantes de las distintas cooperativas destacaron el esfuerzo realizado para acceder a la vivienda propia.
 
Los referentes de las cooperativas se dieron cita ayer junto a sus familias para participar del acto oficial de entrega de escrituras, que se convirtió en un verdadero festejo, donde no faltó la emoción.
Raquel, de la asociación Emprendedora, recordó el día en el que comenzaron a planificar la concreción de un sueño que por aquel momento parecía muy lejano. Con un conmovedor llanto que entrecortó sus palabras, la mujer hizo una reseña de los ocho años de trabajo y sacrificio que debieron invertir para conseguir uno de los principales logros de sus vidas. “Esta es la única manera de que nuestros hijos tengan un futuro mejor”, afirmó.
Por su parte, Marcela, integrante de La Unión del Sur, manifestó su emoción al recordar el camino transitado. “No fue fácil, pero gracias a Dios, hoy llegamos a algo que nunca pensamos que íbamos a lograr”, sentenció.
En tanto, Silvia, de La Nueva Esperanza, contó cómo tuvieron que esforzarse durante mucho tiempo para recuperar la confianza de los socios en el sistema cooperativista, luego de una lamentable estafa de la que fueron víctimas.
“No hagan cosas por desesperados. A una cooperativa le pasan estas cosas  cuando nadie participa. Hay que interiorizarse y colaborar, porque uno va aprendiendo cosas que no sabe y va viendo la confianza que la asociación le demuestra también”, aconsejó.

Dejá tu comentario